Mezclados, agitados… los cócteles que llegan

Hay vinos y destilados tradicionales. Cada uno de ellos tiene un cigarro en su interior, que debe ser descubierto por nosotros.

Bernardo&Peyró. 18/05/2017

Debemos celebrar que los cócteles hayan vuelto a instalarse en casa. Hace no tanto -lo hemos visto en tantas películas inglesas- cuando llegaban los invitados, alguien se acercaba al carrito de los destilados para preparar unos Martinis, con la naturalidad de quien acciona el interruptor de la luz o arregla los visillos del salón.

Era el inicio civilizado de la sociabilidad. La felicidad suena al frufrú del camarero que agita poderosamente la coctelera: es la resonancia -en versión metalizada- del malecón de La Habana, de las maracas de un criollo y, por algún lado, nos parece apreciar los aromas de 20 o 30 cigarros.

Afortunadamente, los cócteles han vuelto para quedarse

Hay vinos y destilados tradicionales -y quizá un poco aparcados en los últimos años- que están apareciendo de nuevo en nuestras barras. Hablamos de los amaros italianos -Ramazzoti, Lucano, el Vechio Amaro del Capo-, de tantos vermús, pero también del fantástico Cynar -lo mejor de la alcachofa en cada botella- o de las bebidas tipo “bitter” -Campari, Monin, Luxardo- y, por supuesto, de la creciente oferta de piscos y tequilas. Cada uno de ellos tiene un cigarro en su interior, que debe ser descubierto por nosotros.

Merece la pena presentarse al concurso ‘Habanos Perfect Twist’

Solo en Madrid hemos vivido en estas semanas el Concurso Nacional de Cócteles o la final regional del concurso de coctelería Made With Love. Además, -de aquí a finales de mayo- los fumadores estamos a tiempo de presentar nuestras propuestas al ‘Habanos Perfect Twist. Merece la pena presentarse, aunque solo sea para conocer a la sumiller -y miembro del jurado- Manuela Romeralo a quien debemos -corría el verano de 2006- uno de los mejores Oportos que nunca hemos probado. Y eso es decir mucho.

Los amaros van muy bien con un shot de ginebra seca y un Partagás Short

Hay cócteles para cada momento del día y, asociado a cada uno de ellos, encontramos un cigarro: para estos cócteles de aperitivo o para los que tomamos antes de cenar parecen más adecuados los cigarros tipo short, los robustos en su versión mini o las más tradicionales coronas (o medias coronas). Hace poco sorprendimos a nuestros invitados con un amaro Ramazzoti con Ginger Ale y un shot de ginebra seca, acompañado todo ello por una rodaja de pepino y un Partagás Short.

Un cóctel es mucho más que una mezcla, es la identidad de una región

Un cóctel no es una mezcla al azar, no es el resultado del acaso. Se trata de la inteligencia y la sensualidad de una región aplicada a la combinación de alcoholes, de zumos y purés, de hierbas aromáticas. Es siempre una síntesis superadora; son nervio y sutileza y, desde luego, el anuncio de algo mejor. Hemos tomado mojitos en aquel -ya desaparecido- Centro Cubano: nos vigorizaban con la sabiduría de las bebidas isotónicas de la NASA.

El ron, protagonista de tantos cócteles deliciosos

También forman parte del espectro sentimental los cócteles de Champagne que cada tarde se producían por hectólitros en Embassy. Al final había quien mojaba en ellos las tartaletas de limón, y nosotros no pudimos censurarlo. Y qué decir de las Caipirinhas -samba en una copa- que nos sirven aún hoy en El Cock o, a unos metros, en Angelita. Debemos celebrar que los cócteles hayan vuelto a instalarse en casa.

Relacionados

Últimas noticias

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies