Consejos para evitar el bullying en los campamentos de verano

El bullying en los campamentos de verano también podría tener lugar y arruinar las vacaciones de toda la familia

Patricia Peyró. 04/07/2023
Foto: Zhivko Minkov Unsplash.

A nadie se le ocurre pensar que, mandando a su hijo a un campamento, lo vayan a acosar y a torturar psicológicamente. De hecho, todos tenemos la imagen idílica de los campamentos de verano como espacios de diversión y esparcimiento donde hacer nuevos amigos y aprender cosas muy diferentes. 

Sin embargo, donde se junta un grupo de niños, puede aparecer el temido acoso escolar. Igualmente conocido como bullying, no es otra cosa que el hostigamiento entre iguales o niños de edad similar. Por esta razón, la organización de estos espacios tiene que tomar una serie de precauciones para evitar que se produzca el temido acoso escolar.

Cómo generar espacios seguros

Campamento
El bullying en los campamentos de verano se puede evitar generando periódicamente charlas en grupo y actividades dirigidas por los líderes para detectar problemas de acoso y autoestima (Foto Unsplash)

No existen fórmulas mágicas para asegurar un espacio cien por cien libre de bullying. Cada vez son más los colegios que incluyen protocolos para detectarlo y así, poder poner cuanto antes en marcha un mecanismo de intervención para terminar con él de raíz. Sin embargo, una de las características de los campamentos y albergues estivales de tiempo libre es precisamente la precariedad en el tiempo, hecho que puede traducirse en la ausencia de estos protocolos.

Como padre, antes de enviarlos a un campamento, infórmate de las siguientes cuestiones para poder mandar a tus hijos tranquilo:

¿Existe algún profesor, tutor o figura de autoridad y responsabilidad frente al niño? 

Generalmente suele ser así, pero asegúrate de que tu hijo sabe también quién es esa persona que se hará cargo de él de forma más personalizada. Es muy importante que, ante un problema de la naturaleza que sea, o cualquier preocupación que tenga, el niño sepa a quién acudir y qué hacer.

¿Existe algún mecanismo de control del bullying?

No dudes en preguntar abiertamente si existe algún protocolo establecido contra el acoso escolar.  Cuantos más padres lo pregunten, mayor será la “presión” ejercida para que se tome en serio, y así evitar el bullying en los campamentos de verano.

¿Existe un código de comportamiento?

Es posible que exista una política de comportamiento “pública” para todos los niños y personal encargado de su cuidado y formación. No dudes en consultar este código de conducta del campamento, así como en asegurarte el modo en que lo van a transmitir a todos los niños.

Lo que se puede hacer desde la dirección del campamento

Evitar el acoso escolar en estos espacios de verano pasará por conocer las políticas de comportamiento anti-bullying y por tener líderes entrenados para detectarlo

Antes de iniciarse un campamento, los cuidadores, monitores y tutores deben participar en actividades o talleres formativos en los que aprendan a identificar los tipos de acoso escolar que se pueden encontrar durante las semanas del campamento.

Desde la American Camp Association consideran fundamental la concienciación del staff y la organización para evitar el acoso escolar en los campamentos de verano.

En concreto, y para controlarlo, se dirigen al personal del campamento, señalándole los siete los factores clave para tomar conciencia del problema y evitar el acoso en este tipo de espacios:

  • El bullying es una experiencia dolorosa.  Tiene efectos devastadores a corto y largo plazo en los niños, tanto física como emocionalmente.
  • El acoso no desaparece solo, sino aumenta rápidamente, a menos que el personal del campamento intervenga para detenerlo.
  • Hay que tomar el hostigamiento muy en serio. Si los adultos no lo hacen, tampoco lo harán los niños.
  • No se puede asumir que los pequeños van a resolver las cosas por sí mismos. No les preguntes ni esperes que lo hagan. El bullying no es un argumento o conflicto, es abuso sobre la base de un desequilibrio de poder que generalmente requiere la intervención adulta.
  • Los espectadores pueden desempeñar un papel muy importante en una situación de acoso escolar. Los niños testigos de la intimidación que no hacen nada pueden contribuir al problema, o incluso empeorarlo si deciden unirse. Por el contrario, podrán prevenirlo o detenerlo interviniendo u obteniendo ayuda.
  • El staff del campamento o del albergue debe estar preparado para reconocer el acoso escolar, intervenir para detenerlo o buscar ayuda cuando no pueda hacerlo.
  • Es fundamental que, desde la dirección, se establezcan expectativas, reglas y políticas claras sobre el comportamiento respetuoso y la intimidación o bullying.

Tipos de bullying más frecuente en los campamentos de verano

campamento
La falta de supervisión durante el «tiempo libre» en las cabañas, en los patios de recreo o durante el tiempo de la ducha puede conducir al acoso (Foto: Unsplash)

El hostigamiento que se produce en los campamentos de verano es similar al que podemos encontrar en los colegios. La diferencia podría estar en que en los campamentos, dada su temporalidad, el acoso está más concentrado en el tiempo. Esto hace que se pueda agudizar e incluso tener consecuencias aún más graves para el niño.

Una de las fórmulas más habituales es la exclusión social. Estos niños suelen ser objeto de burlas y rumores. Suele suceder que otros niños forman grupos o pandillas, excluyéndolo deliberadamente, y resultando especialmente cruel para la víctima de acoso escolar.

Diferencias por género

El acoso de las niñas hacia otras niñas suele ser más cruel que el de los niños y dañar seriamente su autoestima

Los estudiosos en materia de acoso escolar son conscientes de que existen ciertas diferencias de género, y que los niños y las niñas acosan de forma un poco diferente.  Así, mientras que los niños son “más físicos” y suelen pasar más tiempo realizando actividades deportivas y juegos, las niñas son más “sociales”, y les gusta más dedicarse a juegos que impliquen estar hablando con otras niñas.

Partiendo de estas diferencias, el acoso entre niños será también más físico, de pegarse, o de dejar a algún niño de lado en los equipos deportivos o de juego. Las niñas, por su parte, realizarán un acoso menos llamativo, pero posiblemente más dañino, ridiculizando o aislando socialmente a otra niña.

Subir arriba
Versión Escritorio