Close To

#CloseTo Santiago Segura: «Soy un tío que disfruta cuando los otros disfrutan»

Siempre es una alegría conversar con Santiago Segura, que se define como un tipo detallista al que le encanta ver como los demás son felices.

Amalia Enríquez. 03/09/2019

Nos encontramos el día de su cumpleaños, que coincidía con la jornada de promoción de su nueva película, “Padre no hay más que uno”. En su aparente tranquilidad intuí una cierta inquietud y no me equivoqué. Estrenar en la primera semana de agosto, compitiendo con esas superproducciones que arrasan habitualmente en taquilla, era un hándicap emocional pero ¿quién dijo que sería fácil? Sin embargo, lo fue. Santiago Segura, su familia cinematográfica (en las que están también sus hijas Calma y Sirena) y su talento para la comedia consiguió posicionarse en el pódium de la recaudación desde el día del estreno. Y ahí sigue…

The Luxonomist: Muchas felicidades por ese nuevo año…
Santiago Segura: Muchas gracias por tu felicitación.

TL: Es una maravilla cumplir años…
SG: En comparación con no cumplirlos es bastante bueno, pero yo preferiría casi quedarme un poquito congelado.

TL: ¿En serio? ¿No te gusta que pasen los años?
SG: No, porque vas perdiendo en todo. Pierdes audición, agilidad, vista, memoria.. Yo tengo poco de todo eso y si me quitan un año tras otro, me voy a quedar hecho una piltrafa.

TL: En compensación tienes mucho talento…
SG: También se va perdiendo (risas).

TL: ¡Ay madre! Que no tienes un día muy optimista Cambio de tercio e intento alegrártelo ¿Padre no hay más que uno?
SG: Exactamente, no hay más que uno y a ti te encontré en la calle… Siempre me hizo gracia esa frase de “madre no hay más que una”. Y siempre respondía ¿Y padre qué? También no hay más que uno, lo que pasa es que no es tan fácil reconocerlo (risa). Con la madre nunca hay dudas. El padre puede ser el butanero o el cura del pueblo ¡Nunca se sabe!

TL: Pensemos bien…
SG: Es lo mejor, aunque mi abuela siempre me decía “piensa mal y acertarás”.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Santiago Segura (@ssantiagosegura) el

TL: ¿Cómo recuerdas tu relación paterno-filial?
SG: Muy buena, pero me gustaba más mi madre claramente. Yo era un niño enmadrado. Cuando me preguntaban a quién quería más, no lo dudaba ¡a mamá! sin ningún tipo de titubeo.

TL: De niños siempre decimos que a los dos…
SG: Mis hijas, que antes eran más sinceras, siempre decían ¡a papá, a papá!, pero llegó el momento de la diplomacia a sus cuerpos y ya empezaron a decir “a los dos igual”.

TL: Calma y Sirena, tus hijas en la realidad y en la ficción por primera vez ¿Las estás educando como hicieron contigo?
SG: Probablemente sí, sin querer sí lo hago en los mismos valores, pero no quiero hacerlo igual. Entre mi madre y mi padre había mucha diferencia. Mi padre era “porque sí, porque lo digo yo” y mi madre, por el contrario, todo lo dulcificaba y te explicaba hasta las últimas consecuencias. Yo la vi siempre como una mujer maravillosa, muy esforzada. Con los dos cabestros que tenía por hijos, se esforzaba por hacer de nosotros hombres de bien. Mi padre era más de “ordeno y mando”. Yo creo que un término medio sería lo adecuado, porque un poco de disciplina hace falta.

TL: En ese término medio es donde dicen que está la virtud…
SG: Lo que más me gusta del mundo es ver a mis hijas felices, pero sé que las estoy educando en la negación de los riesgos. Es verdad que tienen que saber que el mundo va a estar lleno de frustraciones, que no vas a conseguir inmediatamente lo que quieres en tu vida y, si de niño no estás preparado para eso, puedes llegar a ser un adulto infeliz, amargado y frustrado. Una vez leía eso de “tú no tienes que ser amigo de tu hijo, tienes que ser padre”…

TL: ¿Y qué piensas de eso?
SG: Yo pienso que es relativo ¿Quién da cursillos de paternidad? Hay muchos libros pero, al final, haces lo que puedes, como en la vida ¿Quién te da cursillos de vida? O incluso de tu carrera profesional. Yo creo que lo hemos hablado tú y yo alguna vez ¿Quién me dice a mí cómo llevo mi carrera? Voy dando palos de ciego, aceptando unas cosas, dejando pasar otras…

TL: Pero tú siempre has arriesgado…
SG: No sé si arriesgado, pero sí aceptado aquello que me gustaba e intenté hacerlo lo mejor posible y aposté por ello. También es verdad que no he hecho apuestas muy disparatadas. He intentado hacer todo de una manera coherente y creo que me ha salido bien. Hay gente que piensa que no es lógico que un director esté cantando en “Tu cara me suena” por ejemplo o que las comedias son un género menor. Para mí no, todo lo contrario, es el gran género porque es muy complicado hacerla. Todos los géneros tienen su mérito lo difícil es hacerlo bien. Hacer una película de terror o de guerra mala ¡la hace cualquiera!, pero una película bélica mítica ¡hay pocas!

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Santiago Segura (@ssantiagosegura) el

TL: Me han dicho que, como papá, eres de caerte la baba…
SG: Sí, soy muy fan de mis hijas, me gustan mucho. Las quiero mucho y se me nota. Me emociono, pero también te digo que con todos los niños de la película se me caía la baba también. Lo he dicho alguna vez, porque tienen padres y los quieren mucho, porque no tendría problema en adoptarlos (risas).

TL: ¿Qué ha dio más difícil: dirigirse a uno mismo o hacerlo con tus hijas y que te hicieran caso?
SG: Dirigirme a mí mismo siempre me parece más difícil porque nunca me veo bien, siempre pienso que estoy mal.

TL: Y eres muy generoso, porque siempre cuentan que te olvidas de ti y te centras en los demás…
SG: Es verdad, pero me gusta hacerlo así. Además, soy el director que más veces me he llamado como protagonista porque ¿quién me va a dar a mí un protagonista si no lo hago yo mismo? (risas)

TL: Javier, ese padre de cinco hijos que has creado ¿Se asemeja a alguien concreto?
SG: Bueno, es un cúmulo de muchos padres. De todos y de ninguno, como se suele decir. Es como Torrente ¿Existe ese tipo de gente? ¡Pues sí! Me veo reflejado en ese Javier porque yo he cometido muchos de los errores que él hace. Eso de pensar que haría las cosas mejor, que es muy de cuñado, a veces sí sería verdad y podría mejorarlo, pero hay que ponerse siempre en el lado del otro. Las madres han sido, durante muchos años, infravaloradas en nuestro país y han hecho un trabajo muy importante, porque la educación es fundamental y no se ha valorado mucho ese trabajo. Esta película quiero que sea una especie de oda a las madres y al trabajo que hacen, La paternidad es cosa de dos y la crianza de las criaturas hay que compartirla. Como no me gustan mucho los mensajes y la moraleja, todo esto está reflejado en la comedia con cachondeo, en clave de comedia.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Santiago Segura (@ssantiagosegura) el

TL: Muchas veces es mejor hacerlo así porque la esencia del mensaje entra mucho mejor…
SG: Estoy de acuerdo. Muchas veces lo digo. Cuando me hablan de Torrente y de lo que aporta, siempre les digo que tú puedes leerlo o no, pero todas sus películas llevan mensaje. El cine autoral a mí me molesta, porque yo prefiero que me la metan con vaselina. Eso es mucho más eficaz porque, sin darte cuenta, te han instalado en lo que quiero decir y ni te has enterado. En ese momento es cuando empiezas a pensar.

TL: ¿Eres hombre de detalles?
SG: Yo creo que soy muy detallista. Soy muy de cumpleaños y de acordarme de fechas porque sé que a la gente le hace sentir bien. Esto, a lo mejor está mal que lo diga de mí mismo, pero soy un tío que disfruta cuando los otros disfrutan. Eso de hacer comedia es porque disfruto cuando se ríen. Por ejemplo, es muy difícil regalarme a mí porque prefiero regalar yo. Mi felicidad es la felicidad ajena., incluso en el sexo. Yo no tengo ningún orgasmo, pero la pareja con la que estoy tiene cinco, y yo me voy más contento que unas castañuelas.

TL: Esa generosidad que te comentaba antes…
SG: Pero es egoísta porque, lo que realmente me hace disfrutar, es el disfrute de los demás.

TL: Eso dice mucho de ti…
SG: Es que soy un tío guay (risas). Vayan a ver mi película, que soy un buen tipo.

TL: ¿Eres de los de “mi amor”, “cariño” al dirigirte a tu mujer?
SG: Eso, que se lo he dado a mi personaje de Javier, es mío. A mi mujer siempre digo “mi amor”.

TL: ¿A tu mujer no la llamas por su nombre?
SG: Nunca, jamás. Mi amor siempre.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Santiago Segura (@ssantiagosegura) el

TL: ¿Incluso cuando te enfadas? Que es cuando suele a relucir siempre el nombre…
SG: Ni siquiera en esos momentos. Mi amor también. Es una vieja costumbre que arrastro de cuando tenía cuatro novias y así no me olvidaba nunca del nombre (risas). Se me ha quedado eso de “mi amor, mi amor” y ya está.

TL: ¿Eres de los que te quieres? Porque me da la sensación que mimas poco la autoestima…
SG: Yo me quiero, te lo aseguro, pero mi complejo de superioridad los contrarresto con un complejo de inferioridad (risas), porque si no sería insoportable, tanto como el mismo Napoleón. Eso sería muy ridículo. Cuando tienes un complejo de inferioridad, lo tienes que suplir con uno de superioridad.

TL: Tengo que aprender eso yo…
SG: Si de repente un día estás muy venida arriba, piensas soy la mejor entrevistadora…

TL: Nunca se me ocurriría…
SG: ¿Cómo qué no? Eres buena, tus entrevistas son en profundidad. Cuando te vengas abajo porque no confías ¡date un chute de superioridad! Siempre hay que tener en la vida una de cal y otra de arena.

TL: Te haré caso porque yo me mimo poco. Dime una cosa. Si no hubieras sido padre ¿Te habrías sentido incompleto?
SG: Yo creo que no, porque no sabría lo que era la experiencia. Desde siempre quise ser padre, pero lo iba dejando, lo iba dejando. Si tuviéramos dos vidas, una me la habría dejado sin niños pero, como solo puedo vivir una, la verdad es que la experiencia es muy bonita. A los tíos obsesivos como yo con la muerte y la existencia que tenemos aquí,  los hijos te dan la oportunidad de alargarte de alguna forma, es la manera de dejar mis genes de mierda a otras personitas.

Santiago Segura junto a Amalia Enríquez

TL: Te han salido fenomenal esas dos niñas…
SG: He mejorado la especie de una manera asombrosa. Gracias a mi señora ¡probablemente!, pero la especie está mejorada. Mis hijas reciclan, piensan en el cambio climático. Han salido dos ciudadanas de pro. Nosotros no somos una mala generación, pero es inevitable una evolución y un cambio. Ellas así lo entienden.

TL: Y te han salido estupendas actrices. Me han encantado en la película y me ha gustado mucho la historia que has contado y cómo lo has hecho. Me has hecho pasar un rato muy divertido…
SG: Todas las tonterías que yo he dicho en la entrevista, esto las contrarresta ¿ves? (risas) Lo has dicho tú, no yo… Así no me pueden acusar de vender lo mío. Que lo digas tú es palabra de prescriptora.

TL: (risas) ¡Qué más quisiera! Sí, lo he dicho yo de manera voluntaria, no me has pagado y no somos amigos (risas).
SG: No te he pagado, es verdad. Amigos sí, tenemos una relación amistosa porque me caes bien, pero es verdad que no te he pagado todavía. Después de esto ¡veremos! (risas)

TL: Un placer como siempre, Santiago. Da gusto charlar contigo.
SG: Nos vemos pronto. Y que sigan yendo al cine. “Padre no hay más que uno”.

Localización: Sony Pictures Spain
Próxima semana: Miguel Poveda

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies