El deportista mejor pagado de todos los tiempos

Michael Jordan, el exjugador profesional de baloncesto, es el deportista que ha ganado más dinero a lo largo de la historia del deporte.

Icono de fecha 15 Ene 2018 Icono de autor Agustín Castellote
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • RSS

Debido a su propia naturaleza, resulta difícil establecer una clasificación sobre el deportista mejor pagado de todos los tiempos. Hacer una valoración del dinero acumulado en todos los años como profesional y por todos los conceptos, contratos, sueldos, primas, bonus, etc.; sumar a ello los contratos de patrocinio publicitario y marketing y añadir el impacto que su marca genera, una vez concluida su etapa en activo y el factor arrastre, es una ardua tarea.

Sucede lo mismo siempre que hablamos de auténticos mitos del deporte como Mike Tyson o Floyd Mayweather en boxeo; Tiger Woods o Jack Nicklaus en golf; Schumacher o Hamilton en automovilismo; Michael Jordan o Lebron James en baloncesto; David Beckham, Cristiano Ronaldo o Leo Messi en fútbol y Roger Federer o Andre Agassi en tenis.

Michael Jordan ganó seis veces el anillo de la NBA

Todo resulta una utopía si no fuera por la revista Forbes, especializada en el mundo de los negocios y las finanzas, que desde su sede en la Quinta Avenida de Nueva York se ha hecho mundialmente famosa por sus listas de todo tipo y condición. Los más ricos del planeta, las mentes más claras de los negocios, los abogados más influyentes, las mujeres más poderosas… Decenas de enumeraciones de diversa temática que van desde las finanzas al deporte y que tienen una gran influencia en la sociedad de nuestros días.

Y ha sido precisamente la revista Forbes la que ha puesto encima de la mesa, bajo el epígrafe ‘Los deportistas más ricos de la historia’ a aquellos personajes relacionados con el mundo del deporte que más dinero han acumulado, tanto cuando estuvieron en activo, como una vez retirados.

 

Encabeza esta lista como el deportista mejor pagado de todos los tiempos, el hombre del deporte que más dinero ha conseguido reunir en su dilatada carrera, a la que suma el poder de su marca, que le hace ser mucho más rentable después de su retirada que en su etapa profesional. Michael Jordan, ganador seis veces del anillo de la NBA, 10 veces máximo anotador, dos medallas de oro olímpicas, 14 veces All Star, miembro del Basketball Hall of Fame y considerado el mejor jugador de baloncesto de todos los tiempos.

La vida deportiva de Michael Jordan ha estado siempre ligada a los negocios; contratos multimillonarios con diferentes marcas comerciales, películas (Space Jam) musicales (Jam) videojuegos (2K Sports) formaron un conglomerado difícilmente imaginable que desarrollaba su actividad paralelamente a sus éxitos deportivos y que, una vez retirado, consigue que Jordan genere en un año lo que acumuló en toda su carrera como jugador en activo.

Una publicación compartida de nike (@nike) el

Su principal fuente de ingresos sigue siendo su vinculación con la multinacional Nike, las zapatillas que llevan el nombre Jordan, superan en ventas, de lejos, las que la misma firma vende con su  nombre o las que vende la gran competidora Adidas, alcanzando una penetración de mercado de un 64 %.

Pero Jordan, quince años después de retirarse, mantiene estrechas relaciones comerciales con la bebida energética Gatorade, la firma de ropa interior Hanes, las fragancias Fire Star o las superconocidas Coca Cola, Chevrolet, Mc Donalds y Nestlé. Además es el propietario del equipo profesional de baloncesto NBA, Charlotte Hornets; copropietario  del equipo de béisbol Marlins de Miami; regenta un buen número de restaurantes por Estados Unidos y un concesionario de venta de automóviles.

Una publicación compartida de nike (@nike) el

Lejos de que el tiempo haga mella en la popularidad del mítico 23, Michael Jordan sigue siendo, en todas las clasificaciones, la personalidad más reconocida y valorada en los Estados Unidos, con un 98 % de porcentaje de reconocimiento de su nombre, por delante de Barack Obama, Donald Trump, Oprah Winfrey o Bill Gates.

Recientemente tuvo que pleitear en el Tribunal Supremo de China porque una empresa, Qiodan Sports, había registrado el nombre de la estrella americana en caracteres chinos, con un éxito de ventas impresionante y hace apenas dos meses “Air Jordan“ realizó una donación filantrópica de 7 millones de dólares, para la construcción en Charlotte de varios hospitales en las zonas de riesgo de exclusión social y que puedan atender a 35.000 personas que no tienen acceso a atención primaria. Todo para aumentar una popularidad disparada y que revierte de manera clara en su cuenta de resultados.

Jordan junto a Larry Bird y Magic Johnson en el mejor equipo de baloncesto de la historia

Y es que todo lo que toca Jordan se vuelve oro. En 2011 se convirtió en el mayor accionista de los Charlotte Hornets, pagando 175 millones de dólares. Hoy, el equipo está valorado en 750 millones, de los cuales 540 le corresponderían al exjugador, una plusvalía de 370 millones de dólares en apenas siete años de relación.

Michael Jordan continúa siendo el rey Midas del deporte mundial, su popularidad sigue vigente 15 años después de retirarse, mientras su efectividad en los despachos para generar dinero le ha convertido en una máquina de incalculable valor para él, y para quienes lo rodean.

Detrás de él, se cuela en el podium de los mejor pagados de la lista el tenista Tiger Woods, que pese a sus años de ostracismo por las lesiones y su azarosa vida privada que ahora está intentando reconducir, acumula 1439 millones de euros. El tercer puesto sería para otro jugador de golf americano, Arnold Palmer (fallecido en 2016), que llegó a amasar 1185 millones de euros. 

En el cuarto lugar de la clasificación aparece el exgolfista estadounidense, Jack Nicklaus, considerado por muchos como el mejor golfista de la historia con 18 majors ganados. Según Forbes ha conseguido acumular 1015 millones de euros.

Tiger Woods y Jack Nicklaus ostentan el segundo y tercer puesto

Y acabamos con el quinto cajón para el ex piloto de Fórmula 1, Michael Schumacher, siete veces campeón del mundo de velocidad (el más laureado de la historia) quien lleva cuatro años luchando por su vida tras un grave accidente de esquí en la estación francesa de Meribel, con unas ganancias acumuladas de 846 millones de euros.

less2
El nuevo hotel 'trendy' de la costa española
¿Aún no tienes tu chaqueta militar?