Motor

Esencia Porsche para el nuevo Macan

El ligero restyling estético del Porsche Macan lo asemeja al resto de la gama e introduce nuevos propulsores, además de la habitual actualización tecnológica para convertirse en el referente del mercado.

Luxury News Motor. 06/03/2019

Ponemos a prueba el nuevo Porsche Macan, un vehículo que pronto dejará el combustible tradicional atrás pero que antes ha sufrido el face lift típico a media vida de un modelo. La unidad probada pertenece a Centro Porsche Barcelona y estrena el bloque de 4 cilindros que desarrolla una potencia de 245 CV. Su precio es de 66.500 € y llega para competir directamente con modelos menos deportivos como el Alfa Romeo Stelvio o Audi Q5.

El Porsche Macan pretendía encajar entre aquellos compradores de SUV algo reticentes a perder su espíritu joven y atrevido. Buscaban un todocamino más compacto y renunciaban a sentirse encasillados en el perfil de familia obsesionada con la funcionalidad, básicamente querían más. Un modelo más deportivo, más elegante, más tecnológico y de precio más ajustado, era el momento del Macan.

El Porsche Macan mantiene la estética frontal de la marca

Un vehículo capaz de desbancar al más vendido de Porsche. Sí, en el año 2017 el hermano pequeño desbancó del trono al Cayenne al conseguir 97.202 matriculaciones de las 350.000 totales desde su aparición en marcado. Parece de lo más cierto ese dicho que reza: “Deben existir los SUV’s para que se sigan fabricando los mejores deportivos”. Pero ojo, tras conducir el nuevo Macan tenemos muy claro que las etiquetas no le sientan nada bien.

Aprovechando la ocasión de su lanzamiento y como homenaje al icónico 924S Spirit de 1988, la firma de Stuttgart comercializará una edición limitada denominada Macan Spirit. Se trata de cien unidades en blanco y otras cien en negro que llegan más equipados de serie, con techo panorámico, faldones laterales, llantas Macan Turbo de 20 pulgadas, salidas de escape deportivas y faros tintados entre otros detalles.

El difusor trasero es algo más voluminoso

Estéticamente apenas percibimos cambios en el Porsche Macan. Sus líneas y siluetas ya conquistaron al gran público y seguirán haciéndolo con los retoques adecuados, empezando por los grupos ópticos FULL LED que ahora pueden ser adaptativos (PDLS+). La calandra delantera es algo más voluminosa así como el difusor trasero. La firma lumínica se había ganado nuestro favor y ahora podemos ver el recurso tridimensional también en las ópticas posteriores, unidas por un haz de luz que recorre el portón y que lo identifican con el resto del portfolio.

No pudimos alegrarnos más al saber que este Macan ofrecería una carta de colores actualizada. En esto de los tonos el gusto es muy personal pero con el llamativo Azul Miami hay pocas cosas a discutir, también encontramos el salvaje Mamba Green Metallic y algunos menos arriesgados como el Dolomite Silver Metallic o Canyon Grey. Sin duda –y así se puede ver en las imágenes- la esencia deportiva y rebelde del Macan resalta con el color del cielo y las espectaculares llantas de 21 pulgadas de diferente tamaño delante (295/35/21) que atrás (265/40/21).

El interior te transporta a un mundo repleto de cariño

Como no podía ser de otro modo, el interior te transporta a un mundo repleto de cariño y paciencia por las cosas bien hechas. La sofisticación se entrelaza con el minimalismo más germánico y las formas generan mayor sensación de espacio y calidad, un etéreo que se puede comprobar al tacto gracias uso de materiales de primer nivel. Los asientos deportivos ofrecen un gran agarre y el amplio abanico de posiciones los hace cómodos para todo tipo de conductor, más grande o más pequeño.

En cuanto a la fila trasera el espacio sigue siendo el mismo y pecando como pecaba de amplitud suficiente para tres pasajeros. Eso sí, podremos llevar las dos sillas de los peques sin problema y todo el equipaje necesario en los 500 litros de maletero, ampliables a 1.500 litros de capacidad si abatimos los asientos.

El espacio en las plazas traseras es mejorable

Los cambios más sustanciales residen en la parte tecnológica, un elemento que estuvo al margen de la firma hasta que entendió que la evolución o es digital o no es. La nueva pantalla táctil crece hasta las 11 pulgadas y el sistema Porsche Communication Management llega de serie con navegador, un buen conjunto de audio, conectividad solo para Apple CarPlay y acceso para Internet. La personalización que tanto nos gusta para los detalles físicos también se aplica a los menús de este infotaintment e incluso podemos conectarnos con la nube Here Cloud y saber el tráfico en tiempo real gracias al Porsche Connect Plus.

La instrumentación es un guiño a los tradicionales relojes de la marca

Si bien es cierto que la digitalización ha llegado al Porsche Macan para quedarse, todavía hay algunos guiños al motorsport más clásico. Véanse por ejemplo los relojes de la instrumentación, que mantienen la geometría esférica y analógica tan mítica. Tres círculos que nos ofrecerán toda la información necesaria durante la conducción y que se apoya en la pequeña pantalla TFT a la derecha. El volante no solo nos cede el control de la conducción también nos transmite desde buen principio. Este recibe la denominación GT por su inspiración en el del 911, tiene unas levas bastante grandes y el mando del control dinámico además del botón que cambia a modo Sport.

Se pueden gestionar numerosos parámetros desde el volante

Hablando de botonería nos fijamos en los activadores del PASM (sistema de amortiguación variable de Porsche) que se encuentra bajo la pantalla central junto a la climatización. Este PASM junto con el desactivador de tracción o el mando Off-Road llega de serie y convierten al Macan en un todoterreno capaz de enfrentarse a todo tipo de superficies. Los sistemas de ayuda a la conducción son otra parte fundamental de la innovación de Porsche y siendo una firma puntera no puede más que ofrecer lo último. Velocidad de crucero adaptativa con función de parada y arranque en atasco, cámara de visión 360, mantenimiento de carril, parabrisas calefactable y acristalamiento antitérmico y muchísimas soluciones más que hacen de este Macan el más seguro y tecnológico de la firma.

El sistema de conectividad y entretenimiento es muy completo

Estábamos disfrutando de las prestaciones de este nuevo Porsche Macan cuando nos llegó una notificación con sabor agridulce. La firma de Stuttgart desvelaba que la próxima generación del Macan será completamente eléctrico, siendo el primero de su gama SUV en pasarse a las cero emisiones. Para ello se desarrollará sobre la plataforma Porsche Premium Platform Electric y contará con la tecnología eléctrica del Taycan, una buena noticia para el planeta pero algo triste para nuestros oídos.

Dejando el tema de la sostenibilidad para otro momento nos volvimos a centrar en el propulsor de 2 litros y 4 cilindros que llevábamos bajo el capó. Este nuevo motor rinde 245 CV entre las 5.000 y las 6.750 rpm y entrega un par motor de 370Nm entre las 1.600 y las 4.500 rpm. Si eres un conocido de Porsche ya habrás descubierto que esta nueva generación motriz pierde potencia (de 252 CV a los 245 CV) y lo hace al instalarse un filtro de partículas de escape específico para afrontar la normativa Euro 6 d-temp.

La próxima generación de este vehículo será eléctrica

Los datos de entrega de potencia nos dieron ciertas pistas sobre el comportamiento lineal y lleno del bloque, pero no por ello las prestaciones iban a ser insípidas. El nuevo Macan acelera de 0 a 100 km/h en 6,7 segundos y alcanza los 225 km/h con un consumo homologado por la firma de 8,1 litros a los 100 km. Es complicado alcanzar cifras tan bajas durante una prueba -ya sea por nuestras ganas de poner a prueba sus capacidades o por la dificultad de conseguirlo- así que nos conformamos con los 12,3 litros marcados tras 388 kilómetros de curvas y offroad.

Este propulsor se combina con la caja de cambios automática PDK de 7 velocidades que ya conocemos de otros modelos. El paso por las marchas es tan preciso como veloz y la última marcha ayuda al vehículo a reducir los consumos en autopista. Durante los tramos de carretera decidimos tomar el control mediante las levas y sin duda su fiabilidad y precisión denota las mejoras que han sufrido este tipo de transmisiones. La tracción total PTM también hace de la conducción un paseo de niños y no porque estemos ante un juguetito con sus 4,7 metros de largo, 1,90 metros de ancho y 1,62 metros de alto.

Su comportamiento en carretera es puro Porsche

Sistemas como el Start&stop que tanto nos sorprendían años atrás y la conducción a vela presentada hace no tanto ayudan en el ahorro. Todo sin renunciar al potencial y la esencia deportiva de un vehículo de esta marca y por ello no podemos hablar de un consumo coherente o eficaz, es un Porsche. Si se tiene claro este aspecto y se busca un SUV deportivo, no puede faltar en el catálogo el paquete Sport Chrono. Este opcional es clave para incluir los modos de conducción (Normal, Sport, Sport Plus e Individual) además del Launch Control.

Otro innegociable para el Macan debería ser la amortiguación adaptativa PASM. La suspensión neumática es un extra de este sistema que modifica la altura del vehículo tanto de forma manual como automática en caso de activar algún modo de conducción que afecte a este aspecto mecánico. Muchos SUV’s hablan de deportividad, versatilidad y un sinfín de palabros que dan a entender que sirven para todo pero ninguno lo hace como los de Porsche.

Su pilotaje es agradable y emocionante

La combinación de estos dos sistemas nos ofrece un vehículo con dos caras, un Jekyll y Mr. Hyde adorable para los amantes de la conducción sea cual sea el terreno. Si a esto le sumamos el Porsche Torque Vectoring Plus (PTV Plus), el sistema de tracción variable “extra”, pilotar el Macan será tan agradable como emocionante. Además de la tracción integral que reparte la fuerza primando el tren trasero, esta última solución hace que el envío de par sea todavía más preciso, variando en función del agarre y la tracción de las ruedas, así que cada uno de los ejes tiene la fuerza adecuada en el momento oportuno. Cometer fallos al volante es casi misión imposible y sea como sea la carretera, el todocamino pasará como si estuviera enganchado en el asfalto.

Un coche para todo y un buen aliado en la carretera

En cuanto a su lado todoterreno, podemos descubrirlo tan solo apretando el botón Offroad. Su suspensión neumática se eleva al máximo y la electrónica pone en marcha todos los sensores en pro de conseguir la mejor tracción posible. Incluso podremos ver en la pantalla central la información detallada de todo lo que suceden en el Marcan; inclinación, altura, reparto de par.

Si nos encontramos con una pendiente demasiado pronunciada solo deberemos fiarnos del Porsche Hill Control, un control de descenso habitual que regula la velocidad hasta los 30 km/h y supera cualquier descenso. Es posible que este último aspecto sea el menos utilizado por los clientes Macan pero ahí está. Las que sí se disfrutará y como bebés son las infinitas capacidades dinámicas combinadas con las dosis de “un coche para todo” que le convierten en el aliado perfecto del conductor/a que no quiere renunciar a nada.

Luxury News Motor
Fotografías: Cristóbal Arjona


Relacionados

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies