Alta Costura… ¿arte o negocio?

Firmas como Armani Privé miran hacia Asia, su principal mercado, con colecciones inspiradas en oriente

Rosa Balsera. 30/01/2015
Armani Privé Haute Couture 2015
Armani Privé Haute Couture 2015
Armani Privé Haute Couture S/S 2015

Esta semana hemos viajado a París para soñar con las creaciones de Alta Costura que han convertido a la ‘Ciudad de la Luz’ en el epicentro del lujo y la sofisticación. Auténticas obras de arte realizadas de forma artesanal con materiales de altísima calidad, cuidando al máximo cada detalle. Sólo las casas más exclusivas del mundo pueden permitirse una inversión así. En cinco días, las grandes firmas controladas, en gran parte, por conglomerados empresariales como es el caso de Dior (que pertenece al grupo cotizado LVMH) exhiben sus creaciones.

El precio de una pieza de Haute Couture puede oscilar entre los 60.000 y los 200.000 euros, pero su esencia va más allá del aspecto económico. La alta costura conlleva prestigio y mejora la imagen de marca de una empresa, a pesar de las posibles pérdidas económicas. El negocio de la Haute Couture parece sólido con espectáculos sobre la pasarela, valorados en millones de euros para atraer a los medios y a los posibles compradores. Sin embargo, las compañías no detallan las cifras destinadas a ella, ni las pérdidas o beneficios de la misma. Por eso, sólo las grandes casas pueden permitirse desfilar estos días y equilibrar sus balances con las unidades de negocio que generan ganancias.

Gianbattista Valli Haute Couture 2015
Giambattista Valli Haute Couture S/S 2015

Todas las miradas se centran en China, en los nuevos ricos. El mismísimo Giorgio Armani ha presentado una colección inspirada en Asia, uno de sus mercados más potentes, para celebrar el décimo aniversario de Armani Privé. Pantalones Kimono, cinturones obi y americanas sin solapa dan paso a los vaporosos vestidos con estampado de bambú.

También Giambattista Valli ve en la Alta Costura algo más que arte. Desde que en 2011 decidiera sumergirse en ella por la demanda de su clientela, el diseñador italiano sabe satisfacer a posibles compradores con creaciones que no dejan indiferente. Vestidos llenos de flores, faldas sobre pantalón, silueta años 50… El modisto alemán Karl Lagerfeld, que lleva más de treinta años al frente de Chanel, siempre ha apostado por la Haute Couture con desfiles millonarios que superan la imaginación. Jean Paul Gaultier reconoció hace años que no genera dinero. Sin embargo, en la actualidad el diseñador francés sólo trabaja para ella.

altacosturaparisok
Atelier Versace, Jean Paul Gaultier y Valentino Haute Couture S/S 2015

 

Ante este escenario, ¿es un negocio relevante para las firmas de moda? «Cada desfile atrae siempre todas las miradas», ha admitido en alguna ocasión Bernard Arnault, propietario del mayor grupo de lujo del mundo, LVMH. Y para conquistar esas miradas se creó la Alta Costura, arte en estado puro.

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Versión Escritorio