Martina Klein: «Los jóvenes de ahora quieren ser famosos, no profesionales»

Martina Klein se pone al frente de los fogones junto a Solán de Cabras y nos cuenta su secreto para seguir una dieta saludable.

Foto: Solán de Cabras.

Martina Klein ha presumido de figura por todas las pasarelas del mundo. La modelo fue una de las top más famosas de los 90 y aunque ahora ya no desfila, sigue teniendo un cuerpo espectacular que cuida con mucho deporte y una buena alimentación.

Y es que en su casa la dieta sana y equilibrada es un pilar fundamental, pues ella como modelo y su pareja como deportista siempre se han cuidado mucho. Así, Martina no ha tenido reparo en aceptar el reto que Solán de Cabras y BCC Culinary Club le han propuesto.

La modelo se ha puesto frente a los fogones para participar en el taller de cocina de Gastronomía Pura, un concepto que desarrolló hace un año Martín Berasategui junto a Solán de Cabras y que busca respetar al máximo la pureza de los alimentos en cocina con técnicas que permitan elevar su sabor y propiedades.

The Luxonomist ha tenido la oportunidad de hablar con ella y conocer cómo ha sido la experiencia y cuál es su secreto para lucir así de estupenda.

Martina Klein se pone frente a los fogones

Martina Klein
(Fotos: Solan de Cabras)

The Luxonomist: ¿Cómo ha sido la experiencia de ponerte entre fogones?

Martina Klein: Por suerte o por desgracia me toca ponerme frente a los fogones todo el tiempo, pero no como una actividad para aprender y divertirme. Me tomé este reto como un regalo para conocer gente nueva y perfeccionar mi estilo en la cocina. Fue una experiencia preciosa, San Sebastián es una maravilla y el centro es el lugar soñado para todas las personas que desean aprender a cocinar.

TL: ¿Te gusta cocinar o prefieres pedir a domicilio o salir fuera?

MK: Me encanta ir a sitios a comer bien. Yo disfruto cocinando, pero me gusta mucho más que me cocinen. Como Álex parece que no lo va a hacer en esta encarnación, pues me toca cocinar a mí. Pero me gusta escaparme y disfrutar de una buena comida fuera.

TL: ¿Eres de las que cuida mucho su alimentación o puede presumir de tener una genética privilegiada?

MK: Hace mucho tiempo que he incorporado nuevos hábitos en mi alimentación. No como pasta, casi no tomo pan, solo por la mañana en el desayuno, no como fritos... Son cosas que he incorporado con naturalidad desde hace muchos años y esa dieta ya es una alimentación sana. Cada día me gustan más las verduras, voy descubriendo más el placer de la comida sin carne. Creo que con la edad se me está abriendo el paladar y estoy incorporando alimentos que cuando era joven no me gustaban. Cuando veo que a mis hijos algo no les gusta pienso: ‘No pasa nada, el paladar es algo que se educa y se va abriendo poco a poco’. No me preocupa.

Su hijo Pablo acaba de cumplir 18 años

TL: ¿Cuál es tu plato favorito?

MK: Hay un plato que me chifla, el pad thai. El otro día fui a comer con mi hijo a un sitio de comida asiática y tengo que probar a hacerlo un día en casa. También son muy fan del tatar de salmón o atún, con mango o aguacate. Los platos fresquitos me encantan.

TL: Supongo que en casa al ser tu modelo y tu marido deportista la alimentación siempre es algo que habéis cuidado. ¿Cómo se lo habéis transmitido a tus hijos?

MK: Intentando predicar con el ejemplo incorporando todos los alimentos a nuestra dieta diaria. A veces nos desesperamos pensado que lo hemos hecho mal y que los niños están muy limitados de sabores, pero recuerdo que cuando yo era pequeña también tenía una dieta limitada por diferentes motivos. Forma parte de la aventura de crecer que el paladar vaya creciendo también, conociendo gente nueva o lugares nuevos el paladar empieza a amar otros alimentos. Es verdad que los niños salimos mal educados de casa, pero al final terminamos conociendo esa explosión de sabores.

TL: Tu hijo mayor, Pablo, ha cumplido este año los 18. ¿Cómo ha llevado la llegada de su mayoría de edad?

MK: Por suerte estoy muy cerca de él y me apasiono mucho por las cosas que está descubriendo. Estoy fascinada con el hombre en el que se ha convertido y entusiasmada con la aventura que va a empezar ahora al estudiar una carrera. Estoy muy orgullosa y emocionada porque se ha hecho mayor y el pescado ya está vendido.

TL: ¿Te asusta cómo pueda llevar la fama de sus padres?

MK: Eso me asustaba más cuando eran más pequeños. La fama ellos se la han encontrado. Para ellos lo natural es que sus papás sean quienes son. Lo más difícil es la reacción de los demás, no tanto que mi trabajo sea salir en la tele, o que su papá fuera conocido hace muchos años como músico, o que su padrastro salga en la tele retransmitiendo tenis. Lo más difícil es asumir la reacción de la gente y colocarse en un sitio sano. La gente muchas veces es educada, pero otras no, y a veces malentiende la fama. Los jóvenes quieren ser famosos, no profesionales y que eso les lleve a la fama. No la comprenden bien y nuestros hijos han tenido que lidiar con ello.

Martina Klein vive feliz con sus hijos y su pareja Álex Corretja

Martina Klein y Álex Corretja
(Foto: Gtres)

TL: Tu hija pequeña, Érika, ha cumplido 6 añitos. ¿Cómo hacéis en casa para conciliar su educación con vuestros trabajos que os llevan a estar de un lado para el otro?

MK: Somos un equipo nos organizamos muy bien. Las épocas de viajar mucho ya han terminado, ahora cuando toca irse de casa son viajes cortos y podemos cubrirnos el uno al otro. Vamos haciendo malabarismos pero salimos adelante.

TL: Además, acabas de estar en Barcelona donde han reconocido a Álex Corretja por su carrera en el tenis. ¿Cómo viviste ese momento?

MK: Está teniendo muchos reconocimientos y estoy muy orgullosa. Lo chulo es que le están reconociendo por su carrera de tenista, pero también por lo bien que está desarrollando su etapa actual, por retransmitir el tenis como lo hace, por sus charlas motivacionales a grupos sobre cómo atajar situaciones de estrés. Está viviendo un momento muy dulce de reconocimiento de su carrera como deportista, pero también por su nueva etapa.

Subir arriba
Versión Escritorio