La portada de Kamala Harris en Vogue desata la polémica

Anna Wintour hace frente a las críticas que acusan a Vogue de haber blanqueado la tez de Kamala Harris en el reportaje de la publicación en febrero.

Iván Perlado. 11/01/2021
(Foto: Gtres)

La próxima vicepresidenta de los Estados Unidos sigue ganando protagonismo a medida que se acerca la toma de posesión del nuevo ejecutivo liderado por Joe Biden. Su mano derecha, Kamala Harris, será la protagonista de la portada de Vogue en febrero. Algo que la publicación que dirige Anna Wintour ha confirmado a través de sus redes sociales. Como sucede con casi todo en estos tiempos, la decisión también ha suscitado cierta polémica. Si nada lo impide, Harris y Biden tomarán posesión de sus respectivos cargos el próximo 20 de enero. Un acto de toma de posesión al que no piensa acudir, cargado de motivos propios y ajenos, el presidente saliente Donald Trump.

Él y sus partidarios tienen precisamente en esta portada de Vogue un nuevo elemento para alentar conspiraciones y tratos de favor. Sin ir más lejos, Donald Trump se ha quejado durante estos últimos cuatro años de que su mujer, Melania, nunca ha protagonizado portada alguna en este tipo de publicaciones. Y no será por estilo, pose y ganas.

Las fotografías de Kamala Harris están firmadas por Tyler Mitchell

Sin embargo, la polémica sobre la portada de Kamala Harris en Vogue ha venido por las propias fotografías en sí mismas. A muchos seguidores en las redes sociales les ha llamado la atención que la vicepresidenta electa haya salido en las instantáneas con un color de piel muy distinto al que luce en la realidad. En los dos posados publicados por la revista se critica la tez casi blanquecina que luce la demócrata. Las fotografías están firmadas por Tyler Mitchell. Fue el encargado de inmortalizar a Beyoncé en el reportaje de portada de Vogue en septiembre de 2018. Vogue ha negado al New York Post que se haya aclarado la piel de Harris de forma digital después de la sesión de fotos.

Muchos han recordado que el año pasado, la propia Anna Wintour tuvo que hacer frente a acusaciones de problemas raciales en el medio que dirige. Se llegó a disculpar en una carta por lo que ella consideró como «errores» al publicar fotografías y artículos considerados insensibles a las minorías. «Vogue no ha encontrado suficientes formas de elevar o dar espacio a los editores, escritores, fotógrafos, diseñadores y otros creadores negros», llegó a asegurar la propia Wintour.

Relacionados

Últimas noticias

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies