PSICOLOGÍA

Por qué debemos validar las emociones de los niños

Publicado por:

A pesar de que la imagen arquetípica de un crío es verlo jugar y correr con un balón en los pies, no siempre es así. Lamentablemente, los niños pequeños tienen también un complejo mundo interior plagado de dudas, contradicciones y desengaños. Fruto de ello, muchas veces estarán tristes o deprimidos, con la dificultad añadida de no saberlo expresar. Por eso es tan importante validar las emociones de los niños e incluso anticiparse a ellas.

Recientemente hemos sabido del intento de suicidio de dos hermanas adolescentes, uno de ellos fallido, pero el otro ha sido exitoso, culminando con la muerte de una niña de 12 años. ¿Qué ha podido pasar? Es el momento de formular preguntas para tratar de consolar a unos padres destrozados y a un entorno social confundido por unos acontecimientos tan traumáticos.

A algunos niños les cuesta expresar sus emociones pero aún así lo hacen a través de un cambio significativo en su comportamiento (Foto: Pixabay)

La importancia de las señales

Lo fácil y más habitual en este caso es buscar culpables. Sin embargo, eso no va a ayudar a resolver un duelo tan complicado. Lamentablemente, lo único que podemos hacer desde fuera es aprender de lo sucedido y pensar en cómo se podrían evitar en el futuro este tipo de acontecimientos. Mucho de ello tiene que ver con las emociones y cómo se expresan o, por el contrario, con cómo se dejan de expresar.

Algunas personas son especialmente hábiles a la hora de ocultar sus emociones: pueden estar viviendo un auténtico infierno y no enterarse nadie. En el caso de los niños también podría suceder, porque de hecho hay algunos niños herméticos incapaces de expresar lo que sienten. Así y todo, en ellos hay un menor filtro, y cuando les pasa algo. Generalmente hay algunos indicadores en los niños a través de su comportamiento que facilitan la tarea a los padres y educadores para localizar y luego validar sus emociones.

La observación y la posterior intervención temprana será fundamental para mejorar el pronóstico (Foto: Pixabay)

Hay que buscar actitudes o conductas peligrosas

Como punto de partida, siempre debemos estar atentos a cualquier síntoma o cambio significativo que se dé en el comportamiento niño. Un buen detector es observar si ha dejado de hacer cosas que antes le gustaban o si el pequeño se muestra retraído y triste. En todo caso, ante cambios sintomáticos o conductuales y anímicos, en un principio tiene sentido esperar un poco para ver si la cosa se resuelve sin nuestra intervención, porque muchas veces el niño tendrá sus propios recursos de afrontamiento de los problemas.

Cosa distinta será observar conductas o actitudes que alberguen peligrosidad contra sí mismo, hacia o por parte de los demás. En casos graves, como en la manifestación de ideación y tentativa suicida, o cuando se observen autolesiones, la ayuda temprana de un psicólogo especializado en niños y adolescentes podrá ser muy necesaria.

Validar las emociones de los niños supone aprobar su existencia y legitimarla como un derecho personal y necesario (Foto: Pixabay)

Dar el paso de intervenir

Confirmadas las señales en forma de cambios o síntomas que no remiten o empeoran, es importante actuar. Con frecuencia, el primer paso para resolver un problema infanto-juvenil será averiguar no tanto qué le pasa al niño, sino lo que está sintiendo el niño. Es decir, averiguar por lo que está pasando y cuáles son sus emociones.

¿Cómo se siente exactamente? Ayudarlo a comunicarse acerca de sus sentimientos contribuirá a evitar la conocida como soledad acompañada, por la que los pequeños no hallan en su casa ese lugar seguro que necesitan para poder expresarse sin miedo.

En este sentido, muchas veces los padres, sobre todo de los adolescentes, no se atreven ni a preguntar a sus hijos porque no les quieren molestar ni atentar contra su privacidad, arriesgándose a una mala respuesta, pero lo cierto es que pueden estar necesitando comunicarles algo pero tampoco atreverse ellos a contarlo pensando que no les interesa o no les van a comprender. Es una especie de círculo vicioso en el que una de las partes, la de los adultos, tiene que dar el primer paso para romper con una dinámica de falta de comunicación.

No validar las emociones puede provocar que de mayor puede sentirse débil, avergonzado o culpable por sentir ciertas emociones (Foto: Pixabay)

¿Cómo se validan las emociones de los niños?

Aunque suena a algo muy técnico en términos de psicología es algo bastante simple. Se trata de facilitar y aprobar la expresión de las emociones, cualesquiera que sean: positivas, negativas o (en apariencia) neutras. Esto quiere decir que, como padres, debemos hacerle saber al niño que aprobamos y legitimamos esos sentimientos que está teniendo.

Validar las emociones de los niños implica no hacernos los ciegos ni los sordos, sino mantener una escucha activa en la que mostremos interés en escuchar lo que el niño o adolescente está sintiendo. Sin burlarnos, por supuesto, pero además dándole la consideración que merecen.

En este sentido, tan importante como el interés es mostrar disponibilidad para las cosas importantes. Ambas cosas, interés y disponibilidad, abundarán en un niño más seguro en la medida en que sabrá que lo que no pueda resolver sólo, lo podrá resolver pidiendo ayuda. Como es lógico, esta confianza en los padres no surge de un día para otro, sino que se va forjando con el tiempo.

Castigar la expresión de los sentimientos merma la autoestima del niño (Foto: Pixabay)

¿Por qué se tratan de ocultar las emociones?

Reconociendo y validando las emociones infantiles le estamos dando también al niño otro mensaje fundamental: que es querido y aceptado, con sus luces y sus sombras, y todos sus altibajos. A largo plazo, es una manera de hacerle sentir seguro a la hora de expresar sus preocupaciones cuando lleguen. La idea sería transmitir lo siguiente: “Hijo, veo que estás sintiendo algo. Tienes todo el derecho del mundo de sentir lo que sientes, y yo estoy aquí para ayudarte en lo que pueda”.

Al margen de la personalidad más o menos abierta de cada niño como personita que es, detrás de la falta de expresión emocional muchas veces está una mala reacción por parte de los padres y educadores acerca de la expresión de dichas emociones. A unos niños les cuesta más que a otros contar o acusar las cosas que están sintiendo; pero todos los niños van a responder igual si, cuando muestran una emoción, esta siempre es obviada, acallada o incluso castigada.

Ante las reacciones negativas a la manifestación de sus sentimientos, cualquier niño comenzará a pensar que no es correcto ni aceptable expresar sus emociones. Y lo que es peor:  que no es admisible siquiera el sentirlas. Y la consecuencia de reprimir la expresión emocional casi todos la conocemos: un intenso sufrimiento en soledad y la posibilidad de explotar por cualquier otro sitio a nivel de síntoma.

Sólo sintiéndose a salvo de críticas, represiones y juicios de valor, los niños se sentirán con derecho a dar voz a lo que sienten y a normalizar sus emociones (Foto: Pixabay)

Esto es lo que debes hacer para validar las emociones de tu hijo:

  • Tómate tiempo para escucharlo. Poniéndote a su altura visual, mirándolo a los ojos y acompañando tu mensaje con una comunicación no verbal empática y receptiva.
  • Escúchalo sin juzgar e invitándole a expresar lo que siente.
  • Préstale la ayuda verbal que necesite para identificar la emoción si no sabe explicar lo que le pasa; esto es habitual en los niños más pequeños.
  • Transmítele siempre un sentimiento de aceptación incondicional.
  • Predica con el ejemplo. Permitiéndote a ti mismo expresar sentimientos de forma habitual en casa, manifestando así que es posible “sentir” y tener autocontrol a la vez.
Patricia Peyró

Psicóloga de carrera especializada en divulgación. Escribo en distintos medios sobre psicología, gastronomía y life&stlyle. Dirijo el blog de tendencias www.madridmuychic.com.

Share
Publicado por:

Entradas recientes

  • ECONOMÍA

Inditex se dispara con un récord de beneficios del 54%

Inditex sigue trimestre tras trimestre rompiendo su propio techo. El gigante textil está imparable y… Read More

5 mins ago
  • GOURMET

Martín Berasategui sube sus estrellas Michelin bordo de un avión

Crema caliente de calabaza o de espárragos, una suprema de pollo con pasta puntallete y… Read More

14 mins ago
  • NACIONALES

Miguel Herrán anuncia que va ser padre junto a la hermana de María Pedraza

Miguel Herrán ya no puede ocultar más su felicidad. El actor acaba de anunciar que… Read More

38 mins ago
  • BRITÁNICA

Las contradicciones del príncipe Harry en su juicio contra la prensa

La última comparecencia del príncipe Harry ante el Tribunal Superior de Londres no ha salido… Read More

46 mins ago
  • GOURMET

Helados mini de Mercadona, la tentación vuelve con el verano

Afortunadamente para la mayoría de nosotros vuelve la época de los helados. Es verdad que… Read More

5 horas ago
  • ACTUALIDAD

Dorotea… ¿qué se lleva? Cultivar el equilibrio, la base de la vida

@LoQuemegusta Pocholo Martínez Bordiú y su magnífica educación. Un señor en toda regla. Phoebe Philo… Read More

6 horas ago
X

Este sitio usa Cookies

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

Más información aquí
Opciones privacidad