El pelo de Máxima de Holanda, a debate en los Países Bajos

El pelo de Máxima de Holanda ha acaparado todo el protagonismo en la última visita de la monarca a Marruecos como enviada de la ONU.

Foto: Gtres.

El pelo de Máxima de Holanda se ha convertido en una cuestión de estado en los Países Bajos. En su reciente visita a Marruecos como enviada de la ONU, la monarca ha mostrado una imagen más desenfadada de la habitual. Una apuesta por la naturalidad que no ha gustado demasiado en el país, donde la han calificado de ir desaliñada y dar una mala imagen.

La imagen más natural de Máxima de Holanda con el pelo sin peinar

Máxima Holanda
Los expertos de casa real han criticado el peinado de Máxima de Holanda en su último viaje a Marruecos (Fotos: Gtres)

No es la primera vez que Máxima de Holanda decide prescindir de grandes maquillajes y peinados para sus compromisos del día a día. Todos recordamos su aterrizaje en Tanzania con gafas, el pelo recogido en una coleta y luciendo medias de compresión a modo de calcetines con mocasines. Una imagen que llamó la atención de la prensa internacional y que en su país no gustó.

En su último viaje a Marruecos esta imagen ha vuelto a repetirse, aunque todas las críticas se han centrado en su cabello. Máxima acude a sus compromisos luciendo su media melena suelta, aparentemente sin peinar, y con huecos en la raíz que muchos han interpretado como pelo sucio.

Los holandeses quieren que la reina cuide más su imagen

Máxima de Holanda Tanzania (Foto: Gtres)
Máxima de Holanda ha apostado en varias ocasiones por la naturalidad (Foto: Gtres)

Así lo ha expresado la periodista experta en casa real Josine Droogendijk, que decidió lanzar una encuesta a través de su blog para que los holandeses opinasen sobre el pelo de la reina. La sorpresa es que el 69% de las respuestas estaban a favor de que Máxima fuera siempre impecable y bien peinada, frente al 31% que prefería que apostase por la naturalidad.

Lo cierto es que la reina cada vez que acude a compromisos destaca por su aspecto impecable tanto en la ropa, como en el pelo, para el que suele utilizar postizos, ya que tiene un cabello muy fino. Sin embargo, cuando viaja como enviada de la ONU deja a un lado su imagen y se centra en las cuestiones que ha ido a tratar. Una apuesta por la naturalidad, con la que los holandeses parecen no estar del todo de acuerdo.

Subir arriba
Versión Escritorio