Frívola y enjoyada. Melania Trump en Vanity Fair

En medio de una complicada coyuntura política y económica entre Estados Unidos y México, la primera dama Melania Trump es la portada de la edición mexicana de la reputada revista.

27 Ene 2017 Natalia López Cebrián

Parece que a la nueva primera dama americana, el conflicto entre su marido y México no le tiene muy preocupada. Acaba de publicarse la edición mexicana de la revista Vanity Fair con Melania Trump en la portada.

melania trump
Melania viste de blanco, un color que parece ser su favorito a la hora de decantarse por un look

Como en ocasiones anteriores, Melania viste de blanco, un color que parece ser su favorito a la hora de decantarse por un look y que complementa con impresionantes joyas. En la sesión de fotos, realizada por Douglas Friedman, la esposa de Donald Trump refleja el lujo que la rodea. Un estatus con el que ella se siente cómoda y feliz sin importarle las críticas que pueda recibir por su imagen de mujer frívola. Como si de un plato de espaguetis se tratara, Melania enrosca con tenedor y cuchara pulseras de diamantes mientras posa sonriente. Algo que deja claro la diferencia de estilos entre ella y su predecesora, Michelle Obama, quien siempre ha mantenido un estilo cercano, alejado de las ostentaciones y del lujo.

melania trump y donald
Sin duda, la relación con su marido atrae la atención del público.

Pero más allá de la sesión fotográfica, si algo llama la atención es el titular con el que empieza la entrevista:Si sufriera un terrible accidente de coche, su marido no la abandonaría, claro, siempre y cuando sus pechos resultaran intactos“. Palabras del presidente de los Estados Unidos a las que se añaden:  “Para el magnate, divorciado dos veces, Melania es espléndida. Nunca le ha oído “echarse un pedo ni hacer caca”, según le contó una vez al showman Howard Stern. (Melania asegura que la clave es tener baños separados)“,  cuenta el reportaje. Por si fuera poco, afirma que nadie la controla, que viaja con Trump cuando puede y que su esposo le “apoya mucho“. “Si le digo ‘me voy a dar un baño o me van a dar un masaje’, él no se opone“.

melania trump
Melania junto a un joven Donald Trump al inicio de su matrimonio.

Sin duda, la relación con su marido atrae la atención del público y Melania no duda en narrar cómo lo conoció durante la Fashion Week de Nueva York. Dice que no le quiso dar su número de teléfono y lo que hizo fue pedírselo a él, porque “quería ver cuáles eran sus intenciones”. “Hubo mucha química entre nosotros, pero su fama no me impresionó. Es posible que él lo notara“, relata Melania.

melania trump botox
Aunque ella lo niega muchos afirman que es una adicta a las operaciones estéticas.

Mucho se ha hablado de su cambio de imagen y su apariencia “poco natural”, sin embargo, Melania se muestra en contra de las operaciones estéticas, del “bótox y las inyecciones, porque las considera perjudiciales “para la cara y para los nervios“, y dice que nunca ha empleado estos métodos: “Todo es mío. Envejeceré con dignidad, como le pasa a mi madre“, afirma. Dice que tiene “la piel gruesa” y sigue las noticias “de la A a la Z”. Si es así, mejor que se mantenga alejada de los medios de comunicación porque esta entrevista ya ha provocado la indignación en las redes.

Blanca Padilla, la nueva musa de París
Amazon Wants to Control Your Home and Your Life