EducaciónTheLux

¿Cómo controlar nuestra fama online?

No debemos olvidar que en Internet, ahora, cada uno de nosotros somos “nuestra propia marca”.

Patricia Peyró. 27/03/2015
Lux reputacion social media
Nos generamos una reputación online que debemos controlar.

La reputación online es un concepto del que se oye hablar mucho y que está generalmente vinculado a las marcas. Sin embargo, no debemos olvidar que en Internet ahora cada uno de nosotros somos “nuestra propia marca”. ¿Cómo mantener a raya esta reputación?

No es ningún secreto que, en nuestros tiempos, cuando queremos buscar a alguien o saber más de alguna persona, recurrimos a la herramienta mágica, “Google”, poniendo el nombre de esa persona en el buscador para ver qué información nos aportará. Todos esos datos suponen material sensible para generar esa reputación personal que rastrean las empresas antes de contratar y que constituye, en cierto modo, una tarjeta de presentación, en ocasiones aún más poderosa que la entregada de forma presencial y en mano.

lux reputacion surfear
La mayor fuente de candidatos de los procesos de selección de Recursos Humanos se nutre de Internet

La reputación digital se refiere, concretamente, a lo que refleja La Red sobre el prestigio (o desprestigio) de una determinada persona o marca y que, lejos de estar creada a medida y por el propio interesado, se configura con el tiempo a través de la presencia de éste en Internet y del resto de personas que hablan de este sujeto o firma en Internet, bien sea a través de las redes sociales o mediante foros o blogs.

Un estudio llevado a cabo por la consultora tecnológica KBSD Digital Marketing aporta datos que manifiestan una relación directa entre la presencia y la apariencia digital con la búsqueda de empleo. Sin ir más lejos, la mayor fuente de candidatos de los procesos de selección de Recursos Humanos se nutre de Internet, siendo Google, Facebook, Twitter y Linkedin herramientas para hasta un 78% de los técnicos de selección. Pero no se queda ahí: una vez seleccionado el candidato, como práctica rutinaria se revisará el perfil de las redes sociales de este futuro empleado hasta en el 63% de los casos y se despedirá hasta al 8% de aquellos que abusen de las redes sociales. (Saber más aquí).

perfiles
Tenemos que controlar nuestra presencia en Internet

¿Cómo controlar nuestra fama on-line? Tal es la importancia que puede adquirir la reputación online que existen protocolos de Gestión de Reputación online (En inglés “Online Reputation Management”) creados por empresas que se dedican específicamente a este propósito. Sin embargo, es algo que podemos hacer nosotros mismos empleando un poco de tiempo y sentido común. Entre las acciones que ayudan a controlar esta reputación se encuentran las siguientes:

  • Monitoreo rutinario de nuestra presencia online: También conocido como “egosurfeo”, lo debemos practicar sin complejos ni pudor (ya en el 2007 una encuesta de Pew Internet consiguió la confesión de esta práctica por el 47% de los usuarios) ¿Salimos en Internet? Si es así, ¿qué dice Internet de nosotros? ¿Podemos incidir en los comentarios que hagan los demás sobre nuestra persona? Sí, y además debemos hacerlo y sin complejos cuando se trate de defender nuestra imagen e intereses, siempre dentro de lo cortés y lo profesional.
  • Creación de los perfiles que creamos convenientes: ¿Linkedin?, ¿Facebook?, ¿Twitter? , ¿Google +? , ¿Instagram? Una vez creados habrá que actualizarlos con información afín a nuestros objetivos, y siempre cuidando no generar una mala imagen.
Hay que distinguir el lado personal del profesional
Hay que distinguir el lado personal del profesional
  • Distinguir el lado personal del lado profesional. Aunque a veces se mezclen de forma inevitable, hemos de hacer lo posible por controlar ciertos aspectos de nuestra vida privada cuya publicación sería, a todas luces, un error, como las borracheras, la fanfarronería o compartir material audiovisual hiriente o agresivo.
  • Gestionar nuestra propia imagen participando activamente en foros temáticos o en chats de gran alcance como twitter, siempre con la idea de que lo que publiquemos podrá ser utilizado en nuestra contra. Otra forma de crear una imagen atractiva es creando un blog propio en el que dar rienda suelta a la creatividad.
  • En cualquier caso, el mundo virtual se asemeja al real en muchas cosas. Por tanto, el primer paso para mostrar tu lado positivo será “el ciberamor propio” o la “ciberautoestima”: Muéstrate (bien). Y también búscate y dale al “egosurfeo” por si tienes algo que reparar, ¡pero sin pasarte de narciso!
Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies