Economía

Tras Toys “R” Us cae el gigante minorista, Claire’s

La tremenda competencia de Internet, el cambio en los hábitos del consumidor, los grandes gastos y la inasumible deuda hace que iconos del comercio minorista hayan desaparecido. ¿Les seguirán Sears, o el propio Macy´s?

Abel Amón. 06/04/2018

Toys “R” Us está oficialmente quebrada. La cadena minorista de juguetes está liquidando más de 700 tiendas en Estados Unidos después de presentarse con las manos vacías ante un tribunal de quiebras. Ciertamente, los gigantes del negocio digital como Amazon son la principal causa de las dificultades de compañías como la multinacional juguetera, pero también hay que encontrar causas endógenas para justificar el fracaso de su modelo de negocio, principalmente la escasa adaptación a las nuevas tendencias del comercio minorista así como su incapacidad para controlar los gastos generales (500 mil millones), que crecieron durante los últimos años en mucha mayor medida de lo que lo hizo su cifra de negocio (358 millones).

Otro de los graves problemas que tuvo que afrontar Toys “R” Us ha sido el enorme montante de pagos de intereses (unos 500 millones de dólares por año). La deuda a largo plazo de la compañía suponía más de seis veces el Ebitda de la empresa el año pasado al situarse en unos 4.600 millones. Esto explica por qué Toys “R” Us tuvo una pérdida neta de 36 millones de dólares en 2017.

Toys “R” Us ya forma parte del pasado comercial

Amazon, Walmart y Target entraron de forma agresiva en el segmento de los juguetes, recortando precios y redoblando esfuerzos en el comercio electrónico. No ayudó que el hecho de que desde un primer momento en el negocio online Toys “R” Us estableciera una asociación con Amazon, con consecuencias negativas para la juguetera. Tampoco ayuda el que los dispositivos electrónicos hayan robado tiempo de juego a los niños en detrimentos de muñecas, coches de juguete y juegos de mesa.

Toys “R” Us debería haber invertido significativamente para mantenerse al paso de sus rivales y de las demandas de los consumidores, pero lo que hizo fue tratar de recortar los gastos durante una década, algo que, como hemos visto, no le ha servido para evitar la quiebra. El consejero delegado, Dave Brandon, resumió la noticia de la quiebra de Toys “R” Us como “un día sumamente triste” para un negocio de 70 años de recorrido. Casi 65.000 puestos de trabajo, unos 1.600 en España, están en juego, y fabricantes de juguetes como Hasbro han advertido de que vienen tiempos dolorosos. Las últimas noticias de la compañía hablaban del cierre de sus ventas de comercio electrónico, a la par que su filial española Toys “R” Us Iberia Real Estate, presentaba concurso de acreedores, con el objetivo de preservar los activos inmobiliarios del grupo en nuestro país.

Claire’s
Por otro lado, la cadena estadounidense de joyerías y accesorios Claire’s presentó recientemente una solicitud de quiebra de acuerdo con el artículo 11 del código de bancarrota de los Estados Unidos. El motivo de los problemas financieros de la compañía fue la caída de actividad  en los centros comerciales estadounidenses. Recordemos que la compañía se jactaba de estar presente “en el 99 % de los centros comerciales del país”. La presentación y posterior reestructuración del negocio permitirá a Claire’s reducir su deuda en $ 1.9 mil millones y tratar de  salir en septiembre del procedimiento de bancarrota de una manera  más saludable y rentable, atractiva para los socios.

Está previsto que la empresa que gestiona también la red de tiendas de joyería Icing, cierre en cinco años más de 150 puntos ineficientes. Según lo manifestado por los representantes de Claire, el procedimiento de bancarrota no afectará, de momento, al trabajo de las tiendas ni  a las subsidiarias internacionales. En estos momentos, según el sitio web oficial, el minorista tiene 3,700 puntos de venta en 47 países, de los cuales 2.500 tiendas son puntos propios de la empresa.

Sears ha cerrado tiendas y su futuro está en el aire

El empleo en Sears, con 140.000 trabajadores solo en EEUU, en peligro
Los grandes almacenes estadounidenses, icono de la venta minorista estadounidense que data del siglo XIX, ha sido mencionada como un potencial candidato a la bancarrota por varios años, y los analistas citan su deuda de $ 4,000 millones y sus ventas cada vez más bajas como posibles indicadores. Sears, que se ha mantenido a flote cerrando tiendas, vendiendo activos y recibiendo préstamos de su CEO, el multimillonario Edward Lampert. El comienzo de los problemas de la compañía se remonta al tiempo de las operaciones de  adquisición de Kmart por Sears en 2004, por 11 mil millones de USD.

Los negocios no mejoran para la empresa, que la semana pasada informó que las ventas en mismas tiendas disminuyeron casi un 15,6 por ciento en el cuarto trimestre. Moody’s califica la deuda de Sears como “Ca”, que denota una deuda que es “altamente especulativa” y “de probable, o de muy cercano, incumplimiento”, según un informe reciente de la firma asesora de inversores.

Macy’s continúa su reestructuración, modera su caída de ventas y mejora sus beneficios
La situación patrimonial de Macy’s es mucho más favorable que la de Sears, cuenta con recursos propios positivos, mejores índices de liquidez y ha presentado buenos resultados financieros correspondientes al 2017. Sin embargo, ha acometido una fuerte reestructuración que le llevó a cerrar casi 100 tiendas y a despedir a 10 mil trabajadores, después de una temporada de vacaciones de 2016 marcada por ventas decepcionantes. Recordemos que Macy’s anunció un plan de reestructuración que implicaba a casi  100 tiendas en todo el país, lo que representa alrededor del 15% de todos los grandes almacenes de  la compañía.

Macy’s consiguió revertir la tendencia negativa en 2017. En medio de este periodo de turbulencias para el retail tradicional en EEUU y después de tres años consecutivos en reestructuración, el grupo de tiendas departamentales duplicó su beneficio neto en el pasado ejercicio hasta rebasar los 1.500 millones de dólares. No obstante, las ventas del grupo cayeron un 3,7 %, frente al retroceso del 4,8 % registrado en 2016. Para 2018, Macy’s prevé elevar hasta un 1 % sus ventas por superficie comparable, tanto en los centros de gestión propia como en los franquiciados. Por otra parte, la compañía estima que sus ventas se reduzcan entre un 0,5 % y un 2 % respecto al año pasado. Además ha anunciado para 2018 el cierre de 11 tiendas más, así como el despido de unos 5.000 trabajadores.


Relacionados

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies