¿Por qué elegimos parejas parecidas a nuestros padres?

Hoy analizamos el grado en el que nuestros padres condicionan la elección de nuestras parejas.

Patricia Peyró. 25/09/2015

Durante nuestra infancia pensamos que  la única forma de vivir una relación de pareja es la que  observamos en  nuestros  padres. Con el tiempo, y al convertirnos en adultos, vamos  comprendiendo las  cosas buenas y las malas de su matrimonio. ¿Condicionan nuestros padres la elección de nuestra pareja?

pies
Contar con la valoración y el afecto de nuestro padre nos ahorrará un montón de traumas en la vida

Ante la pregunta de si vivimos nuestro matrimonio tal y como hemos visto a nuestros padres, la respuesta es que sí puede haber un intento o una búsqueda, consciente o no, de encontrar a una persona con la que poder entablar un matrimonio similar al que vimos en nuestros  padres.

Desgraciadamente, esta  búsqueda se puede dar  tanto cuando los “papás” han sido buenos, como cuando han sido malos. Por ejemplo, la  hija de  un alcohólico puede tender a vincular con un alcohólico para de esta manera “sanar” sus heridas haciendo de enfermera y saldar una cuenta pendiente de la infancia.

familiaok
Lo que observamos en casa desde pequeños nos va dejando huella para el futuro

Aunque  condicionamiento  de lo que hemos observado en la infancia siempre existe,  su forma  de manifestación puede variar.  Los psicólogos opinan que ante los casos extremos (por ejemplo, un padre muy permisivo o, por el contrario, un padre muy celoso), podemos tratar de encontrar una pareja que compense o equilibre las carencias o vivencias excesivas sentidas con las figuras paterna o materna.

Libro de Erich Fromm. Haz clic para comprarlo
Libro de Erich Fromm. Haz clic para comprarlo

A la hora de buscar pareja, pues, se puede decir que partimos de un modelo, al menos a grandes rasgos, y por  lo  general  puede  haber  una  tendencia  a  imitar  estos  patrones observados.  También influye mucho si lo observado es sano y positivo, o si es destructivo:  A veces, un modelo matrimonial patológico puede llevar a buscar precisamente lo contrario.  También sucede así en las personas que han vivido un divorcio, que viven temerosas de repetir la historia,  o  incluso  pueden  intentar  arreglar  el  problema  o  fracaso de sus padres a través de su propia pareja.

abrazo
El cariño percibido en la infancia nos dará seguridad, confianza y aumentará la autoestima en la edad adulta

El grado de cariño recibido por parte de nuestros progenitores, tal y como teorizó Erich Fromm en su momento, será fundamental:  mientras que el amor de la madre establece la seguridad y se adquiere de forma incondicional, el del padre “se tiene que ganar” y no es algo que venga de forma  intrínseca a la relación. Esta motivación de «ganarnos” al padre nos persigue durante toda la vida. La obtención o no de su  cariño a efectos emocionales, lleva implícito el concepto de  merecimiento y  de sensación de victoria o de derrota personal, tan relacionados con la autoestima.

Relacionados

Últimas noticias

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Versión Escritorio DONOTCACHEPAGE