Gladiadores de la moda

Scandal se ha convertido en un referente de moda y el éxito de Lyn es indiscutible. Viste a más de 60 personajes, con más de 180 cambios de vestuario por capítulo.

Dori Toribio. 21/10/2014
Línea Scandal
Línea Scandal
Línea Scandal

‘Gladiador’. Es la palabra inscrita en la etiqueta de todas las prendas que componen la primera colección de ropa inspirada en la serie de televisión Scandal. Más de 70 piezas creadas por el diseñador estadounidense, Lyn Paolo; el jefe de diseño de la cadena de ropa The Limited, Elliot Staples; y la protagonista de la serie, la brillante actriz Kerry Washington, convertida en todo un icono de moda en este país desde que interpreta a la todopoderosa Olivia Pope, abogada y cabeza de Pope and Associates, la agencia de comunicación y gestión de crisis que limpia los secretos más oscuros de Washington desde hace cuatro temporadas.

Todos se resuelven impecablemente, sellados por su contundente: «It’s handled». Está resuelto, dice Pope, al tiempo que capea su propia crisis personal, un apasionado romance clandestino con el presidente de Estados Unidos, el republicano Fitzgerald Grant.

Pero no nos engañemos. Pese a que semejante presión vital parecería incompatible con reorganizarse el armario o pintarse la pestaña, nada de todo esto impide que Olivia Pope pierda ni un ápice de elegancia. Su estilo es parte fundamental de su marca. En la ficción y la realidad. El vestuario de cada capítulo de la serie se convierte rápidamente en inspiración y referente de moda para diseñadores, colecciones y mujeres cansadas de los tópicos trajes azules oscuros, negros y marrones que tradicionalmente se asocian a la seriedad profesional.

scandal
Línea Scandal, Lyn Paolo

Lyn Paolo, encargado del vestuario de Scandal, apuesta por capas, chaquetas estructuradas, cuellos chimenea, trench coats, tacones altos, tonos pasteles y mucho blanco, algo que en televisión pocos se atreven a hacer. Y menos para personajes femeninos fuertes, poderosos y empoderados. «Las mujeres muchas veces sienten que deben elegir entre ser inteligentes o ser atractivas. Esta colección dice que puedes ser las dos cosas. Puedes ser fabulosa y audaz«, explicaba Kerry Washington en la presentación de la colección en la Semana de la Moda de Nueva York, poco antes de que las prendas se pusieran a la venta este otoño en todas las tiendas de The Limited en Estados Unidos.

Es la primera vez que una serie estadounidense lleva a la calle su propia colección, firmada por la actriz protagonista y calmando las ansias de las muchas seguidoras que buscaban sin descanso los largos guantes de Olivia Pope, sus abrigos maxi cuello en tonos crudos o las blusas de seda coronadas por collares largos de piedras transparentes.

Ya no hará falta correr a Prada a por el bolso de Olivia Pope (basado en hechos reales). Ni tener su prespuesto para lucir sus blazers de Armani, Escada, Dior o Max Mara. Cualquier mujer puede ser ahora una gladiadora, como presumen ser los protagonistas buenos de la serie, pagando un precio de entre 75 y 500 dólares por prenda. «Presentamos una colección, que encarna la elegancia y el poder de la estética de Scandal para los gladiadores de la vida real y los fashionistas diarios. La colección es un guiño a los fans de la serie, de la moda y a las mujeres de todo el mundo que se inspiran para seguir con valor sus pasiones y quieren lucir bien mientras lo hacen», asegura Washington.

scandal2
Colección Scandal

La colección Scandal para The Limited cuenta con un diseño impecable, unos materiales excelentes y un marketing arrollador. Con un prespuesto de 12 millones de dólares, encontramos telas fuertes, power suits, statement blazers, tops de seda con estampados geométricos, pantalones de pierna amplia, capas, bolsos y guantes. La propia Kerry Washington exhibe algunos de los modelos a la venta durante los nuevos episodios de la recién estrenada cuarta temporada. Y no es poco habitual que en algún momento del prime time de los jueves por la noche, recibamos correos electrónicos de The Limited ofreciendo descuentos sobre la colección Scandal o nuevas piezas recién vistas en televisión. Nada se deja al azar y las ventas siguen creciendo.

Scandal se ha convertido en un referente de moda y el éxito de Lyn es indiscutible. Viste a más de 60 personajes, con más de 180 cambios de vestuario por capítulo, de los que están pendientes las casas de moda de medio mundo. Y ha convertido a la protagonista en un icono de moda, pese a que la trama se desarrolla en una ciudad tradicionalmente ahogada en uniformes políticos y aburridos tópicos de moda para el entorno institucional.

scandal3
Los atuendos de Olivia Pope siempre están en la paleta de colores claros

Los atuendos de Olivia Pope siempre están en la paleta de colores claros, mucho blanco-negro, amplia gama de tonos pastel, cuellos abotonados, cinturas entalladas, relojes de lujo y pelo perfecto. Las capas y abrigos son su debilidad, perfectamente adaptada al frío y la humedad de Washington. Hasta ahora ha sido costumbre que se agoten en las tiendas sus prendas estrella: desde la gabardina blanca de Tory Burch de la primera temporada, al maxi abrigo rosa palo de Ferragamo de la segunda y la capa de Burrberry de la tercera.

El vestuario refleja además su propio conflicto interno y evolución personal. La joven Pope que trabajaba para el gobierno estadounidense lucía sobre todo Ralph Lauren y Michael Kors. Una vez ascendió al olimpo político de la gestión de crisis en Washington, se desató con colores claros y diseñadores internacionales. Su filosofía es la del «sombrero blanco», para representar la justicia y los valores correctos. Ella quiere estar del lado de los buenos. Aunque no siempre lo consigue. Cuando Olivia Pope duda, aparecen los grises y los guantes. Y cuando celebra, pocas veces, los espectaculares trajes de gala, de los que tardamos días en recuperar la respiración. Es la única ocasión en la que la vemos con vestido.

Pope lleva siempre los pantalones. Su audacia y elegancia están basadas en hechos reales. El personaje de Olivia Pope se inspira en la exportavoz del presidente George H. W. Bush, Judy Smith. Y abogada de escándalos como el de Monica Lewinsky. Inolvidable el traje blanco que lució al acompañarla a los tribunales en 1998. Claro que Smith insiste en que la trama diseñada por la omnipresente productora Shonda Rhimes para Scandal está muy lejos de su vida real. Aún así las bromas son inevitables. Empezando por las del expresidente Bush, seguidor de la serie al igual que Bill Clinton o Michelle Obama.

scandal4
El personaje de Olivia Pope se inspira en la exportavoz del presidente Bush, Judy Smith

Smith asesoró a los guionistas de Scandal desde su creación, para que la puesta en escena fuera lo más verosímil posible. Antes del estreno del primer capítulo en 2012, llamó al expresidente Bush para advertirle de que la trama televisiva se había dramatizado hasta llegar algo más allá de la pura realidad. No consiguió hablar con él. Poco después, Bush devolvió la llamada y dejó un mensaje en el buzón de voz de Smith: «Te quiero. Te deseo. Tú me dejaste. Por cierto, soy el antiguo líder del mundo libre. Llámame».

Hasta los expresidentes están entre la legión de gladiadores que no se pierden Scandal. Ahora con una colección de ropa que pasa de la ficción a la realidad, para reanimar el estilo de la capital política del mundo, que tanto lo necesita.http://www.thelimited.com/features/scandal-collection-inspired-by-kerry-washington

Relacionados

Últimas noticias

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies