Be Beautiful

Aprende a dar forma a tu cabello sin destrozarlo con las tenacillas y planchas

Si quieres un 'look' con pelo liso, pero te da miedo quemar tu cabello con la plancha, sigue estos trucos y consigue un pelo con movimiento, liso y brillante este verano.

Carme Chaparro. 21/08/2019

El pelo en televisión sufre, sufre mucho. Secadores, planchas, cepillos, tirones, cardados, lacas, espumas… Lo que hace que cada poco tiempo haya que hacer un buen corte y sanear. Las antiguas tenacillas que se utilizaban en peluquería, eran muy agresivas para el cabello, ya que al utilizarlas a temperatura tan alta, acababan quemando el pelo y provocando la caída del mismo.

Sin embargo, si quieres cambiar un día tu look, siempre recurres a planchas de pelo o tenacillas. Hoy en día hay muchísimos productos para que el pelo no sufra, incluso si te lo lavas todos los días. Hoy te voy a presentar una rutina de secado de cabello, con el que evitarás que tu pelo sufra y se estropee.

Carme con el pelo liso y su hidratante favorito de la firma ICON. Haz clic para comprarlo
Antes de someter tu pelo a las altas temperaturas de las plachas y secadores debes hidratarlo bien, así evitarás que se estropee, se seque y acabe rompiéndose. El spray revitalizante Cure de Icon es el mejor

Después de cada lavado hidrata tu pelo

  • Al salir de la ducha hazte una coleta con las manos en un lateral, tras la oreja, y la envuelves con una toalla. Retuerza la toalla para que absorba el agua. Nunca frotes el pelo, no sólo porque lo encresparás, sino porque húmedo es más débil y puedes partirlo.
  • Una vez eliminado el exceso de agua, yo me aplico el spray revitalizante Cure de Icon –sin sulfatos-, un maravilloso baño de hidratación para el cabello que, además, lo protege contra el calor de secador y plancha. Si tienes un pelo muy encrespado, este producto es perfecto, ya que lo vuelve muy manejable.
  • Después quita el resto de humedad al pelo con el secador puesto en calor máximo. Aléjalo un palmo de la cabeza y sin la boquilla, agita la melena con las manos, un poco a lo loco. Así evitarás que el pelo se apelmace y no sufre tanto.
Cepillo de pala. Haz clic para comprar
Para alisar un poco el pelo con el secador, lo mejor es que utilices un cepillo de madera tipo pala, de este modo evitarás someter el pelo a las altas temperaturas que son capaces de acumular los cepillos metálicos

Con la ayuda del cepillo y secador conseguirás un alisado natural y con volumen

  • Cuando ya está prácticamente seco –lo notarás porque las puntas, lo último en secarse- ya no tienen ese look mojado-, es momento de poner la boquilla al secador. Para conseguir que el pelo te quede más o meno liso debes trabajar mechón a mechón el pelo hacia adelante, con la ayuda de un cepillo de madera tipo pala o esqueleto. La madera se calienta menos que los cepillos metálicos, con lo que el pelo sufre menos y la forma plana de pala o esqueleto te permite alisarlo mejor y más rápido que un cepillo circular.
  • Truco: empieza siempre por las capas bajas y, para ayudarte, sujétate el resto del pelo con una pinza en la coronilla. Ve soltando y secando capas superiores a medida que ya has trabajado las inferiores.
  • Cuando hayas repasado toda la melena, le quitas la boquilla al secador –esto es muy importante-, pones el aire frío y vuelves a agitar la melena a lo loco con las manos –como cuando quitábamos la humedad-. Al enfriar el pelo rápido conseguirás varias cosas: más volumen, más fijación de la forma que le hayas dado y menos sufrimiento capilar. Mi secador es de la marca ghd. Seca el pelo muy rápido, casi en la mitad de tiempo que un secador normal, sin encresparlo y calentándolo menos que otros aparatos.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de ghdspain (@ghdspain) el

  • Nunca pulo las puntas con el secador. Con ningún secador. Primero porque soy torpe y no me sale como a los peluqueros de la tele, y segundo porque con planchas como la ghd –creédme, he probado muchas y ninguna se acerca a la textura con la que deja el pelo la ghd- el resultado es más rápido y menos dañino. Con un peine de los de toda la vida –sí, de los que usaban nuestros padres, esos valen- vas cogiendo mechones gruesos y sigues con la plancha el camino del cepillo, así te aseguras de no dejar ningún nudo por el camino. Por cierto, nunca, nunca, nunca, pases la plancha si el pelo tiene la más mínima humedad: lo freirás.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de ghdspain (@ghdspain) el

Con la ayuda de una plancha termina de alisar tu pelo, que quedará suave y brillante

  • Si quieres darle un poco más de forma, coge los mechones sin el cepillo y, de arriba hacia abajo –con el mango de la plancha hacia arriba-, vete girándola mientras deslizas el pelo por ella. Cuanto más la gires en cada mechón más rizo tendrás. Si quieres ondas deshechas, riza mucho el pelo, con mechones gruesos, y luego pásate suavemente un cepillo de pala o despéinalo con los dedos.

Pero, por mucho que lo mimes, el pelo tiene que descansar. Es preferible recogerse una coleta y lavarlo en días alternos que hacerlo pasar todos los días por jabones, suavizantes, secadores y demás –le estás quitando sus aceites y su hidratación natural-. Y, como siempre, experimenta. Te llevarás más de una sorpresa. Positiva, claro.

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies