La alegría de estar vacunados

Las vacunas avanzan y cada vez son más las personas que ven más cerca volver a abrazar sin miedo a sus seres queridos.

Sandra Barneda. 17/05/2021
Foto Unsplash @brucemars

«¡Me vacunan!». En las últimas semanas puede que ésta sea una de las conversaciones mas recurrentes para muchos. En pandemia estar vacunados es volver a la vida, volver a coger oxígeno y salir sin el miedo acumulado. Son muchas las celebrities a nivel mundial que han querido inmortalizar el momento de la vacuna.

José Coronado, Joan Collins, Norma Duval, la ministra Margarita Robles… todos vacunados con AstraZéneca y todos, no sólo agradeciendo a los sanitarios sus servicios sino tranquilizando a la población de la demonizada vacuna.

vacuna coronavirus
Foto Unsplash @matnapo

La alegría de recibir la primera dosis

Pero más allá de las polémicas, comparto reflexiones sobre el efecto que produce en mí, despertarme y ver la foto de alguien: anónimo, conocido o famoso, con los pulgares levantados, el brazo desnudo y recibiendo la primera dosis.

Pronto empezarán a preguntarte nada más conocerte: «¿Estás vacunado?», porque se convertirá en la llave del portal de la ansiada ‘normalidad’. Esa que no llegará como deseamos porque no podemos arrancarnos lo vivido y lo que ha quedado impregnado en nuestro ADN vital.

vacuna coronavirus covid
Foto Unsplash @hakannural

Diferencias entre vacunados y no vacunados

Esta semana recibíamos el testimonio del periodista Carles Francino, su ingreso en la UCI por Covid, su ictus y el contagio de algún ser querido que no superó el virus. Decía no saber si le había picado el síndrome de Coello porque nos invitaba a la importancia de las pequeñas cosas y del amor frente a las descaradas escenas de quienes celebraron sin respeto ni consciencia el pasado domingo el fin del Estado de Alarma.

Francino no ha sido el único en dar su testimonio humano y alertador de los peligros de la sinrazón y el incivismo. Ya en países como Estados Unidos, se anuncia que la población vacunada podría ir sin mascarilla en los espacios cerrados. Eso marcaría mucho más la diferencias entre los que ‘están a salvo’ y los que no.

Si fuéramos protagonistas de una serie que se emite en cualquier plataforma estoy convencida de que nos resultaría más fácil ver las consecuencias colectivas e individuales que la pandemia no deja.

Hay muchas ganas de volver a abrazar sin miedo al contagio

Volveremos a abrazar

Más atención al cuidado y a la salud en general. Más aislamiento social y como consecuencia, soledad de aquellos que han atravesado todos estos meses con la compañía de ellos mismos. A las puertas del verano, recibir la vacuna se ha convertido en el motor de la ilusión de muchos. Poder volver a abrazar a los tuyos sin el temor a contagiar o ser contagiados. Muchos sólo piensan en abrazar y en sentir que, después de un año y dos meses, están al fin a salvo.

La OMS  aconseja que los gobiernos tomen medidas para futuras pandemias.  Quizá la pervivencia  social de algunos que erradicarían de nuestro ideario la vuelta de lo que fuimos y cómo vivíamos.  El mundo  se divide ahora en aquellos que se despiertan sabiendo que están contagiados y aquellos que van a ser vacunados. Una fractura cada vez menos estrecha, pero que este verano va a marcar la diferencia en muchas familias deseosas de compartir, salir y abrazar.

Relacionados

Últimas noticias

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies