Fashion

La mejor medicina para nuestro tiempo

La disrupción sin reflexión ni dirección, no lleva a ningún lado.

Lourdes Delgado. 04/05/2017

Si hay una palabra que me gusta por lo que significa es ésta: “disrupción”, y creo firmemente en sus beneficios. La considero la mejor medicina para nuestro tiempo. En primer lugar, quiero dar las gracias a todas y todos los fans de este espacio. Cada semana recibo muchos mensajes ilusionantes, desde aquí agradezco la lectura atenta de estos artículos y el feedback que me enviáis.

Foto: Tullio M. Puglia/Getty en Slow Food Terra Madre

Hoy voy a hablar de disrupción, que de acuerdo con la RAE significa «rotura o interrupción brusca». Palabra mágica, sin la cual nuestro tiempo no tiene futuro. Porque si queremos obtener resultados diferentes, necesariamente habrá que hacer las cosas de otra forma. Pero, me parece que necesita ser digerida, porque como todos los conceptos ha de estar dirigida a un fin concreto. En el artículo de la semana pasada consideraba la necesidad del diseño de nuestra propia vida, lo que significa tomar las riendas de la misma. Y para ello innovar, tomar otras direcciones a las establecidas, y soñar. Pero, siempre dirigidas hacia un fin concreto, no a lo loco, porque a lo loco no llegaremos a ningún lugar.

Foto: Joseph Gualtiere por Mike Coppola/Getty en NY Mercedes-Benz, 2013

A veces tengo la sensación -cuando asisto a eventos en los que se habla de este tema-  de que los ponentes sufren el “efecto disrupción”, alcanzando una desenfrenada carrera en la proclamación de lo diferente, la ruptura o el cambio rallando en el sinsentido.  Algo similar a un niño con un juguete nuevo, manoseándolo, llegando incluso a romperlo antes de tiempo.

Quizás sea muy recomendable preguntarse a lo largo del proceso creativo: ¿disrupción?, ¿en qué?, ¿dónde?, ¿cuándo? y sobre todo, ¿por y para qué? La disrupción sin reflexión, ni dirección, no llega a ninguna parte, salvo a engañarnos a nosotros mismos. La mejor forma de comprobar si estamos aplicando la disrupción correctamente es ser capaces de responder a esta pregunta: «¿Todo vale en la tarea disruptiva?»

Photo by Tullio M. Puglia/Getty Images for Slow Food Terra Madre

Hemos comenzado a transitar por caminos no estructurados, donde la lógica ha perdido su hegemonía. El mundo es absurdo y el sentido común no existe. Lejanos quedan los tiempos en los que, por lo menos, podíamos decir el cartesiano “pienso, luego existo”. La revolución cognitiva está a punto -si no lo ha logrado ya- de extirpar y expropiarnos de los pensamientos. Y no es ciencia ficción, ya se ha logrado en ratones.

El efecto disrupción necesita un clima de reflexión, “una carpa” para ser digerido correctamente. Foto: Tullio M. Puglia/Getty en Slow Food Terra Madre.

Este panorama llama a la reflexión. ¿Dónde quedan los límites éticos de la disrupción? Por poder, podemos poner el mundo boca abajo, pero ¿debemos? La revolución que se está produciendo en la tecnología con la incorporación de elementos cognitivos ¿qué riesgos tiene? ¿vamos a poner un límite a la robótica?

Voy más allá, ¿todos estos planteamientos nos hacen humanamente sostenibles? Vuelvo a la carga con mi “Antropología Sostenible” (Delgado, 2015). Estoy muy de acuerdo con la protección del planeta, pero mucho más con la protección de la humanidad. Y constato que en medio de todo es la más atacada. Hay que lograr a través de la disrupción modelos de vida sostenibles.

Foto: Mike Coppola/Getty para NY Mercedes-Benz

En este plano, me alío plenamente a los planteamientos de Gema Gómez, responsable en España de Fashion Revolution y fundadora de Slow Fashion Next -que por cierto- el próximo 25 de mayo celebrará su jornada anual en el Museo del Traje. Aún recuerdo el día en que me dijo: “Yo soy biófila” -pensé, a eso llamo disrupción, a tener valentía para definirse como amante y defensora de la humanidad-. Conclusión: lograr una libertad creativa disruptiva y sostenible a través de la integración de una antropología sostenible.

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies