¿Tu hija es anoréxica o podría llegar a serlo? 8 Comportamientos que te pondrán sobre aviso

La proximidad del verano y la inminente exposición de los cuerpos en bañador destapa aún más ansiedad en las niñas con algún trastorno de alimentación.

Patricia Peyró. 15/06/2021
(Foto: Pixabay)

Mes arriba, mes abajo, desde abril casi cualquier mujer se siente en la obligación de echar un vistazo a su propio cuerpo y de considerar muy seriamente el aplicarse una “operación bikini”. Es momento de dietas y de puesta a punto de unos cuerpos que no tardarán en descubrirse de ropa, a la par que de cubrirse de inseguridad. La tiranía social de la imagen hace mella muy especialmente en las niñas, las mayores vulnerables a la presión social sobre la apariencia física. La única manera de descubrir si tu hija sufre anorexia o tiene el riesgo de serlo es a través de la observación y la identificación de sus comportamientos y creencias entorno a la comida. Fíjate en ella para descubrir un trastorno de alimentación en ciernes antes de que sea demasiado tarde.

Anorexia
La operación bikini despierta el miedo al body shaming en niñas, que temen ser pasto de la burla de los demás niños sobre si están gordas (Foto: Pixabay)

El miedo al body shaming     

Si en algo son especialistas los adolescentes es en mirarse el ombligo y en estar pendientes de sí mismos y del efecto que generan en los demás. Y en esta búsqueda de aprobación social tratarán de gustar a los demás adecuándose a aquellos parámetros más aplaudidos socialmente por su grupo de iguales. Entre estos destaca la belleza y el estar delgado como objetivos fundamentales, a veces a cualquier precio.

Ser más el alto, el más guapo y el más popular es sin duda el deseo secreto de cualquier adolescente. Sin embargo, siendo la cima del éxito y del liderazgo difíciles de alcanzar, muchos niños simplemente lo que quieren es pasar desapercibidos y no ser diferentes. Quieren ser como los demás. Por ejemplo, los niños no quieren ser altos, sino que no quieren ser bajitos. En el caso de las niñas, sus preocupaciones giran entorno a no ser corpulentas. Es decir: quizá no anhelen ser modelos de talla 36, pero tampoco quieren ser gordas.

Anorexia
Los trastornos de alimentación suelen presentar mezcla de síntomas restrictivos y de atracón (Foto: Pixabay)

Por qué la anorexia y los trastornos de alimentación son tan difíciles de detectar

Dicho esto, ¿cuáles son las medidas para considerarse uno alto o delgado, bajo o gordo? La definición, lamentablemente, se encuentra en las manos de la publicidad, que dicta los cánones de lo que es y no deseable en términos de atractivo físico. La consecuencia, en todo caso, es una enorme presión sobre la imagen y el terror a padecer el conocido como body shaming, una forma de burla y tipo de acoso escolar que pone el foco en los supuestos defectos corporales que presenta una persona, sean o no reales.

Uno de los grandes temores de los padres de hoy es evitar los temidos trastornos de alimentación en sus hijos.  Las formas más peligrosas son la anorexia nerviosa y la bulimia, aunque los trastornos puros son los menos frecuentes.  Lo que más sucede es la presentación de un repertorio de conductas de alimentación disfuncionales, alternándose y combinándose comportamientos de uno y otro trastorno (restricción de alimentos, purgas, atracones o vigorexia, por ejemplo). 

Afortunadamente, ni en todos los casos los comportamientos van a ser graves ni llegarán, la mayoría de las veces, a ser diagnosticados, porque se resolverán solos.  Sin embargo, no por ello deben perder nuestra atención, por si pudieran ir a más.

Anorexia
Cuando hay un trastorno de alimentación se suelen producir falacias sobre la comida, muchas veces sacadas de internet y redes sociales y que los padres debemos identificar (Foto: Pixabay)

Cuidado con las niñas más perfeccionistas

Si tu hija está obsesionada o muestra cambios en relación con la comida, entonces debemos empezar a prestarle atención a su conducta alimentaria, como advierte la psicóloga Margarita Corominas Roso. Clínicamente hablando, no existe un perfil perfectamente definido del niño proclive a tener un trastorno de alimentación. Pero tal y como explica esta experta, sí es posible hablar de alguna predisposición de tipo biológico, de una tendencia al ánimo depresivo u obsesivo y, sobre todo, de factores de personalidad.

En este sentido, esta psicóloga señala a las niñas perfeccionistas y a las adolescentes muy autoexigentes con sus estudios como las más predispuestos a padecer algún trastorno grave de la alimentación. Es así porque «esta alta exigencia la llevan a todos los terrenos de la vida». De este modo, un entrenamiento temprano en el sacrificio por objetivos preparará a nuestra hija para llevar a cabo de forma posterior, por ejemplo, dietas estrictas o rutinas deportivas extenuantes. Todas estas variables, unidas a la baja autoestima o a la inseguridad, generan el mejor caldo de cultivo para enfermedades mentales graves como la anorexia.

Como factor de personalidad, habitualmente las niñas anoréxicas son perfeccionistas y muy estudiosas (Foto: Pixabay)

Conductas que nos podrán sobre la pista de la anorexia

Siendo cada caso único y sabiendo que los trastornos de manual son los menos frecuentes, y que abundan los casos mixtos sin llegar a una gravedad que haga temer por la vida de la niña, existen algunos signos típicos mostrados en las adolescentes con problemas psicológicos entorno a la alimentación. Estos 8 comportamientos te pondrán sobre aviso para detectar una anorexia real o potencial:

  • Manifestación de quejas sobre su cuerpo que reflejen inseguridad sobre su apariencia física y necesidad de adelgazar.
  • Vigorexia o exceso de ejercicio físico relacionado con la necesidad de quemar calorías, incluso aunque la niña esté agotada o lesionada.
  • Cuando ves que tu hija intenta comer siempre sola. O pone excusas para no comer con toda la familia, a pesar de haber preparado ella misma la comida en muchas ocasiones.
  • Aparición de creencias y falacias entorno a ciertos tipos de alimentos que dejará de comer y definirá como prohibidos. En cambio mostrará preferencias por el consumo a veces excesivo de otros productos.
Con nuestra mejor voluntad, generamos en ellos expectativas en torno a la imagen, el peso ideal o sobre lo que se puede o no se debe comer (Foto: Pixabay)

Hay que estar atento a determinadas conductas

  • Presencia de restos de envoltorios o envases de comida (por ejemplo chuches, barritas o chocolatinas) que parecen indicar que come a escondidas cosas muy poco saludables.
  • Alternancia de comer poco con la de darse atracones de grandes cantidades de comida.
  • Cuando come, “marea” la comida en el plato: cortándola o moviéndola de un sitio a otro, para aparentar que está comiendo, cuando en realidad no lo hace.
  • Va al baño inmediatamente después de comer: podría ser para realizar algún tipo de purga a través de vómitos o laxantes.

¿Cúando llevar a un niño al psicólogo? En relación a su conducta y actitud hacia la comida se deberá consultar con un especialista cuando algo le esté generando al niño malestar físico o anímico, o cuando interfiera con llevar una vida académica, familiar y social normal.

Relacionados

Últimas noticias

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies