De cerca...

EDU SOTO: «Cuando no estás bien, el escenario te cura»

Amalia Enríquez. 08/01/2021
Foto: Gtres

Es polifacético en grado sumo. Imita, canta, interpreta y baila con la misma solvencia. Es de los “valientes” que, cada tarde, sale al escenario para representar su vocación. Nada, ni la difícil situación por la que pasa la cultura, le ha frenado. Más bien todo lo contrario. Por eso, Edu Soto triunfa en la escena madrileña con POST!. Yo no me lo perdería.

The Luxonomist: ¿Qué te da la interpretación que no encuentras en ninguna otra actividad de la vida?
Edu Soto: La interpretación es tan libre y tan infinita… Me da lo que no me da mi vida. Ésta me da muchas cosas, pero las que me gustaría potenciar, las puedes encontrar en una interpretación.

TL: ¿Cómo se ve esa vida desde la altura de un escenario?
Edu Soto: Se vive con mucha alegría. En momentos en los que no estás bien, el escenario te cura.

TL: ¿Cuándo supiste que lo tuyo era “jugar a ser artista”?
Edu Soto: Recuerdo mi primera subida al escenario cuando estaba en 2º de BUP e hicimos Don Juan Tenorio. Hice esa obra por casualidad, por tontería. No tenía ni idea de que me gustaba esto. Cuando me subí al escenario no dije: «Quiero ser artista», pero sí dije: «¡Tienes facilidad para hacerlo!» Y ahí empezó el gusanillo.

TL: Representar un texto con matices cercanos a la autobiografía, ¿es una forma de terapia para los tiempos que vivimos?
Edu Soto: Me gusta mucho aprovechar lo que me está sucediendo y lo que estoy viviendo para dibujar mis personajes. En este caso de la historia, no sé si es terapéutico pero me gusta mucho. Incluso que la gente no sepa qué es autobiográfico y qué no. Lo que sí es cierto es que en las historias que cuento hay muchísimo de autobiográfico.

“La interpretación me da lo que no tengo en la vida”

TL: ¿Qué va a encontrar el espectador en POST!?
Edu Soto: Post! es esa terapia de grupo. Que de una vez nos riamos un poco de lo que estamos viviendo, quitarle hierro al asunto. Creo que la gente que está viniendo se ríe, se emociona… porque no es un texto vacío. Hay risa pero con mucho contenido. Inseguridades, historias de amor, la vergüenza a no querer por no parecer un blandengue, los muros que nos ponemos a la hora de decirle “te quiero” a alguien y canciones maravillosas de Raphael, Camilo Sesto, Nino Bravo, etc. Un espectáculo muy completo con risa, emoción y música en directo.

TL: Trabajar bajo la atenta mirada de un padre ¿aumenta la presión?
Edu Soto: Para nada. Mi padre es un ser tan cálido y tan bondadoso que toda su aportación siempre es para dar buen rollo, para calmar. Es maravilloso trabajar con mi padre y está hecho con toda la intención del mundo. Creo en la segunda vida que está viviendo. Él ha sido mecánico textil toda la vida y se ha subido a un escenario a sus 73 años con nota alta porque el público se ríe mucho con él. Le aplauden mucho y me hace muy feliz que un hombre jubilado pueda vivir una segunda juventud.

TL: ¿Se puede ser imparcial cuando los sentimientos entran en juego?
Edu Soto: Bueno, no sé exactamente a qué te refieres, pero vamos, que cuando los sentimientos entran en juego es muy difícil dejarlos de lado y pensar con la cabeza. Creo que además vivimos en un país en el que somos muy temperamentales y muy sentimentales y cuando sentimos, sentimos.

«Viajaría en una máquina del tiempo a todo trapo»

Foto: Alberto Frías

TL: ¿La forma más elegante de decir adiós?
Edu Soto: Yo creo que la sinceridad es la forma más elegante de comportamiento en general, así que es diciendo adiós.

TL: ¿En qué situación has dicho “chapeau”, me quito el sombrero?
ES: Retomando el tema de mi padre, en el momento en que le digo: «¿Tú te atreverías a subirte al escenario?». Su respuesta, a los 68 años, porque hace cuatro años que se lo propuse, fue: «Si no lo pruebo no sé si soy capaz de hacerlo». Y creo que a esa edad tener esa valentía es de quitarse el sombrero.

TL: ¿Qué te gusta hacer a tu manera?
ES: La música, es algo que me gusta hacer a mi manera. Hay muchas formas de interpretar la música, pero yo tengo mi ukelele en casa, mi chica es violinista, mi cuñado es pianista y estamos haciendo música a nuestra manera, sin productores musicales de por medio, sin gente que te va llevando a su camino. Me gusta sentir la libertad de coger los instrumentos y poder hacer la música que te apetece. Estamos haciendo cosas muy bonitas que espero que algún día salgan a la luz.

TL: ¿Qué es lo que mejor se te da hacer?
ES: Creo que lo que mejor hago es reunir gente. Ahora estoy haciendo una obra de teatro con mi padre, mi chica, con Alberto Castrillón el director, que es amigo; Antonio Canales, que se está convirtiendo en familia en este montaje; y el resto del elenco, que es gente con la que ya había trabajado. Se me da bien aunar a la gente y crear microfamilias. Tengo alma de grupo y me gusta mucho que el grupo sea compacto y no haya fisuras.

«Siempre viajo con un cuaderno y un boli que escriba bien»

TL: Si pudieras ser otra persona o cosa, ¿por qué /quién optarías?
ES: Cada vida es única. Si me cambiara por otra persona y dejara de vivir la vida que estoy viviendo me daría mucha pena. Me voy a quedar con el dicho: «Más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer”. Me quedo con mi vida.

TL: ¿Qué ha sido lo que realmente ha marcado tu vida?
ES: Lo que ha marcado mi vida y me ha acompañado siempre hasta ahora ha sido mi profesión. Siempre ha estado ahí, en los momentos buenos, en los malos, y me ha modificado mi manera de ser a mejor, yo creo. Bueno, ahora acabo de ser papá y tengo un niño precioso de seis meses y creo que va a acapararlo todo. Creo que esa vida va a ser mi referente a partir de ahora. Pero lo que ha marcado mi vida hasta ahora recientemente ha sido mi profesión.

TL: ¿Qué pone en tu estado de WhatsApp?
ES: Pues si no me equivoco pone: “En estado de buena esperanza”. Y no lo puse por el embarazo de mi chica, sino hace mucho tiempo, sin tener algo que ver con el mundo de tener un crío. Simplemente me parece  una bonita frase porque me gusta siempre estar con buena esperanza, siempre hay que estar bien esperanzado.

TL: ¿A quién meterías en una máquina del tiempo?
ES: Me encantaría conocer otras épocas, pero todas. Desde los años 60, los principios de siglo, todo todo, los romanos, griegos, los visigodos, me parece que la Historia es muy interesante y me encantaría meterme en una máquina del tiempo y viajar a todo trapo.

«Mi profesión ha marcado mi vida»

TL: ¿Qué locura has hecho para conocer a uno de tus iconos?
ES: Pues no he hecho ninguna, porque no tengo muchos iconos. Hombre, quizá grupos de música que me gustan, pero no he hecho ninguna locura por conocer a nadie. Por suerte, la gente a la que admiro y con la que aprendo son compañeros de profesión que me han enseñado muchísimo. Y trabajar con gente grande como Geraldine Chaplin, Concha Velasco, Rosa María Sardá… no sé, es mucha la gente que me ha marcado. Manolo Solo, Manuel Morón, Micky Esparbé, David Fernández… Andreu Buenafuente. He tenido tantos maestros y compañeros admirables que me siento muy afortunado.

TL: ¿A qué eres inmune?
ES: Intento ser inmune a la apatía. No me gusta el no tener ganas de nada. Si en algún momento me da por ahí digo: «Ponte la vacuna porque hay que hacer cosas, el tiempo pasa muy rápido y hay que aprovecharlo».

TL: ¿El insulto hace callo?
ES: Bueno, sí, puede ser. Ahora con las RRSS hay mucho atrevido… que desde la sombra se atreve a hablar de forma maleducada a los que trabajamos. Pero bueno, es mejor fijarse en las buenas palabras, aunque sean negativas. Quiero decir que hay críticas constructivas que son muy buenas, pero el insulto es mejor obviarlo.

TL: ¿Marca España es…?
ES: Los lugares los hace la gente, porque la geografía es la que es… y obviamente el clima y la geografía nos marca mucho. Pero Marca España somos cada uno de los seres que habitamos este país.

«La belleza mal entendida da mucha soberbia»

Foto: Alberto Frías

TL: ¿Qué no falta nunca en tu maleta?
ES: Una libreta y un boli cojonudo que escriba muy bien porque me encanta escribir a mano. De repente sale una canción, un poema… de repente describo una vivencia y creo que eso son cosas que cuando mi hijo tenga mi edad y le apetezca conocer más sobre su padre y lo que vivió será una información muy valiosa.

TL: ¿La suerte es más definitoria que el talento?
ES: La suerte es importante, obviamente, pero sin talento creo que puede llegar a saber mal. Cuando tienes suerte y te acompaña el talento dices: «Tengo suerte pero yo estoy aquí». La suerte sin talento puede llegar a ser agridulce.

TL: ¿A qué te suena la vida?
ES: La vida es maravillosa, hay que vivirla al 200%, pero  creo el ser humano se ha inventado una forma de vivir que muchas veces va en contra de nuestra naturaleza y en contra de vivir bien y con calidad de vida. Los terrícolas tenemos un trabajo duro en intentar lidiar con la sociedad y la propia naturaleza.

TL: ¿La belleza da poder?
ES: La belleza es bienvenida. Un paisaje bello, una situación hermosa… la belleza mal entendida yo creo que más que poder da soberbia. Las cosas hay que vivirlas con naturalidad y lo que es bello es bello y no es ni bueno ni malo, simplemente es bello.

«A veces me puede la euforia y estar demasiado activo»

TL: ¿El dolor más intenso?
ES: La pérdida de los seres queridos, he tenido que vivir alguna y es muy doloroso.

TL: ¿Ser elegante es…?
ES: El ser elegante tiene mucho que ver con el saber estar. Creo que es muy importante saber comportarse en cada una de las situaciones que la vida nos ofrece, tanto en las buenas como en las malas. El que hace eso con coherencia y con savoir faire es un ser elegante.

TL: ¿Qué te hace perder la templanza?
ES: El «todo vale», la ausencia de talento, la ausencia de verdad. Me gustan las cosas contundentes… si estamos trabajando estamos trabajando, y no me gusta el chichinabo.

TL:¿Con quién compartirías la cena de tus sueños?
ES: He tenido muchas cenas de sueño con amigos, pareja, familia… Pero siempre he pensado que me gustaría tener una cena y una noche entera con Jim Morrison. Es un cantante al que admiro y la debía liar bastante parda. Vivir una noche con este hombre, no solo por la juerga que se pegaba, sino porque en realidad era un ser muy culto, con una sensibilidad al arte y aparte de admirar su música pues creo que el tipo era muy interesante. Ultimamente las drogas le acompañaban en todo momento, yo no sé si me atrevería a tanto, pero sí a ver desde cerca su comportamiento, tendría que ser algo fuera de lo normal.

TL: ¿Esa crítica que, por ser verdad, más te ha dolido?
ES: Quizá a veces hay momentos en los encuentros con amigos en los que me cuesta parar, bajar el ritmo, escuchar, estar tranquilo. Me puede la euforia y el estar demasiado activo. También hay que disfrutar de las cosas desde el descanso y la templanza.

«Me gustan las cosas contundentes, también en el trabajo»

TL: ¿La pregunta que no te he hecho y te habría gustado?
ES: Me has hecho bastantes preguntas y creo que ha sido un cuestionario que engloba muchas cosas… la vida profesional como la sensorial o sentimental. La pregunta que faltaba precisamente era que me preguntaras qué no te había preguntado…. con lo cual demos el formulario por concluido y por completo. Muchísimas gracias. Un abrazo. Vengan a vernos al teatro porque es un lugar seguro y es un lugar donde nos permite a todos seguir soñando.

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies