Camarasa Fruits aterrizaje de lujo en Francesc Macià

Camarasa Fruits, minorista de frutas y verduras de alta gama desde 1959, apuesta fuerte y se instala en la planta baja del edificio residencial “Ferrer Cajigal”. Un lujoso inmueble situado en Plaça Francesc Macià, 1-5 esquina Avenida Diagonal, 600 (cerca del Turó Parc).

Marc Taribó, tercera generación de la familia Camarasa (famosos por sus fruterías alto standing), tuvo en plena pandemia la brillante idea de abrir un nuevo local cerca de su público objetivo, la zona alta de Barcelona. Tenía que ser un lugar con personalidad cuya premisa fuese una excelente ubicación. Delimitó su búsqueda a la Avenida Diagonal -lado montaña- y siguiendo su intuición, buscó hasta lograr encontrar el lugar idealizado. En su búsqueda dio con un emblemático local en la plaza Francesc Macià, o más bien el lugar le encontró a él, según me cuenta.

Una antigua zapatería reconvertida en un espacio gourmet multiconcepto

Una ubicación histórica

El local era la histórica zapatería Padeví situada en los bajos del edificio Ferrer Cajigal. Éste fue proyectado en 1935  por Josep Rodríguez-Lloveras (Barcelona, ​​1902-84) arquitecto especializado en teatros, cines y salas de espectáculos que había trabajado con Puig i Cadafalch y Adolf Florensa en Barcelona; y con Joanes y W. Krüger en Berlín.

Un edificio en la actualidad protegido por Patrimonio que fue concebido en un lenguaje arquitectónico de estilo noucentista afrancesado con una fachada semicircular al estilo del Beaux Arts francés, con elementos clasicistas.

Tuve el placer de entrevistar a Marc Taribó y mientras tomamos un café me explicó: «Hemos recuperado una de las plazas emblemáticas de Barcelona«. La plaza Francesc Macià es uno de los nodos cruciales de la avenida Diagonal y una de las más transitadas de la ciudad al estar situada en uno de los puntos clave de acceso junto a grandes edificios de oficinas. En la intersección donde confluyen casualmente tres barrios: Les Corts, Sarrià-Sant Gervasi y el Eixample.

El edificio Ferrer Cajigal proyectado en 1935 por Josep Rodríguez-Lloveras

El origen: una familia humilde

Marc Taribó me cuenta entusiasmado la historia de sus abuelos, Ramon Taribó y María Camarasa, que eran agricultores y pastores. Lo fueron hasta que en el año 1959 emigraron de Santaligna, un pueblo de Lleida, a Barcelona huyendo de la miseria. Empezaron a ganarse la vida vendiendo legumbres cocidas en un local de la Plaza Adriano.

Su abuelo Ramon murió muy joven y su esposa se quedó al frente del negocio con tres hijos. Así que su padre, Jordi Taribó, tuvo que ayudar a su madre desde muy joven a tirar adelante con la tienda.

Marc habla con orgullo de su abuela, María Camarasa. Ella fue siempre el alma máter de la familia, viuda pero valiente y ambiciosa, que pronto abrió otras dos tiendas, una frutería y una quesería. Con el tiempo separaron y repartieron el negocio. Su padre arrancó con la frutería de la familia, ubicada en la calle Torras i Pujalt, y pronto multiplicó puntos de venta a Trinquet y Amigó.

Marc Taribó forma parte de la tercera generación de la familia

La especial plaza Francesc Macià

Hablamos especialmente de los antecedentes de la plaza Francesc Macià. Y es que al parecer no fue proyectada con esta forma dentro del Plan Cerdà; sino que fue concebida originariamente como un ensanchamiento ajardinado de la Diagonal, conservando a ambos lados la ordenación rectilínea.

La plaza en cuestión fue diseñada a principios de los años 30 por el arquitecto y paisajista menorquín Nicolau M. Rubió i Tudurí (1891-1981). La forma circular de la plaza se gestó mediante la aprobación de tres proyectos. El primero fue aprobado en 1920 y sólo definía la curva de la parte de montaña. Un segundo definía la parte norte curva y la rectilínea en el sur, siguiendo la trama del Eixample. El tercero y último se aprobó en 1927, con la forma circular total de la plaza.

El local cuenta con charcutería y cava de quesos

Un local completamente rehabilitado

En la charla hablamos también del gran reto, en tiempo y presupuesto, que han supuesto las obras de rehabilitación del local. Se han hecho en menos un año por el estudio de arquitectura Pablo Peyra. En el interior, han conservado las columnas y las molduras originales del techo, y el resto se ha renovado completamente. El sótano hubo que rebajarlo un metro para poder llegar a la altura necesaria.

Solo en recuperar la fachada, que como decía está protegida por Patrimonio, han invertido 180.000 euros y por el momento, ninguna ayuda del Ayuntamiento.

Un espacio polivalente y multiconcepto

En los 350 metros cuadrados de que disponía la zapatería repartidos en diferentes niveles Camarasa adapta el programa requerido adaptándose a la peculiar arquitectura del local proyectándose como un espacio polivalente multiconcepto.

Además de columnas con capiteles dorados, relieves con frontones, jarrones y volutas, cabe destacar también la gran cúpula central y los templetes laterales que le aportan la grandilocuencia que impregna toda la obra.

Tres plantas tres espacios diferentes

El espacio combina la venta de frutas y verduras con un mini restaurante con una cocina de mercado basada en los productos de temporada; un espacio showcooking para la compra de comida preparada para llevar, y productos gourmet.

En el nivel inferior una charcutería y una cava de maduración de quesos con un techo de volta catalana conservado sobre el mostrador. Y en él, delicatessen de cientos de variedades que dirige Arán Taribó, afinadora quesera, prima de Marc y también tercera generación de la familia.

La oferta se completa con un altillo donde se ubica un espacio especializado en la venta de vinos. El mostrador circular de la frutería está pensado para convertirse, durante el servicio de noche, en una barra de cócteles. Todo pensado para que el espacio flexibilice su oferta a cada franja horaria.

Restaurante, barra de cócteles… el espacio es tan completo como polivalente

El octavo local de Camarasa Fruits

Este es el octavo establecimiento de Camarasa Fruits y próximamente abrirán dos terrazas más con cuarenta mesas. Su apuesta, seguir creciendo en el sector prémium, que ha experimentado un fuerte crecimiento en los últimos años gracias a la apertura de tiendas en L’illa Diagonal y en los centros de El Corte Inglés, y una tienda-obrador en la calle Trinquet, inaugurada en 2018.

Marc ese chaval de barrio al que no le gustaba estudiar y que andaba como despistado por la vida, a sus treinta y tantos años ha saboreado ya el éxito gracias a que supo escuchar los consejos de su padre, y desde su humildad y cercanía, está llevando a lo más alto el sueño de su abuela María: vender la mejor fruta de la ciudad, ganándose día a día la confianza de sus clientes….ahora entre mármoles y lámparas de Art déco… steak tartar de black angus del Segrià y jamón de bellota de La Valla solo queda….adaptarse a los tiempos o morir…

Camarasa plaza Francesc Macià

El restaurante está abierto todo el día. El servicio empieza con los desayunos, que se servirán de 8.00 a 12.00. La propuesta sigue con los aperitivos, brunch y el servicio de comida, de 13.00 a 15.30. Por la tarde, afterwork, y a la hora de la cena, de 20.00 a 22.30h.

Noticia relacionada
X

Este sitio usa Cookies

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

Más información aquí
Opciones privacidad