Carlos III planea construir un camping de ultralujo en Sandringham

El rey Carlos III quiere ampliar los negocios de la familia real creando un camping de ultralujo en la finca de Sandringham.

Foto: Gtres.

A pesar de estar descansado de su intervención de próstata, la mente de Carlos III no para y ya prepara su próximo proyecto. Y es que en su afán de recudir costes y que la monarquía gane dinero, el hijo de Isabel II ha decidido crear un camping de ultralujo en Sandringham. Un espacio dentro de la finca propiedad de la familia real y en la que todo el que lo desee podrá acampar con las comodidades de un rey.

Así será el camping de lujo de Sandringham

Carlos III y Camilla en Sandringham
Carlos III se encuentra en Sandringham recuperándose de su operación (Foto: Gtres)

Así lo ha dado a conocer en exclusiva el diario The Sun. Al parecer el proyecto llevaría tiempo desarrollándose, habría pasado todos los controles, y ahora tan solo se necesitaría el visto bueno de Carlos III y del consejo municipal.

De salir adelante, se construirán un total de 15 tiendas de campaña denominadas glamping. Estas se diferencian las tiendas de campaña de toda la vida porque a pesar de estar al aire libre, cuentan con todo tipo de comodidades y servicios de los mejores hoteles. Y es que el objetivo de Carlos III es que se un camping de ultralujo donde, además de alojar a clientes, también se puedan quedar miembros de la familia real.

Estos glampings contarán con terrazas privada y barbacoa y se ubicarán en una zona boscosa de los 8.000 hectáreas que posee finca, en plena naturaleza. Además, junto a ellos se habilitarán unas 28 parcelas para caravanas y 12 más para acampar al aire libre.

Sandringham es una histórica propiedad de la familia real

Palacio de Sandringham
Sandringham es propiedad de la familia real y no del Estado (Foto: Gtres)

A diferencia de otras propiedades, Sandringham es propiedad de la familia Windsor y no del Estado. La reina Victoria la compró en 1862 y desde entonces ha ido pasando de heredero en heredero. Por ello, en 1936 el rey Jorge VI, padre de Isabel II, tuvo que comprarle esta propiedad a Eduardo VIII, que abdicó en 1936.

Desde entonces Sandringham ha sido el lugar de reunión de la familia para pasar las Navidades, y es donde se encuentra ahora Carlos III recuperándose de su operación. Una propiedad histórica que ahora se abrirá al público para que todo el que lo desee pueda vivir como un rey.

Relacionados

Últimas noticias

Subir arriba
Versión Escritorio