El brandy que roza la perfección y supera los mil euros

La familia Torres lanza su brandy más exclusivo, un reserva de 1985 que roza la perfección. Se llama Reserva del Mamut.

Icono de fecha 11 Ene 2018 Icono de autor Rocío García Francoy
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • RSS

Pasaron las navidades, pero no por ello tienen que acabar los regalos y las sorpresas. Todos nos merecemos darnos un capricho de vez en cuando o que nos lo den, ¿verdad? Pues aquí va una gran idea para los amantes del brandy. No es por su precio, aunque más de 1.000 euros en una botella no se los gasta cualquiera. Ni por su exclusividad, ya que solo existen 999 ejemplares numerados. A mí me conquistó por su sabor.

Me refiero al brandy más exclusivo que la familia Torres haya sacado nunca al mercado. Y esto no es decir ninguna bobada, ya que en esta casa llevan casi un siglo elaborando este tipo de destilados y siendo pioneros tanto en el terreno enológico de nuestro país como en el de la elaboración de brandy.

Solo existen 999 botellas de esta maravilla

En esta ocasión hay que destacar dos nombres propios. Uno, Juan Torres Casals, emprendedor incansable y figura clave en la historia de la familia Torres, quien en el año 1928 comenzó a elaborar brandis añejos criados en barricas de roble a partir de sus mejores vinos blancos y empleando el tradicional sistema de solera.

Y el segundo es el de Matías Llobet, actual maestro destilador de Torres, un hombre humilde y virtuoso que lleva toda una vida en la empresa. Una vida que ha dado para mucho y en la que destacan diversas obras maestras como ésta, el Reserva del Mamut, resultado de tres barricas de parellada de finales del año 1985 (año en que comenzó a trabajar en Torres). El nombre de este brandy tan especial se debe a la sala en la que se guardaron aquellas barricas durante años; una enorme habitación de crianza situada en lo más profundo de la bodega que tiene la familia Torres en Vilafranca del Penedés, y a la que bautizaron ‘El Mamut’ por su gran tamaño.

Miguel Torres Maczassek y Matías Llobet junto al Reseva del Mamut

Tras más de 30 años, con un meticuloso cuidado a la hora de trabajar y un envejecimiento de lo más silencioso y tranquilo, por fin ve la luz Reserva del Mamut, un brandy único, delicado y magnífico. Su color enamora, cautiva, con ese marrón cobrizo tan brillante. Pero sus aromas, tan intensos y complejos, nos recuerdan la edad de esta bebida que supera la treintena, pero que aún posee aromas florales, balsámicos y especiados. Y en boca… ¡qué decir de su boca! Simplemente magnífica. Graso, persistente y muy equilibrado. Reserva del Mamut es un brandy que te pide degustarlo con tranquilidad, disfrutando de cada trago, de cada minuto.

Patron a
vino 2
champagneportada
40.1. Espumosos del mundo(1)
Dorotea... ¿qué se lleva?
Tres anuncios, la película sorpresa del año