Fashion

Custo sitúa la moda de invierno junto al mar

Custo presenta en Barcelona una colección "abrigada", de mucho efecto, donde las geometrías, los brillos y la mezcla de texturas vuelven a ser signos de identidad.

Josep Sandoval. 01/07/2019

Seguimos admirando el universo Custo. Cada uno de sus desfiles es una nueva muestra de su ingenio donde, sin perder un ápice de personalidad, imprime diversidad a la oferta. Esta vez ha sido en la Marina Vela de Barcelona, sede veraniega para los desfiles de la 080 moda urbana de esta nuestra ciudad, donde ha presentado, ironías de la vida, su colección otoño-invierno 2019-2020. Con un calor asfixiante (sin duda uno de los peores días de este incipiente verano), las modelos han paseado junto al mar las prendas de un invierno que, presumiblemente, no será tan duro como nos lo ha pintado el diseñador leridano.

Las propuestas de Custo para el próximo otoño-invierno están llenas de creatividad

Así, bajo el calor del atardecer han paseado prendas de abrigo que esta vez son, en líneas generales, over size, recalando en anoraks o abrigos de medidas enormes, forrados de pieles sintéticas, sisas extraordinarias o chaquetas también en dimensiones considerables. Bajo estas calefactoras prendas, vestidos también de amplio patronal con desmesuradas sisas que se pierden en los pecaminosos laterales o en sus cruzados frontales más peligrosos aún, completados con faldas de diminutas dimensiones.

Amplitud en las prendas de abrigo que contrasta con las líneas ceñidas en los vestidos

Todo ello envuelto en un universo oscuro, como si el cambio climático pintara los fríos de negro y oro, dos universos fan diferenciales y a la par tan sugerentes como atractivos. Hay mucha sudadera deportiva, drapeados con tejidos jaquard de lúrex, así como vestidos de fiesta con miles de oscuros brillos: frente al oscuro, todos los colores desaparecen para rematar en su parte más profunda, aunque se trate de verdes esmeraldas, azules zafiro, morado amatista, rojo rubí o incluso la parte más noble de la turmalina.

Colores y brillos para una moda que no pasa inadvertida

Siempre fiel a sus postulados, Custo sigue desafiando al mundo con sus propios teoremas. Cada una de sus colecciones son visitas a etnias que parecen haber sido rescatadas de la parte más frívola de cualquier versión de Mad Max. Sus mujeres son guerreras, salen a dar la batalla, máxime esta vez en que las ha calzado a todas (o a casi todas) con profundos stilettos, listas para matar de seducción y/o, en el mejor de los casos, con altísimas botas de piel negra a veces reforzado su vértice como en una suerte de dominatrix doméstica, no apta para ir al mercado pero perfecta para ir de fiesta.

Custo es un artista y volverá a desfilar en Nueva York

Una colección «abrigada», de mucho efecto donde  las geometrías, los brillos y la mezcla de texturas vuelven a ser signos de identidad, aunque sean distintos de cualquier otra ocasión, defienden la marca de la casa haciendo de la identidad Custo, marca legible de la casa. Estos días el artista, que lo es, está particularmente feliz por una noticia  que le volverá a colocar en la primera linea de diseñadores internacionales de la que no se ha bajado nunca. Su permanencia en las Semana de la Moda de Nueva York, de la que tantas marcas se han descabalgado, es otra prueba de que el universo Custo sigue presente en el pensamiento e ideologías más dispares a la hora de creer en una manera de vestir a la mujer.

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies