DeportesTheLux

El deporte de EEUU tiene Sonido Filadelfia

Tres de los acontecimientos deportivos de más audiendia en lo que llevamos de año han sido copados por equipos de Filadelfia.

Abel Amón. 11/05/2018

El Sonido Filadelfia, también llamado en inglés Philadelphia soul o Sweet Philly, es un tipo de música soul con gran influencia funk y que de algún modo fue precursora de la música disco. Se caracterizaba por sus exuberantes arreglos orquestales, así como por sus cuerdas y su punzante sección de viento. Triunfó a mediados de los 70 y, poco después, los Filadelfia 76rs se hacían con el título de la NBA. Con una plantilla compuesta por mitos como Erving, Moses Malone, Cheeks… derrotaron a los Celtics de Bird, McHale y Parish y a los Lakers de Magic Johnson, Jabbar o McAdoo.

Al igual que el Sonido Filadelfia, los éxitos deportivos de la histórica ciudad se fueron apagando. Los Sixers volvieron a disputar una final de la NBA en 2001 con un equipo en el que se encontraban figuras como Allen Iverson o Dikembe Mutombo, cayendo contra los Lakers de Shaquille O’Neal y Kobe Bryant. Después, poca cosa más hasta este año.

Primera Super Bowl para los Filadelfia Eagles en su historia
Así es como se llama el título que se lleva el campeón de fútbol americano ganado en 2018 por los Eagles el pasado 3 de febrero, enfrentándose a  los New England Patriots en un partido vibrante ganando en un marcador de 41-33, siendo así su primer Super Bowl de su historia. El cantante estadounidense Justin Timberlake fue el artista que encabezó el espectáculo de medio tiempo. El partido empezó con los Philadelphia Eagles poniéndose por delante en el marcador y los New England Patriots a rebufo suyo todo el partido hasta el último cuarto, donde momentáneamente los Patriots se pusieron por delante 33-32, dando la sensación de que podrían realizar una nueva remontada como en el Super Bowl anterior.

Finalmente tras otro touchdown de los Eagles, en un partido muy ofensivo y vistoso para el espectador, Tom Brady perdió el balón a 2 minutos del final provocando que los Eagles ganen por primera vez en su historia la Superbowl, que  es el evento televisivo de más audiencia de los EEUU, donde un anuncio en el descanso cuesta más de cinco millones de dólares. La cadena televisiva NBC, que adquirió los derechos, paga una media de unos 950 millones de dólares anuales por el evento. Para la realización de dicho encuentro tiró la casa por la ventana, con un total de 500 trabajadores, 106 cámaras y un total de 805 km de cableado para retransmitir la señal del encuentro en directo. La ciudad de Filadelfia se volcó para recibir a los campeones, y volvería a lucir galas de triunfo unos meses más tarde cuando la Universidad de Villanova, situada en las afueras de la ciudad, ganó su segundo título nacional de baloncesto en 3 años.

La Universidad de Villanova consigue el título de baloncesto
La sensación de déjà vu estaba en pleno efecto el lunes 2 de abril por la noche en el mismo estado y a un paso relativamente cercano de donde los Wildcats celebraron su segundo título nacional de baloncesto masculino justo dos años antes. El escolta de segundo año de carrera Donte DiVincenzo estableció un récord en el campeonato de la NCAA con un récord personal de 31 puntos desde el banquillo y Villanova ganó su tercer título nacional con un triunfo 79-62 sobre Michigan en el Dom de El Álamo, en Texas ante casi 70 mil espectadores. El torneo universitario, en el que en su fase final participan 64 equipos con vibrantes eliminatorias a un solo partido fue visto en EEUU por casi 70 millones de espectadores por televisión o por plataformas digitales y sus imágenes exportadas a 180 países. De nuevo , una multitud se agolpó para recibir a otros héroes del deporte.

Los Sixers vuelven a brillar
Poco despúes del título de Villanova, los Sixers consiguen pasar, por primera vez en 10 años, de ronda en las eliminatorias por el título NBA, con un equipo plagado de extranjeros (Bellineli de Italia, Ilyasova,turco y exjugador del FC Barcelona, el australiano Simmons…). Un grupo que brega para que brille su figura, el altísimo Joel Embiid.  Le esperaban los Boston Celtics en la semifinales de Conferencia. Un equipo de Boston lastrado por las bajas de sus dos principales fichajes Gordon Hayward y Kyre Irving. Sin embargo, el bloque de Boston, que el pasado año estuvo a punto de eliminar a los todopoderosos Cavs de LeBron James parece ser demasiado enemigo para los Sixers. Sin embargo, han vuelto a ser días de llenos en el Wells Fargo Center y de audiencias millonarias al son del Sonido Filadelfia tan de moda en el deporte americano de este año. ¿Seguirá sonando?


Relacionados

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies