¿Por qué los españoles maduramos mas tarde?

La inmadurez psicológica de los jóvenes es la dramática consecuencia de algunos factores culturales pero, sobre todo, de una nociva actitud bienintencionada en los padres.

Ana Villarrubia. 20/10/2016

Los españoles nos emancipamos, nos casamos y descubrimos la paternidad cada vez más tarde. Según datos del Eurostat, no nos vamos de casa hasta los 29 años, nos casamos alrededor de los 35 y las mujeres no tienen su primer hijo hasta pasados los 30. Todos esos hitos vitales suelen tener lugar, en nuestra sociedad, siempre unos cuantos años más tarde que en el caso de la inmensa mayoría de nuestros vecinos europeos.

padres vida familia trabajo
La dificultad para acceder a un puesto de trabajo conlleva la imposibilidad de independizarse, pensar en el futuro y construir un proyecto de vida.

La explicación que habitualmente se entiende como principal es también la mas obvia, la económica: si nos es más difícil acceder a un puesto de trabajo que nos garantice cierta estabilidad económica también nos es mas difícil independizarnos, pensar en el futuro y construir un proyecto de vida. Eso, por no hablar de la mal llamada conciliación familiar, que aun es más una utopía que  un concepto identificable en la vida real. Pero la crisis, el paro o la precariedad laboral no tienen la culpa de todo. Muchos otros factores culturales explican también por qué los españoles nos empeñamos en hacernos mayores mas tarde.

españa sociedad familia valores
En nuestra sociedad, los valores familiares parten de un fuerte arraigo e incluyen intensos vínculos emocionales

Parece que en nuestra querida cultura mediterránea nos va eso de aglutinarnos alrededor de la familia, de nuestros orígenes. ¿Por qué? Porque podemos. Así de sencillo.  Los valores familiares que predominan en nuestra sociedad parten de un fuerte arraigo e incluyen intensos vínculos emocionales. Nos pase lo que nos pase, siempre contamos, por suerte, con el respaldo de la familia. En España, como en Italia por poner otro ejemplo similar, es fácil observar que la familia tiene una especial relevancia en nuestras vidas, también en la vida adulta.

familia italia padres abuelos comida reunión
En España e Italia la familia tiene una especial relevancia en nuestras vidas, también en la vida adulta.

Nuestra familia funciona como un grupo social con entidad y vida propia: un pasado común, una identidad de la que enorgullecerse, valores fuertemente inculcados, experiencias compartidas, un simbolismo propio, rutinas genuinamente construidas… No es que en otros países no se quieran los unos a los otros, el amor de una madre es el amor de una madre con independencia del idioma que se hable. Pero sí es cierto que en otras culturas, como en la anglosajona por ejemplo, la autonomía o la búsqueda de la auto realización personal son valores que pasan fácilmente por encima del arraigo familiar.

gente calle sociedad madrid
La OMS ha coronado a España como el cuarto país más longevo del mundo.

En España habitualmente este no ha sido el caso. De ahí el frecuente aglutinamiento en torno a la familia de origen. Y de ahí también –porque todo tiene su lado bueno y su lado malo- nuestra mayor lentitud a la hora de alcanzar la madurez personal y social. Este retraso madurativo tiene cierto sentido si se observa en perspectiva. Desde una mirada evolutiva parece razonable que puedan prolongarse algunas etapas de nuestro desarrollo madurativo al tiempo que nuestra esperanza de vida se alarga.  No en vano, la OMS ha coronado a España como el cuarto país más longevo del mundo, con una esperanza de vida que supera los 82 años de media y que solo se ve superada por Japón, Singapur y Suiza.

jóvenes gente sociedad
La madurez psicológica de los jóvenes españoles no cambia significativamente hasta los 27 años.

Sin embargo, lo socio y lo pisco no van de la mano en numerosísimas ocasiones. Pese al positivismo que desprenden algunas de las explicaciones mas plausibles para esta extensión de la inmadurez española, desde el punto de vista psicológico sus efectos parecen dramáticos. Según un estudio llevado a cabo desde la Universitat Rovira i Virgili (URV), no se detecta un cambio significativo en cuando a la madurez psicológica de los jóvenes españoles hasta los 27 años.

jóvenes españoles trabajo
Los jóvenes españoles no demuestran un nivel de competencia óptimo hasta cerca de la treintena

Esto significa que en parámetros tan importantes para el adecuado funcionamiento en la vida adulta como el nivel de responsabilidad, disciplina, orden, sentido del deber, autonomía capacidad para tomar iniciativas o conciencia de la propia identidad, los jóvenes españoles no demuestran un nivel de competencia óptimo -el esperable para un adulto con madurez psicológica- hasta cerca de la treintena. Esto sí que es para echarse las manos a la cabeza.

universitarios sociedad autonomía independencia
La autonomía propia de la madurez adulta es la que nos permite mayor capacidad para tomar decisiones y mayor libertad para elegir.

Porque eso que llamamos madurez psicológica es precisamente el constructo  que nos permite alcanzar mejores niveles de desarrollo en muchas otras áreas de vida. La autonomía propia de la madurez adulta es la que nos permite mayor capacidad para tomar decisiones, mayor libertad para elegir, mayor estabilidad emocional, mejores estrategias de afrontamiento y también mejores habilidades para resolver conflictos, entre otras muchas habilidades fundamentales cuando se trata de llevar una vida satisfactoria, equilibrada y orientada hacia la consecución de metas personales.

jóvenes chicos problemas
Se hace difícil para nuestros jóvenes, asumir retos, afrontar dificultades y superar las vicisitudes que la vida a todos nos pone por delante.

Psicológica y emocionalmente inmaduros no estamos preparados para hacerle frente a la vida, nos mostramos más indefensos y somos mas vulnerables ante el sufrimiento inútil. Además de que nos es más difícil  asumir cualquier tipo de responsabilidad, anticipar y planificar el futuro, resistir las frustraciones, ignorar presiones externas o controlar los propios impulsos. Se hace difícil para nuestros jóvenes, en este panorama, asumir retos, afrontar dificultades y superar las vicisitudes que la vida a todos nos pone por delante.

hijos padres protección familia
La sobreprotección de los hijos puede suponer infantilizar a los jóvenes.

Flaco favor le hacemos a nuestros hijos cuando les protegemos en exceso. Queriendo protegerles de todos los males habidos y por hacer, nos olvidamos de que el sufrimiento es inherente a la vida y de que no está mas satisfecho con su vida ni es mas feliz el que no ha sufrido sino el que ha sabido reponerse y reconstruir desde el dolor o desde la incertidumbre. Bajo un bienintencionado manto de protección caemos en la perversión de infantilizar a unos adolescentes que tardan mucho más de lo deseable en ser capaces de dirigir sus vidas de manera autónoma.

madre e hija adolescencia
El adolescente necesita sentir la confianza paterna con espacio para cometer sus propios errores.

La solución no pasa por abandonarles, desarraigarles del imprescindible apoyo familiar o echarles de casa. Lo que un adolescente necesita es sentir tu confianza a la hora de transferirle algunas responsabilidades graduales, necesita equivocarse y responder ante su error, necesita generar planes de acción sin que se lo den todo hecho… Te necesita siempre, pero, a veces, te necesita lejos.

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Versión Escritorio DONOTCACHEPAGE