Cómo hacer que los niños no usen el móvil a la hora de cenar

Los móviles se han convertido en los invitados más incómodos y menos deseados en las mesas de casi todas las familias.

Patricia Peyró. 13/09/2022
Foto Unsplash @lzzbest

En contra de la idílica imagen de todos en la mesa cenando en familia y contándonos cómo ha ido el día, la realidad de casi todos los hogares es otra. Padres e hijos se sientan a la mesa todos juntos, pero no lo hacen solos. Junto a ellos, y a modo de apéndice, estará típicamente un móvil, que a veces podrá también ser una tablet en el caso de los niños. En esta coyuntura, la comida y la compañía se convierten en lo de menos. ¿Quién necesita hablar pudiendo estar viendo Tik Tok en la mesa?  Si como progenitor te enfrentas a este mismo problema casi todos los días, toma nota de lo que puedes hacer para quitarle el móvil a tu hijo a la hora de cenar y destinar este espacio para lo que de verdad importa: pasar un buen rato en familia, hablando y compartiendo cosas.

menores moviles
Los niños han adquirido la mala costumbre de mirar el móvil a todas horas y les cuesta mucho trabajo renunciar a él en momentos de relax como son las comidas. Foto Unsplash @mckaelataylor

Cuando el móvil es uno más a la hora de cenar

Lo peor es que la escena está adquiriendo un carácter casi universal y está muy alejada de esa arquetípica imagen de la reunión familiar alrededor de una comida hogareña y nutritiva.  La realidad es otra: mientras mamá termina de traer la comida o papá va sirviendo el agua y pidiendo a los niños un poco de colaboración, los niños no oyen nada. Ni oyen ni ven. Lo que pasa a su alrededor directamente no existe porque tienen toda su atención centrada en el móvil.

Ante esta situación no es difícil enfadarse.  ¿A qué madre (o padre) no le molesta repetir algo veinte veces? Es más: a la cuarta vez que uno le pide a su hijo que acerque el plato hondo ya puede suceder cualquier cosa, e incluso la cena se puede convertir en un drama. Antes de que esto suceda, lo mejor es poner normas de conducta a la hora de las comidas, estableciendo lo que está y no está permitido hacer.  Además, habrá que explicar bien los porqués, ya que los niños no lo van a aceptar tan fácilmente.

movil
Silencia el móvil para que el sonido de las notificaciones, llamadas o mensajes entrantes no moleste durante la hora de cenar en familia

Por qué el móvil estorba tanto a la hora de cenar

Lamentablemente, el sueño de casi todos los niños es ese:  comer o cenar solos mirando el móvil y sin que nadie les hable ni moleste. Para ellos es el summum del relax y del placer. Sin embargo, casi todos los padres estaremos de acuerdo en que esto no puede ser.  El vicio del móvil tiene que parar en algún momento, y ese debe ser, como mínimo, a la hora de la cena.  Y decimos cena porque los niños habitualmente suelen comer en el colegio, convirtiéndose, pues, la cena, en el único momento de la jornada  en el que podemos estar todos juntos y ponernos al día.  Pero quien dice cena, dice comida durante los fines de semana.

Aunque la influencia de este dispositivo pudiera parecer inocua en el momento en que se deja de usar, no sucede así.  Lejos de eso, su mera presencia se hace casi omnipotente en toda la sala, especialmente si el móvil no está silenciado, robando toda la atención, interrumpiendo y adquiriendo un protagonismo innecesario.

 

Lo peor es que los padres también lo hacen

movil padres niños
Es importante predicar con el ejemplo: los padres no debemos llevar el móvil a la mesa. Foto Unsplash @little_klein

No sucede en todas las casas, pero sí en bastantes: los padres son muchas veces los primeros en mantener el móvil al alcance de la mano.  Están, además, dispuestos a echarlo un vistazo a la primera de cambio, cuando no a contestar llamadas o mensajes entrantes, con independencia de no haber pasado todavía del segundo plato.

Dando este ejemplo, ¿qué esperamos que hagan los niños?  Como progenitores debemos ser los primeros en abandonar el móvil a la hora de cenar. Sólo a través del ejemplo podremos exigir lo mismo en nuestros hijos.

Establece normas de conducta en la mesa sobre los dispositivos

  • El asunto no debe ser negociable:  El móvil o la tablet no se pueden llevar a la mesa y, por tanto, a la hora de comer en familia es importante silenciar los dispositivos para que no molesten ni reclamen nuestra atención.
  • Idealmente, habrá que dejarlos en otro sitio, a ser posible fuera de nuestro campo visual.  De este modo no estaremos obsesionados con él, ni pendientes de cualquier signo de notificaciones que puedan presentar en forma de luz o vibración.
  • Una buena idea puede ser hacer una recogida previa de todos los móviles y guardarlos, silenciados, en una caja o bandeja que se dejará en otra habitación hasta después de cenar.
  • Como es lógico, los temas de conversación no deben versar sobre imágenes o fotos del móvil que precisen su revisión.
  • Tampoco será buen momento para planificar una agenda de actividades si esto exige mirar el calendario o consultar información disponible en el propio dispositivo.
niños movil
La presencia de los dispositivos es intrusiva y puede interrumpir una velada que sirve para ponerse al día entre los miembros de la familia. Foto Unsplash @zhenhappy

Cómo luchar contra el atractivo del móvil

Ciertamente, sólo con nuestra labia parental es difícil competir contra el gran atractivo que suponen el móvil o las pantallas para los niños.  Sin embargo, merece la pena intentarlo para disfrutar de los beneficios que tiene la comunicación fluida y el compartir tiempo de calidad entre padres e hijos, para que los niños no sean víctimas de esa soledad acompañada tan habitual en nuestros días.

Ya que se les va a quitar el móvil y a “forzar” una situación no deseada, hay que pensar en cenas y comidas como en una oportunidad para juntarse y compartir con los hijos, y no sólo en términos de nutrición.  Por ello, olvídate de las verduras por un momento y piensa en introducir algunos rituales familiares que conviertan el momento de la cena en más atractiva.  Por ejemplo:

cena en familia
Sé flexible y renuncia de vez en cuando a protocolos estrictos a favor de un poco de diversión en familia. Foto Unsplash @pablomerchanm
  • Invitar a un amiguito a cenar alguna vez.
  • Tener los viernes de pizza o de hamburguesa.
  • El día que haga bueno, comer en el jardín o ir a por un helado.
  • Salir de vez en cuando a comer fuera.

Las posibilidades son múltiples, y siempre se puede hacer que los niños participen en la elaboración de ciertas comidas, programando, por ejemplo, cenas temáticas elaboradas por algún miembro de la familia con la ayuda de los niños.  Esto dará la oportunidad de comentar tanto el proceso como los resultados. ¡Cualquier cosa para crear hábitos sanos en términos de comunicación, relación y vínculo con nuestros hijos!

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Versión Escritorio DONOTCACHEPAGE