Economía

El dolor de cabeza de Tiffany’s

La famosa joyería en los bajos de la sede del imperio de los Trump culpa a la seguridad y las protestas de la caída en las ventas.

Dori Toribio. 12/12/2016

Los presidentes de Estados Unidos siempre han tenido una residencia previa a la Casa Blanca, como es lógico. Pero siempre solía ser una tranquila casa familiar en algún barrio residencial de Estados Unidos. Esta vez, Donald Trump vive en un triplex en lo alto de una inmensa torre decorada en la Quinta Avenida de Nueva York. La seguridad que corresponde al presidente electo de Estados Unidos se complica. Y se encarece.

Triplex de Donald Trump en Nueva York
Triplex de Donald Trump en Nueva York

Al habitual perímetro de seguridad de policía y Servicio Secreto en torno a la Torre Trump, hay que sumar las barricadas para proteger la zona tras el estallido de protestas masivas contra el presidente electo desde la noche de su victoria. Todo en pleno centro de Manhattan, entre la calle 56th y 57th. El tráfico se complica, los viandantes deben superar una compleja carrera de obstáculos y los comercios aledaños empiezan a quejarse.

Empezando por Tiffany’s, la legendaria joyería cuya tienda más emblemática queda a los pies de la sede del imperio empresarial de los Trump, asegura ahora que el caos está haciendo daño a su negocio y que han visto un “efecto adverso” en el tráfico de clientes de la emblemática tienda, debido “al impacto de la actividad relacionada con las recientes elecciones.” No mencionan específicamente el nombre del presidente electo, pero la interpretación es inequívoca. Relacionan las consecuencias con la tendencia a la baja de las ventas del año pasado y del presente año en Estados Unidos.

Interior de la Trump Tower
Interior de la Trump Tower

La tienda de la Quinta Avenida, emblema de la marca, representa en torno a un 10% de las ventas totales de la compañía, que en su último trimestre cayeron un 2% respecto al año anterior en Estados Unidos y otras localizaciones norteamericanas, mientras las ventas en China y Japón han ido en aumento. Esperan ahora un repunte en la temporada de fiestas navideñas, pese a los tiempos difíciles en el sector de la alta joyería y la caída en las últimas cuentas trimestrales de Tiffany’s, independientemente del caos electoral. “Dada la importancia de la temporada de ventas navideña en nuestra tienda emblema, permanecemos comprensiblemente cautos frente a cómo puede impactar esta situación a las ventas en las próximas semanas”, aseguró el jefe de finanzas de Tiffany’s, Mark Ercerg.

Tienda Tiffany´s
Tienda Tiffany´s

Y la preocupación no es única. Gucci queda al otro lado, en los mismos bajos de la sede del imperio del presidente electo de Estados Unidos. Dos grandes marcas como estas quizás puedan sobrevivir al impacto y adaptarse a los nuevos tiempos. Pero los pequeños negocios de la zona tienen una gran presión ahora que la familia Trump se quedará a vivir parcialmente en Nueva York, hasta que el hijo pequeño, Barron, acabe el curso académico. Indiscutiblemente eso complica el día a día de Manhattan, megapoblado núcleo financiero, cultural y turístico mundial nada acostumbrado a que el presidente de Estados Unidos viva a caballo entre la Gran Manzana y la capital estadounidense.


Relacionados

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies