Economía

Hublot, el auténtico protagonista del Mundial

El Mundial de Fútbol así como los Juegos Olímpicos son siempre plataformas publicitarias de enorme importancia. Rusia 2018 no ha sido una excepción, a pesar de la caída en los patrocinios.

Abel Amón. 20/07/2018

Como en el resto de la economía, la irrupción de los países emergentes, notablemente la de China, junto a circunstancias extracomerciales ligadas a la política, han transformado el panorama publicitario desde este último Mundial que acaba de terminar y de manera exitosa, en Rusia 2018. Una tendencia que continuará en Catar 2022. Ingerencia política, unida a casos de corrupción en la elección de los países organizadores de las competiciones, que han hecho que haya muchas dudas sobre el carácter transparente y honesto en las elecciones de dichas sedes.

Un escándalo de corrupción sobre las asignaciones de Rusia y Catar que provocó la marcha de una serie de patrocinadores que históricamente habían apoyado a la FIFA, como Sony, Castrol, Johnson & Johnson o Continental. Su sitio lo ocuparon grandes corporaciones ligadas en mayor o menor medida al poder político de países con frágiles democracias, lo que no ha impedido que el volumen de las inversiones aportadas por los patrocinadores haya sido de 1.450 millones de euros, lo que supone una caída del 8,2 % con respecto a Brasil 2014.

Una publicación compartida de Hublot (@hublot) el

Mucha presencia de Hublot
Entre las compañías que hemos podido ver en este Mundial destacan Gazprom, Wanda o Qatar Airlines junto a empresas de países emergentes como Vivo y Hisense. Importante presencia también para la cervecera norteamericana Budweiser, McDonalds y Coca Cola. Pero el papel destacado lo ha tenido Hublot, la relojera suiza perteneciente a LVMH. Gracias a la tecnología que le ha vendido la FIFA, que incluía relojes inteligentes interconectados con los árbitros, la visibilidad de la marca ha superado los 20 minutos durante el Mundial.

Desde el cartel del tiempo adicional al final de cada tiempo reglamentario, hasta las reacciones de los árbitros mirando su ejemplar de Hublot en cada momento en que se adoptaban decisiones trascendentes para el encuentro. La presencia de las grandes relojeras mundiales en acontecimientos deportivos no es nuevo. Rolex lleva ligada a Wimbledon desde hace décadas (un reloj suyo se limita a indicar el tiempo de juego de cada encuentro) y Tissot por ejemplo destaca en las competiciones internacionales de baloncesto FIBA.

Una publicación compartida de Hublot (@hublot) el

Una edición limitada a 2018 unidades
El reloj de lujo Big Bang Referee 2018 FIFA World Cup Russia, fue presentado por el fabricante Hublot durante la feria de la industria relojera Baselworld 2018. Es un smartwatch que a simple vista destaca por mostrar las banderas de los 32 países que participarán en el Mundial Rusia 2018. Pero más allá de su diseño único, este reloj inteligente cuenta con otros atributos que valen la pena destacar.

El reloj es para muñecas grandes, con un tamaño considerable la caja de titanio es de 49 mm, el cristal es de zafiro y el sistema operativo es Android modificado por LVMH. Todo ello da como resultado un reloj inteligente con Wear OS by Google con una pantalla AMOLED circular de 35,4 mm de diámetro y una resolución de 400 x 400 píxeles fabricado en titanio con un acabado satinado, procesador Intel, sumergible hasta los 50 metros y una batería que dura alrededor de un día.

Como una forma de rendir tributo al Mundial y, a su vez, mantener lo exclusivo del concepto, su producción se limitó a 2018 unidades. Sin duda, ha sido la tecnología, no exenta de polémica, un aspecto fundamental del Mundial 2018, con el sistema VAR a la cabeza de la innovación. Hublot ha sabido adaptarse al cambio tecnológico y el impacto de marketing que han tenido sus productos durante los 64 partidos del campeonato ha sido brutal.

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies