El príncipe Andrés se niega a irse de casa ni durante su reforma

Aumenta la presión para que el príncipe Andrés abandone su casa en Windsor, donde debe emprender labores de mantenimiento.

Iván Perlado. 12/06/2023
(Foto: Gtres)

El príncipe Andrés seguirá viviendo en su casa de Windsor incluso durante las obras de acondicionamiento que se van a realizar en la misma. El hermano de Carlos III tiene miedo de abandonar la residencia y que no pueda regresar a ella. Así que está dispuesto a convivir con los obreros y las molestias propias de unas obras de acondicionamiento.

Obras de mantenimiento en Royal Lodge

La Royal Lodge, la residencia en Windsor donde vive el príncipe Andrés con su ex-mujer, Sarah Ferguson, necesita trabajos de mantenimiento, sobre todo en la cubierta del edificio. La pareja sigue compartiendo espacios en una casa de 30 habitaciones y que está valorada en unos 30 millones de libras.

Todo ello sin tener actividad oficial para la familia real. La casa se encuentra en los terrenos privados del Castillo de Windsor. Un entorno en el que también están las residencias de los príncipes William y Harry.

Príncipe Andrés (Foto: Gtres)
Andrés no quiere abandonar la casa donde reside desde hace años (Foto: Gtres)

El príncipe Andrés tiene que reformar su casa

Fuentes cercanas a Carlos III aseguran desde hace unos meses que el rey quiere darle otros usos a esta residencia. Pero su hermano se encargó de blindar la ocupación de la misma a través de un contrato de arrendamiento que contó con el beneplácito de la difunda Isabel II. El príncipe Andrés habría invertido unos 7 millones de libras en acondicionarla durante los últimos años y también costearía los gastos de la próxima reforma.

Carlos III sería partidario de que su hermano se mudara a la cercana Frogmore Cottage, la antigua casa de Harry y Meghan Markle. Pero Andrés no habría visto con buenos ojos el ofrecimiento, temeroso de que en cuanto salga de la casa, su hermano ordene un cambio de cerraduras.

Durante un tiempo se rumoreó que los príncipes de Gales y sus tres hijos deberían ser los que se mudaran a la Royal Lodge. Dejarían así sin uso la cercana Adelaide Cottage, de cuatro habitaciones, donde viven en la actualidad. Pero no se descartaba que la actual residencia de Andrés pasara a patrimonio para acondicionarla como museo o alquilarla con otros fines. Proyectos que, mientras el hermano del rey siga viviendo en ella, son ahora mismo castillos en el aire.

Relacionados

Últimas noticias

Subir arriba
Versión Escritorio