Zapatillas y complementos compensan los resultados de Under Armour

El grupo de moda deportiva mejora sus cuentas trimestrales e incluso espera cerrar el año mejor de lo esperado gracias a las mayores ventas de zapatillas y complementos.

Juan Cabal. 30/10/2020

Under Armour cierra su tercer trimestre fiscal con una facturación similar a la obtenida un año antes. Los ingresos totales superan ligeramente los 1.400 millones de dólares, cifra similar a la de septiembre de 2019. En líneas generales, las cuentas presentadas por la firma de ropa deportiva han gustado al mercado, que esperaba peores datos debido a la pandemia. Sin embargo, los confinamientos y los cambios de hábitos tiene su reflejo en el consumo de sus productos. Los ingresos de ropa cayeron un 6 %, aunque siguen siendo su principal fuente con 927 millones de dólares generados.

En cambio, Under Armour vendió en el último trimestre más calzado y más accesorios. Con la relajación de las medidas de confinamiento durante el verano en buena parte del hemisferio norte, el grupo estadounidense ingresó por calzado un 19,2 % más y por complementos un 22,8 % más; incluidas en este último epígrafe, sus mascarillas.

Under Armour
El grupo obtiene unas cuentas mejor de lo previsto en el tercer trimestre (Foto: Under Armour)

Under Armour mejora sus previsiones

Mientras los ingresos en América del Norte bajaron un 5 %, el comportamiento en la región europea y en Asia fue muy notable, con incrementos del 30 y el 15 por ciento respectivamente. Algo que matiza el presidente de la compañía, Patrik Frisk: «Nuestros resultados del tercer trimestre reflejan un desempeño considerablemente mejor de lo esperado, debido a una mayor demanda y a nuestra sólida ejecución, especialmente en Norteamérica». Frisk cree que lo peor podría haber pasado y que Under Armour ha sabido reaccionar a los desafíos del nuevo entorno económico.

«Creemos que la masa crítica de nuestros desafíos de transformación ha quedado atrás. Y seguimos muy centrados en las mejoras operativas y la disciplina financiera para acelerar las estrategias, para crear un crecimiento sostenible a largo plazo», asegura el directivo. El grupo espera terminar la totalidad de su ejercicio fiscal con unas pérdidas operativas cercanas a los 800 millones de dólares. Mientras que la facturación podría bajar levemente, frente al descenso de entre 25 % previsto anteriormente.

Relacionados

Últimas noticias

Subir arriba
Versión Escritorio