De policías, muertes y altruismo social

Las últimas noticias del año 2014 y las primeras del 2015 sonaron a muerte y a película de ficción.

Patricia Peyró. 16/01/2015
Policías. Foto: Vozpopuli

El pasado 11 de enero se celebraba en París una manifestación masiva y de alcance internacional para protestar por la ola de atentados iniciada en la redacción del periódico francés Charlie Hebdo, a la vez que se oficiaba en Madrid un funeral en el Cerro de los Ángeles, en el que se rendía homenaje a los miembros de Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado caídos en acto de servicio.

Las últimas noticias del año 2014 y las primeras del 2015 sonaron a muerte y a película de ficción: policías que se convertían en mártires improvisados dentro de una rutina, transformándose en héroes simplemente por hacer su trabajo.

Los policías muertos en acto de servicio nos hacen plantear la cuestión de las profesiones de riesgo y de las características inherentes a las personas como ellos, que se deciden por actividades con las que comprometen su propia vida para ayudar a los demás, y con las que se arriesgan para garantizar la tranquilidad del resto de los ciudadanos.

Las muertes, en cifras

Los números del reporte anual de la National Law Enforcement Officers Memorial Fund NLEOMF del año 2014 invierten la tendencia a la baja observada en el año 2013 y que suponía un 8% menos de muertes policiales en acto de servicio respecto al año anterior, además de un mínimo histórico, con un total de 126 agentes muertos, de los cuales 33 lo fueron por armas de fuego, constituyendo esta causa la segunda, después de los accidentes de tráfico.

En 2014 murieron 50 personas por disparo
En 2014 murieron 50 personas por disparo

 

En 2014 fueron 50 los fallecidos por disparo, convirtiéndose en la primera causa de muerte. Se retoma, así, una tendencia alcista, con riesgo de acercarse a las 156 muertes contabilizadas en el año 1973, en un máximo histórico registrado. Centrándonos ya en España, también aquí hacemos eco de la tendencia macabra de la muerte policial en estado de servicio, cerrando así el año con la caída de un agente a finales de noviembre, tiroteada en un atraco, y abriendo el 2015 con la muerte de otro policía en las vías del metro de Madrid.

Altruismo y profesiones

Desde la Psicología Social se entiende el altruismo como una motivación que impulsa a las personas a comportarse de forma beneficiosa hacia otros, con el fin de reducir el malestar de esos otros o el problema que tienen, y sin tener en cuenta las propias necesidades o buscar el propio beneficio. La Doctora Gaviria Stewart, profesora titular de Psicología Social de la UNED explica que “se trata de un comportamiento realizado voluntariamente y tomando en consideración únicamente la necesidad del otro, y no las posibles recompensas por llevarlo a cabo o los posibles perjuicios por no hacerlo”.

Sin embargo, dentro de la propia psicología, algunas teorías sostienen que el altruismo en realidad no existe, sino que la gente ayuda a los demás para obtener alguna recompensa, como el reconocimiento social, la satisfacción por haber obrado bien y no sentirse culpable, o bien por producirse una activación empática que se pone en marcha al percibir el sufrimiento del otro.

 

Helicóptero de rescate. Foto: www.ejercitodelaire.mde.es
Helicóptero de rescate. Foto: www.ejercitodelaire.mde.es

Las teorías que rechazan el altruismo sostienen una visión egoísta como explicación de la conducta de ayuda, en la medida en que los individuos están motivados a “disminuir su estado de malestar”, explica la doctora sobre los postulados del “Modelo del alivio del estado negativo” formulado por Robert Cialdini , y el de “Activación y coste-recompensa”, de Jane Piliavin.

El “Modelo de mpatía-altruismo” de Batson, propuesto con posterioridad, sí que da cabida a una conducta humana verdaderamente altruista, al defender el hecho que, además de reducir el malestar, el ver a una persona sufrir motiva una respuesta emocional a la acción, con la que se pretende aliviar la necesidad del otro, y no sólo la propia.

Atendiendo a las teorías del altruismo, y si lo definimos como una motivación, ‘técnicamente’ no cabría hablar de profesiones altruistas, especialmente porque reciben una remuneración a cambio de su trabajo. Más bien habría que hablar “de personas cuya motivación altruista es especialmente fuerte, lo cual les lleva a buscar profesiones que les permitan desarrollar esa motivación, con comportamientos que excedan a su propia responsabilidad, y en beneficio de los demás”.

Con altruismo o sin él y con motivaciones intrínsecas o reactivas, vivimos momentos en que casi todos preferimos dejar a un lado los axiomas a cambio de reconocer el valor de estas personas valientes y fallecidas ayudando a los demás, mostrando apoyando a sus familias desde nuestra compasión y empatía.

Relacionados

Últimas noticias

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Versión Escritorio DONOTCACHEPAGE