Economía

Pautas sencillas para evitar las ciberestafas

Las mejores maneras de identificar y evitar timos en Internet es usar el sentido común y seguir a rajatabla unas pautas muy sencillas.

Desde que el ser humano existe, les hay buenos y malos. Los buenos es la gran mayoría, los malos son unos pocos, normalmente muy listos y con tendencia a vivir de las debilidades de los demás. En el ciberespacio la tendencia no cambia. Hackers malos, que en algunas ocasiones – las menos- se transforman en buenos, pero que en general están ahí para aprovecharse de ti. Dicho lo cual si te pasa una de estas tres cosas, no piques:

  • Recibes un mail de tu CEO : Normalmente el Consejero Delegado de tu empresa o el Presidente no te escriben mails. Lo hacen sus asistentes. No te lo creas, borra ese mail sin pestañear. Si tu CEO quiere hablar contigo, lo normal es que te llame. Tu CEO ni te pide datos personales, ni te pide tu cuenta, ni te comenta que hay un error en tu nómina. Por supuesto, no te pide tus datos en un mail para subirte el sueldo.
  • El romance scam: El uso de medios digitales para hacer nuevas amistades o incluso encontrar el amor está a la orden del día. Son muy útiles para encontrar personas con intereses similares y, además, su uso es muy sencillo. Eso sí, en este tipo de aplicaciones se encuentran algunos perfiles falsos que engañan a los usuarios de diversas maneras. Por ejemplo, moviéndolos a realizar pagos o a comprometer su privacidad bajo excusas falsas o mediante extorsión. Sentido común, por favor. No pagas billetes de avión o de tren para que tú príncipe o princesa del ciberespacio te visite por Navidad. No, no y no.
  • Fraude de facturas: En el caso del fraude de facturas, la identidad que se suplanta es la de un proveedor o un empleado para desviar cobros. En este caso, los delincuentes estudian las relaciones de las empresas con sus proveedores, incluidos los pagos regulares que efectúan. Con esta información, se ponen en contacto con la empresa para solicitarle que, de ahora en adelante, realice los pagos a un nuevo número de cuenta bancaria fraudulenta. El fraude solo se descubrirá cuando el proveedor legítimo reclame el impago de las facturas que la empresa ha abonado, en realidad, a los estafadores.
No todas las páginas web son seguras y algunas son plagios perfectos de las originales

Internet está repleto de correos falsos y fraudulentos

El fraude electrónico es terreno abonado para la creatividad. Tanto para la de los ciberdelincuentes como para la de los equipos de seguridad que tratan de minimizar sus ataques. De hecho, este tipo de problemas se ha convertido ya en el primer riesgo global para las empresas, junto con la pérdida de beneficios. Cada 24 horas se envían en el mundo unos 6.400 correos falsos, fraudulentos o peligrosos. De ellos, buena parte corresponde a la omnipresente amenaza del phising, que consiste en suplantar la identidad de una persona o de una compañía para obtener información personal y bancaria de los usuarios.

Cada 24 horas se envían en el mundo unos 6.400 correos falsos, fraudulentos o peligrosos.

Es muy importante tener correos electrónicos de servidores «seguros». Olvídate de cuentas gratuitas, nadie da duros a pesetas, que diría mi abuela. Es mejor pagar un poco y tener a quien reclamar que verte envuelto en un lío del que es muy complicado salir. En época de compras por Internet, en donde las ofertas están constantemente bombardeando el correo spam, piensa dos veces. Mira el remitente. Muchas webs son verdaderas obras de arte en plagio, parecen la tienda de toda la vida, y en realidad son copias hechas para que piques. Sitios verificados, son la mejor garantía de que, efectivamente, estás comprando en una web segura.

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies