Gastro

Las claves de fumar con elegancia

Fumar elegantemente es disfrutar de nuestro cigarro sin que lo parezca demasiado.

Bernardo&Peyró. 14/07/2016

Fumar elegantemente es una condición del fumar. Cuando –y esto quizá sea una generalización excesiva– un ‘hiphopero existencialista’, un ‘bachatero’ de éxito pide un ‘champancito’ Cristal sabemos que lo tomará con la ligereza con la que se encargan los cubatas en una despedida de soltero.

Cigar 1
Se debe escoger muy bien el ambiente para fumar con elegancia

El zar Alejandro II se hacía llevar botellas de Reims a San Petersburgo: era aquel un esfuerzo compensado por la excelencia. Enfrente observamos el gesto frívolo de quienes lo beben caliente entre andanadas de ‘ketchup’ y hamburguesas. El contraste nos muestra, de alguna forma, lo que separa la civilización de la barbarie.

Cigar 2
Zino Davidoff dejó escrito que los cigarros nunca deben cogerse con dos dedos

En este contexto Zino Davidoff dejó escrito que los cigarros nunca deben cogerse entre dos dedos –al modo de los cigarrillos– sino que debían sostenerse con tres –el gordo, el índice y el corazón– y desde esa ‘posición-base’, fumar. Y dejó escrito también que los cigarros no se muerden y que debía evitarse chuparlos en exceso. Quizá las precisiones de Davidoff hoy nos resulten excesivas, pero no lo es el hecho de que fumar es fumar elegantemente.

Cigar 5
El zar Alejandro II se hacía llevar botellas de Reims a San Petersburgo

Las revistas de verano nos ofrecerán imágenes de fiestas donde al final de la batalla alguno aparecerá fumando, metido en una piscina y con una guirnalda de flores. Si nuestras fotos con cigarros se parecen más a esas bacanales que pintó Rubens, podemos estar seguros de que fumar no es para nosotros más que un complemento. Por el contrario, un gentleman, una dama elegante, fuma para celebrar que está en la mejor compañía, que el mar sigue hablándonos como los dioses antiguos.

Cigar 6
Un gentleman fuma para celebrar que está en la mejor compañía

Entonces no morderá el cigarro como si fuera una presa, ni lo apretará ni tratará de sostenerlo en el equilibrio inestable de dos dedos. Cuando se fuma no se habla de tabaco más que lo necesario. Huiremos de los mecheros de gasolina y a ser posible, de los mecheros en general. El puro se corta con cortador y la ceniza no se echa, se cae.

Cigar 4
El puro se corta con cortador y la ceniza no se echa, se cae.

Fumar elegantemente es tomarnos en serio, es no tener prisa. El tabaco es la música de un encuentro, el clima de nuestra verdadera humanidad. Lo más chic es fumar despacio, es disfrutarlo sin que lo parezca demasiado.

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies