Diarios de Canela: Viajando por el Mundo (I)

Moverse con una perrita entre continentes no es nada fácil

canelatransporte3
Canela en el aeropuerto JFK, New York

La foto que aparece hoy en la portada es la primera que mi amo me hizo en Estados Unidos. Quién diría, viéndome ahí, tan rechula, que llevaba casi diez horas metida en el trasportín ese que asoma por encima del carrito, las que transcurrieron desde que me subieron en el avión en Madrid Barajas hasta que pasé el tedioso proceso de cruzar la aduana en el aeropuerto JFK de Nueva York. Todas ellas soportadas sin un ladrido, bufido o gesto nervioso, con la estoicidad que da la veteranía y la paz de espíritu de saber que mis amos estaban ahí. Para que se den cuenta de la pesadez del viaje, sólo tienen que ver la cara de mi ama en la foto: lo dice todo. Ese fue nuestro primer 4 de julio en Estados Unidos. Todavía nos quedaba pernoctar en Nueva York con todo el cargamento de maletas y salir hacia Washington a la mañana siguiente en coche (más bien tanque) alquilado. Pero ya les conté en mi presentación que soy una perrita muy viajada y que, para mí, ir a resguardo en mi jaulita mientras me llevan de aquí para allá me proporciona tranquilidad. We are the Champions.

canelatransporte2
Ami Bone Carrier ( Foto: AmiBone)

Debo decir que no todos los perros corren la misma suerte. Yo pude permanecer en cabina del avión porque soy portátil: ligera y pequeñita. Otros tienen que hacerlo en las lúgubres catacumbas de las bodegas, donde lo pasan bastante peor, pobrecillos. Y muchos ni siquiera pueden viajar junto a sus amos, al menos a los Estados Unidos. Con independencia de los lógicos requisitos sanitarios que nos piden para entrar en territorio norteamericano, resulta que ninguna compañía aérea norteamericana permite animales en cabina en viajes transatlánticos desde España y, la mayoría, tienen asimismo restringido el transporte en bodega según la época del año.

La única opción (dependiendo del destino) es buscar vuelos de compañías europeas operados por compañías europeas y con escalas en Europa. Un verdadero rompecabezas. Por consiguiente, queridos amigos caninos y amos todos: tenedlo muy en cuenta cuando vayáis a planificar vuestro desplazamiento a tierras gringas. Hacedlo con MUCHO TIEMPO de antelación. ¿He dicho mucho? Bueno, pues un poco más.

canelatransporte4
Suncast Pet Carrier ( Foto Suncast)

Afortunadamente, en este caso, nuestra aerolínea salvadora resultó ser Iberia (¡Bien por ellos, viva España, guau!), que SÍ admite mascotas en sus vuelos transatlánticos, cumpliendo una serie de condiciones muy bien explicadas en su web. He de decir que todos los pasos para registrarme, desplazarme en el aeropuerto y acomodarme en el avión fueron como la seda, por lo que la compañía se ha ganado nuestro aprecio y fidelidad. Las azafatas fueron además muy simpaticonas, aunque eso resulta bastante comprensible: yo me hago querer fácilmente… ¿O no? También ayudaron, y mucho, las atenciones de mi dueña, que acomodó mi jaula bajo sus pies y subrepticiamente me iba pasando entre rejas trocitos de cosas deliciosas del menú de a bordo y me daba sorbitos de agua en una tacita a modo de bebedero improvisado. Tan bueno fue mi comportamiento que los pasajeros que me rodeaban se quedaron admirados (y mis amos más henchidos que un pavo, claro).

Insisto que una de las cosas más importantes para un perro que viaja, al menos para mí, es disponer un trasportín homologado de buena calidad, ligero, fácil de manejar y con la aireación suficiente. El suelo debe ser rígido e impermeable y es necesario añadir papel de periódico, «pañales para perro» o una pequeña sábana para que estemos cómodos y evitar derrames de líquidos. Los hay rígidos (como el mío) y semirrígidos, que vienen a ser como cómodos bolsones con vistas. Entre los primeros destacan los modelos de Suncast, que pueden personalizarse con nuestro nombre (qué chulo). De los segundos, dentro de la gama alta y aceptados por todas la aerolíneas, merecen la pena los de Sherpa, muy cómodos y resistentes.

canelatransporte
Sherpa para mascotas. (Foto: Sherpa) y PoshPuppy (Foto: PoshPuppy)

Finalmente, si sois chuchines más pequeños y a vuestros amos les va la moda canina ultrafashion, no dejéis de pasar por G.W. Little y sus bonitos bolsos de viaje o por The Posh Puppy Boutique, donde tampoco andan faltos de preciosidades.

¿Qué os parece? Cualquiera no se desplaza como una reina con tales medios. Y ojo: si por las particularidades de vuestro destino o las restricciones de vuelo no podéis desplazaros con vuestros amos, no desesperéis, apreciados perruchos míos: hay otras formas alternativas de llegar a esta tierra prometida para estar con ellos. Pero eso os lo contaré otro día, con ayuda de mi (suspiro y suspiro) querido @ElperroChomsky. Hasta entonces, no dejéis de repasar esta utilísima lista de consejos y de preguntarme cualquier duda sobre este delicado tema de los viajes. Que una ya va siendo toda una experta. ¡Guau!

Relacionados

Últimas noticias

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Versión Escritorio