Las “joyas de la Corona” de la Familia Real de Qatar

Qatar es, oficialmente, el país más rico del mundo. La Familia Real qatarí acaba de comprar el 8% del Deutsche Bank.

Javier Santacruz. 27/05/2014
Harrod´s
Almacenes Harrod´s, Londres

La Familia Real de Qatar es una de las protagonistas de la actualidad gracias a la compra de un 8% de Deutsche Bank mediante una ampliación de capital suscrita en su integridad por Qatar Investment Authority, el vehículo inversor de esta familia. A partir de este momento, el mayor banco de Europa pasa a formar parte de su inmenso patrimonio formado, en gran parte, por activos radicados en el mercado de bienes de lujo.

Los símbolos del patrimonio de la Familia Real qatarí son su participación en la petrolera Shell (un 3% del capital), máximo accionista individual de Barclays, un 6% de Credit Suisse, el equipo de fútbol París Saint-Germain o firmas de lujo tan reconocidas como Harrods, Tiffany & Co. (con un 11,3% del capital), Volkswagen (dueña de Porsche) o el complejo de hoteles de París Louvre.

Qatar es, oficialmente, el país más rico del mundo. Con una población de dos millones de personas, tiene el PIB per cápita más alto del mundo con un crecimiento económico de dos dígitos, concretamente el 19% anual, la mayor tasa conocida hasta la fecha. La mayor parte de la riqueza del país –con un PIB de 181.700 millones de dólares– proviene de las exportaciones de gas y petróleo, con unas reservas estimadas de 25 billones de metros cúbicos de gas y 25.000 millones de barriles de petróleo.

Deutsche Bank (Reuters)

Dejando a un lado la entrada en Deutsche Bank, el fondo qatarí ha protagonizado varias operaciones de gran trascendencia en los últimos años. Ha invertido más de 13.000 millones de libras esterlinas en Londres y sus alrededores con símbolos como Chelsea Barracks, Shard (el edificio más alto de Europa del que es propietario al 95%) o la Villa Olímpica.

Como estrategia de futuro, el fondo soberano se plantea extender la cartera con un nuevo fondo capitalizado con 12.000 millones de dólares con el que invertirá en compañías blue-chips de todo el mundo. Los objetivos son Gucci, Buccellati, Richemont, la casa matriz de Louis Vuitton y el Hotel Ritz de París, la joya del patrimonio de Mohamed Al-Fayed, el mismo que le vendió el complejo Harrods por 1.500 millones de libras esterlinas en 2010.

Relacionados

Últimas noticias

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Versión móvil