Entrevistas

De Guardia Civil a sex-symbol en unas horas

Jorge Pérez Díez, el Guardia Civil más famoso del momento, nos cuenta la historia de su famosa foto y confiesa sentirse halagado.

Patricia Peyró. 24/04/2018

El community manager de la Benemérita lo ha vuelto a hacer: su publicación con un atractivo agente de la Guardia Civil ha dado la vuelta al mundo generando todo tipo de comentarios, algunos de dos rombos. La historia de Jorge Pérez Díez (así es como se llama) es un ejemplo más del efecto que, de un día para otro, pueden llegar a tener las redes sociales en la vida de una persona. Al más puro estilo “héroe por sorpresa”, este joven de 35 años se ha convertido en una de las figuras más enigmáticas y buscadas del momento. Pero, ¿quién es este chico y por qué ha despertado tanta expectación?

Hace tiempo que los Cuerpos de Seguridad del Estado caen cada vez mejor gracias a su trabajo en las redes sociales. En el caso de la Benemérita, de sus seguidores puede decirse precisamente que son legión en sus perfiles tanto de Twitter (@guardiacivil) como de Instagram (@guardiacivil062). Ambas cuentas suman más del millón de seguidores gracias a combinar la información de interés sobre la seguridad ciudadana con un sentido del humor simpático y de buen gusto. Dentro de este último tipo podría caracterizarse la imagen que ha hecho a Jorge “famoso” de un día para otro, viralizando a las pocas horas pero manteniendo vivo el interés durante lo que ha sido ya más de una semana larga.

Famosos por sorpresa: ¿Cómo encajar un súbita popularidad?
“En la sociedad del todo está conectado, difundir instantáneamente cualquier tipo de información y que esta sea notoria es cuestión del número de likes que se acumulen y cuántas veces se comparta esa información”,  explica la socióloga Eva Robledo“Lo positivo de todo esto es que la información se difunde instantáneamente, ya que uno tiene acceso a ella a golpe de tecla en el Smartphone”, añade. Sin embargo, “lo malo de lo bueno es que a veces uno se convierte en un protagonista virtual inesperado generando conversaciones y acumulando comentarios y likes en redes sin haber pretendido esa fama”, advierte la experta.

“Por poner una cifra, pasamos de tener un círculo de 100 personas a las que ponemos cara y conocemos, a tener 100 mil a las que no conocemos. Total, que para ser conocido sin pretenderlo, a veces sólo hacen falta unas cuantas horas”, ejemplifica Robledo, especializada en análisis sociológico de datos. Sin embargo, para encajar este hecho en la vida real pueden hacer falta algo más que unas horas, “ya que la pérdida de la privacidad y del anonimato de la persona real (no virtual) puede tener consecuencias positivas o negativas tanto para sí mismo como para su entorno, y verse sometido a una presión que ayer no existía y con la que ahora habrá que convivir”, previene Robledo.

La buena noticia es que las redes sociales viven en el presente y en la novedad. Por tanto, “dentro de algunas horas habrá otra conversación diferente en la que ya no estemos y que  acapare toda la atención. La pregunta entonces es ¿sabremos encajarlo de nuevo?”

¿Modelo o Guardia Civil?
Mucho se ha especulado sobre la identidad de Jorge: desde que en realidad no es Guardia Civil sino modelo, hasta que “es bajito”. Las imágenes virales combinadas con la imaginación, dan verdadero juego, pero lo cierto es que tenemos ante nosotros a un verdadero Guardia Civil perteneciente a la Escala de Cabos y Guardias. Y de bajito, nada:  Su imponente físico y altura de 1,90m son los responsables de que en más de una ocasión haya pasado por modelo. Nos lo cuenta en esta entrevista en la que seduce por su simpatía y cordialidad. Respecto a su físico, hay que decir que no decepciona, tal y como se puede ver en Instagram.

The Luxonomist: Esa foto, ¿quién la hizo y dónde? ¿Dónde estabas y por qué te la hicieron?
Jorge Pérez Díez: La foto fue realizada por el O.R.I.S (Oficina de Relaciones Informativas y Sociales) de la Guardia Civil. Querían hacer un reportaje del G.A.R. (Grupo de Acción Rápida) trabajando en San Sebastián, con intención de publicitarlo luego en la revista propia del Cuerpo. Esta Unidad a la que pertenecía (decir que esa foto debe tener unos tres años, que son los que hace que me marché de allí) ha despertado mucho interés siempre dentro de la Guardia Civil, ya que está considerada una Unidad de Élite que tiene como misión específica la lucha contra elementos terroristas y la ejecución de operaciones que entrañen gran riesgo, a la que tuve el orgullo de pertenecer. Sabía de la existencia de la fotografía, ya que el propio fotógrafo que la realizó me la enseñó. De hecho le pedí que me la pasase, diciéndome que enviarían todas al departamento de comunicación e imagen del G.A.R. y allí podría hacerme con ella; así lo hice, y mi sorpresa fue que estaban todas las fotos que hicieron ese día… ¡menos la mía! Y fíjate… Años después reaparece esa foto en mi vida… ¡y de que manera!

TL: ¿Te hicieron la foto expresamente para ponerla en las redes sociales o cómo pasó?
JPD: Me enteré de su existencia una noche estando en casa, en la que de repente me empezaron a llegar WhatsApp de amigos y familiares donde me decían: ¿Oye, sabes que estás en Internet? ¡Fue una gran sorpresa! Fue en el Instagram de la Guardia Civil donde se vio por primera vez, dando lugar a que diferentes páginas de Facebook la compartiesen comenzando ese “efecto viral”, pasando así las semanas hasta que este fin de semana se hizo “noticia” al compartirlo desde el Twitter de la Guardia Civil y hacerse eco de ello diferente periódicos digitales, pasando la gente a escribirme: – ¿Sabes que estás en TODOS los sitios de Internet? Llegando así, incluso a ser tema de conversación en platós de televisión…

TL: ¿Cómo te sentiste al ser el protagonista de todas las miradas?
JPD: Bueno, creo que primeramente halagado, sin olvidar nunca que la belleza es algo subjetivo. Y, por supuesto agradecido. Creo que está siendo algo bonito y divertido porque la gente que me conoce ha dicho en las redes sociales que soy buena persona o soy un buen padre, misión que me tomo muy en serio.

TL: Días después, tu imagen sigue despertando expectación… ¿Cómo te ha afectado?
JPD: Hago mi día a día igual que siempre: trabajo, deporte, familia, ocio… Nada ha cambiado. Me sorprendió cuando un amigo me escribió felicitándome por todo esto, y me decía: -Sólo te pido que no cambies… A lo que yo le respodía: – ¿Por qué debería cambiar? He de reconocer que ha sido algo espectacular. Hay incluso amistades que viven en el extranjero (por ejemplo Venezuela, México o Miami) que han visto mi foto en webs de allí.

TL: Dentro del cuerpo, ¿qué te dicen? ¿Les hace gracia o, por el contrario, les hace sentir incómodos?
JPD: Hay bromas, muchas bromas… ayer sin más me llamó un compañero haciéndose pasar por Jorge Javier Vázquez…

TL: Entonces… ¿Te reconocen por la calle como “el guardia civil buenorro”
JPD: El lugar en el que resido es un pueblo pequeño donde la gente por lo general no me dice nada. Aunque el otro día en el gimnasio, un grupo de chavales no paraba de mirar el móvil y me miraban a mí… creo que intentaban  asegurarse de si era yo.

TL: ¿Cómo afecta tu físico en tu vida diaria, en el trabajo o en las relaciones?
JPD: Creo que sería hipócrita por mi parte no reconocer que vivimos en un mundo donde la belleza es una llave que abre puertas, donde nos dejamos llevar por las apariencias y donde algunos aspectos, lo que no entre dentro de nuestros cánones de belleza puede provocar rechazo. Me considero una persona humilde y para nada me siento más atractivo que nadie. Como decía antes, la belleza es algo subjetivo y personal. Aunque podría ser políticamente correcto, prefiero ser sincero y reconocer que sí, que claro que mi aspecto físico me ha ayudado a lo largo de mi vida.

TL: ¿Te halaga o te agobia? ¿No es un poco surrealista saltar a la fama de un día para otro?
JPD: Por supuesto que es un halago, no puedo sentirlo como un agobio. Mi vida sigue siendo la de siempre, soy una persona que agradece a la vida por la VIDA, donde tengo la suerte de tener una familia maravillosa y donde cada minuto cuenta. Sería pretencioso por mi parte pensar que he saltado a la fama, simplemente disfruto del momento, agradezco todo lo que está pasando y si tiene que venir algo más, que venga.

TL: ¿Qué dice tu mujer de todo esto? ¿Y tus hijos/as?
JPD: La gente se extraña cuando me preguntan: “¿Y cómo se lo toma tu mujer? ¿No está celosa?” Sin embargo, creo que ella es la que más disfruta con todo esto… Se ríe a carcajadas con los comentarios. Es una mujer muy positiva, llena de vitalidad y muy segura de sí misma. Juntos formamos un equipo, no podría ser de otra manera siendo familia numerosa.

TL: Pareces bastante cómodo ante las cámaras. ¿Alguna vez has trabajado de modelo? ¿Te gustaría hacerlo? 
JPD: A ver… realmente la fotografía es un robado/posado… (risas) Quiero decir, que yo estaba trabajando. Aunque sabía que se estaban tomando las fotos en ese momento, no me pidieron expresamente que me colocase en un lugar determinado para tomar la foto. Nunca he trabajado como modelo. Recuerdo que hace años me lo propusieron en una ocasión pero no estaba interesado. Entonces no era el momento.  Si ahora llegase algo serio e interesante… ¿por qué no?


Relacionados

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies