Cinco formas de actuar que te hacen infeliz

La conducta humana es más irracional de lo que muchas veces pensamos y esas emociones pueden influir en nuestra vida de manera importante.

Ana Villarrubia. 10/03/2016

Tenemos la falsa sensación de movernos por el mundo de manera siempre racional, siempre objetiva y siempre lógica. Lo cierto es que no es así. La conducta humana es mas irracional de lo que pensamos y muchas de las decisiones que tomamos a lo largo de la vida adolecen, precisamente, de falta de lógica y de falta de coherencia. El miedo, el amor, la impaciencia, la gula, la pereza, la avaricia, el deseo, la venganza, la altivez, el desánimo, la ira, la envidia, la vergüenza, la inseguridad… Algunos de ellos pecados capitales obvios; otros, igualmente perversos pero más encubiertos o menos reconocidos.

Rainbow
Muchas veces nosotros mismos ponemos piedras en nuestro propio camino

Amalgamas de emociones a menudo contradictorias entre sí se ponen al servicio de la irracionalidad y nos conducen a la perdición, porque nos empujan con urgencia a satisfacer nuestros más inconfesables impulsos en el corto plazo. En el largo plazo, por desgracia, lo que hacemos por un ‘mal motivo inmediato’ suele ser inconsistente con nuestros objetivos de vida. Ponemos piedras en nuestro propio camino: como cuando estamos a dieta y es la gula la que da al traste con días de esfuerzo; como cuando no llegamos a fin de mes por haber sucumbido ante la ostentación de un capricho que no podíamos permitirnos o como cuando estallamos en cólera en un momento de descontrol y dañamos alguna de nuestras relaciones personales más valiosas.

La influencia de las emociones sobre nuestras conductas es obvia. A nadie le cuesta reconocerla, incluso cuando está sucumbiendo ante ella en tiempo real. Sin embargo, aunque nos empeñemos, nuestras dificultades no se explican exclusivamente por la influencia directa de las emociones. Las situaciones que vamos experimentando, los mensajes que vamos recibiendo y las concusiones que vamos extrayendo, pulen a lo largo de toda la vida nuestra percepción sobre el mundo.

feliz 5
Son nuestros pensamientos los que determinan nuestros estados de ánimo

Son esos pensamientos, esas interpretaciones que se vuelven automáticas, las que más nos influyen. Porque no es una situación concreta la que determina nuestra vivencia emocional, es la interpretación subjetiva que de ella hacemos la que verdaderamente nos importa. El poder de la mente, de nuestras interpretaciones, es el tipo de influencia que nos cuesta (y mucho) reconocer, y el que por ello acarrea las consecuencias más dañinas, sibilinas y permanentes a lo largo del tiempo.

Son nuestros pensamientos los que determinan nuestros estados de ánimo, y también las conductas a los que éstos, a su vez, nos empujan. Podemos dudar de la conveniencia de una emoción, pero somos intransigentes a la hora de juzgar alguna de nuestras percepciones. «Así lo veo yo y así ha sido», nos decimos, pero olvidamos que nuestros pensamientos también se equivocan. El pensamiento es la herramienta de la que disponemos para interpretar el mundo. Se nos presenta bajo la forma de una percepción objetiva cuando, en realidad, es también una construcción personal.

feliz 4
No podemos ser siempre lógicos y objetivos

Desde que somos pequeñitos vamos interiorizando ciertos sesgos perceptivos a la hora de hacer nuestras las vivencias cotidianas. Nuestras experiencias tempranas, el contexto social en el que nos relacionamos, la influencia de la cultura o el modelo que nuestros familiares nos ofrecen… Todo ello sesga nuestra forma de pensar, sin darnos apenas cuenta. Bajo la apariencia de la imparcialidad, nos hacen ver la vida a través de unas determinadas lentes que determinan la calidad de nuestra experiencia.

Desde niños vamos interiorizando ciertos sesgos perceptivos
Desde niños vamos interiorizando ciertos sesgos perceptivos

Y, al final, cómo interpretamos lo que nos sucede determina el tipo de experiencia que de ello se desprende. Estos son los sesgos más habituales que nos llevan a distorsionar nuestra propia realidad. Identificarlos es el primer paso para escapar de la falta de flexibilidad que nos imponen.

  • El pensamiento polarizado.- Cedemos ante esta distorsión de la realidad cuando sólo hemos aprendido a percibir como posibles los dos extremos de un continuo, ignorando que existe toda una variedad de matices interpretativos que, con seguridad, nos serían más útiles. Es el sesgo típico del exigente, rígido o perfeccionista, que está o no a la altura de las circunstancias, sin término medio. Implica ver las cosas en términos de todo o nada, no siendo capaces de afrontar una realidad imperfecta y de trabajar con lo que tenemos, que no es exactamente lo que querríamos. A base de juzgar las cosas por este rasero, nos desmoralizamos y tiramos la toalla.
feliz 3
El pensamiento polarizado es típico de los perfeccionistas
  • Las inferencias arbitrarias.- Implican creerse capaz de inferir tanto lo que los demás piensan sobre nosotros como lo que el futuro está a punto de depararnos, casi siempre para mal, poniéndose en lo peor. Es el sesgo típico del inseguro o del intolerante a la incertidumbre. Nos lleva a creernos adivinos del futuro y lectores de mentes. El resultado es que no analizamos con eficacia ni los conflictos ni las relaciones personales, lo que nos lleva a perder oportunidades y sembrar malentendidos con los demás.
trabajarfeliz2
Depositar nuestras emociones en cosas negativas nos lleva a ser pesimistas
  • La abstracción selectiva.- Es uno de nuestros sesgos distorsionados mas habituales, típico de los pesimistas. Depositamos toda nuestra atención en un detalle negativo y valoramos toda nuestra experiencia en base a ello, ignorando que ese detalle puede estar rodeado de un sin fin de pruebas de realidad que apuntan en la dirección contraria. Definimos la calidad de toda una experiencia en base a un hecho aislado y nos convertimos en personas eternamente negativas y críticas, nunca satisfechas.
  • La magnificación y la minimización.- Implica concederle excsiva importancia a nuestros errores mientras que se la restamos proporcionalmente a nuestros éxitos. Nos convertimos en jueces déspotas de nuestros fallos, a la vez que despreciamos nuestros aciertos. Es el sesgo típico de la persona con baja autoestima o depresiva que, sin embargo, cuando se trata de analizar a los demás, ahí sí sabe ser comprensiva con los errores y halagadora de los éxitos. Lo peor de esta visión distorsionada es que olvida que esa humildad desproporcionada es tan desmoralizante y venenosa como el narcisismo exacerbado.
Ser demasiado emocional no hará tu vida más feliz
Ser demasiado emocional no hará tu vida más feliz
  • El razonamiento emocional.- O la habitual forma de distorsionar la realidad de ansiosos y personas que tienden a desbordarse por la emoción. Es un sesgo tan habitual como infructuoso. Nos lleva a sacar concusiones e incluso a tomar decisiones base a nuestro estado de ánimo, en lugar de hacerlo en base a un análisis racional de la realidad. Este tipo de sesgo implica que, si me siento mal es porque realmente mi realidad es mala y tengo motivos para ello”, olvidando que las emociones son susceptibles de numerosas influencias, algunas incluso hormonales y estacionales, y que para muchas de ellas la causa debe buscarse en otro lugar.
Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Versión Escritorio DONOTCACHEPAGE