Bebidas

Las celebrities quieren su propio vino

En Estados Unidos, muchos famosos han optado por adquirir bodegas y viñedos para la producción de caldos con su nombre como marca.

Dori Toribio. 01/02/2016

El vino está de moda en Estados Unidos. Y nadie quiere dejar pasar la oportunidad. Florecen sin freno enotecas, bodegas y rutas del vino que no quieren perder su atractivo en invierno. Nos recuerdan estos días que San Valentín es la excusa perfecta para un recorrido vinícola bajo el eterno sol de la Costa Oeste o la romántica nieve de la Costa Este. Hay para todos los gustos y el mercado está en expansión. Los estadounidenses cada vez compran más vino y cada vez pagan más por él. Y no se olvidan de los vinos de casa.

Antonio Banderas no triunfó con sus vinos
Antonio Banderas no triunfó con sus vinos

El mercado del sector vitivinícola estadounidense crece sin pausa desde hace dos décadas. Las ventas en 2014 ascendieron a 37.600 millones de dólares, más del doble respecto a 1999. Los consolidados vinos de California continúan dominando el mercado estadounidense y representan más del 60% de las ventas, pero las bodegas de la Costa Este están ganando terreno. Frente al eterno glamour de Napa y Sonoma, en los últimos años, están despertando en Virginia y Maryland las rutas del vino con componente histórico. Desde el viñedo de Bull Run, junto al campo de batalla de Manassas donde se libró la primera gran batalla de la Guerra de la Secesión, al de Thomas Jefferson, que cumple dos siglos después el gran sueño vinícola del tercer Presidente de la historia EEUU.

Angelina y Brad cuentan con viñedos en Francia. Aquí puedes comprar su vino
Angelina y Brad cuentan con viñedos en Francia. Aquí puedes comprar su vino

Muchos famosos no quieren dejar pasar el rentable vendaval vinícola del país. La meca del cine de Hollywood y la de la política en Washington también se han rendido a los encantos de la expansión del mercado del vino estadounidense. Algunos compran viñedos, otros ponen cara a un producto y otros crean sus propios vinos. Continúan haciéndolo, pese a que los riesgos son muchos. Hay numerosos precedentes internacionales que apuntan a que la alianza entre vino y famosos no es siempre buen negocio.

Compra aquí los vinos de Coppola. Vinos de cine
Compra aquí los vinos de Coppola. Vinos de cine

La fiebre del vino que disfrutan actores, futbolistas y cantantes, termina en algunos sonados casos en problemas, tribunales y concurso de acreedores, como las aventuras de Leo Messi, Joan Manuel Serrat o Antonio Banderas. Pese a ello, en Estados Unidos han decidido aprovechar el escenario de creciente bonanza económica tras la gran crisis para seguir el modelo de negocio de aquellos famosos que sí recogen desde hace años las mieles del éxito vinícola, como Brad Pitt y Angelina Jolie, dueños de la bodega de Chateau Miraval en Francia valorada en 60 millones de dólares y cuyos vinos llevan años agotándose en cuestión de horas.

El director de cine tiene una bodega en California y lleva años produciendo vinos
El director de cine tiene una bodega en California y lleva años produciendo vinos

Tampoco le fue nada mal al director de cine y reciente premio Princesa de Asturias de las Artes, Francis Ford Coppola, uno de los primeros en invertir en casa hace décadas. Hoy es el dueño de una bodega con su nombre en el Valle de Napa, California, que produce más de cuarenta tipos de vino, incluido el preciado rosé Sofía, en honor a la hija del director de ‘El Padrino’. Vinos correctos, a buen precio y regalo perfecto para cinéfilos. El sueño de Coppola, apasionado del vino por tradición familiar, es consolidar su marca entre los expertos internacionales y continuar expandiendo el negocio.

Drew Barrymore cuenta con toda una selección de vinos con su nombre
Drew Barrymore cuenta con toda una selección de vinos con su nombre

En el mismo cotizado valle de Napa desembarcaron años después los Beckham. Cuando dejaron España, donde se aficionaron al vino, para trasladarse a Los Ángeles, David sorprendió a Victoria con su propia bodega como regalo de cumpleaños. Aunque su plan es más discreto. Disfrutan del vino en privado y no tienen intención, de momento, de venderlo comercialmente. También en California, la actriz Drew Barrymore decidió asociarse con la bodega Monterey para crear un afrutado vino blanco inspirado en su familia, Barrymore 2011 Pinot Grigio. Y desde entonces continúa funcionando.

Trump también se ha apuntado a la moda vitícola con sus propios caldos
Trump también se ha apuntado a la moda vitícola con sus propios caldos

Al otro lado del país, el músico Dave Matthews lanzó recientemente una apuesta más innovadora por el vino. Fundó Blenheim Vineyards a las afueras de Charlottesville, Virginia, donde produce Viognier, Chardonnay, Cabernet Franc, Cabernet Sauvignon y Petit Verdot, bajo estrictos reguladores orgánicos y sostenibles. Un absoluto éxito en una región vinícola que se encuentra en expansión y cuya potencialidad es infinita.

Esto lo sabe bien el multimillonario Donald Trump, quien presume de ojo infalible para los negocios. Entre el centenar de viñedos que asoman en la región, está la recientemente adquirida por el polémico aspirante presidencial republicano. Por supuesto, su bodega se llama Trump Winery, está regentada por su hijo y es la más grande del estado de Virginia. No es el único nombre de la arena política que está embarcado en el negocio del vino. La poderosa líder de la minoría demócrata del Congreso, Nancy Pelosi, también tiene un hueco consolidado en la industria del vino. Su familia posee dos viñedos en California, Skellenger Lane Vineyard y Zinfandel Lane Vineyard, aunque los dedica fundamentalmente a vender las uvas a otros productores de la región y celebrar eventos políticos y electorales en un entorno idílico.

Diane Keaton presentó su vino helado en el programa de Ellen Degeneres
Diane Keaton presentó su vino helado en el programa de Ellen Degeneres

Con un modelo más independiente, la actriz Diane Keaton acaba de presentar su propio vino, The Keaton. Aunque puede atentar contra las papilas gustativas más tradicionales, porque se sirve con hielo. “Está aquí. No os olvidéis del hielo. Salud”, anunciaba Keaton en Twitter. Cuenta la actriz que en aquellos años en los que aún se estaba abriendo camino en el mundo del cine, antes de la era Woody Allen, vivía en un pequeño apartamento sin aire acondicionado en Nueva York. Para luchar contra los terroríficos calores estivales de la Gran Manzana, optó un día por servirse el vino tinto con hielo.

Y así siguió haciéndolo desde entonces. Hoy se ha convertido en una innegable oportunidad de negocio. Ella insiste en que no es una experta ni sus vinos son sofisticados, sino muy asequibles y para todos los días. “Coge un vaso bajo, llénalo de hielo, sirve el vino hasta que lo cubra y disfruta”.


Relacionados

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies