Economía

Diez razones para celebrar el Día Mundial del Ahorro

Ahorrar es importante. Aunque sean 10 euros al mes. Guárdalos en una hucha que solo se abra si se rompe. Y ¡no la rompas!

Coincidiendo con Halloween, el pasado 31 octubre se celebraba el Día Mundial del Ahorro. Una efeméride no tan antigua como la de la Noche de Brujas, pero a la que poco le falta, ya que cumplió nada menos que 95 años. Y te preguntarás por qué publicamos esto casi un mes después de su celebración… pues fundamentalmente por dos razones:

La primera, porque llega la Navidad, la época del año de mayor consumo y en la que más presente debemos tener la idea de ahorrar. Y la segunda, porque la cuesta de enero está al caer y sin ahorrar, puede convertirse en un auténtico Everest. 

Ahora que llegan las Navidades, empezamos a comprar regalos y gastar grandes cantidades de dinero, sin acordarnos de la famosa cuesta de enero

Las Cajas de Ahorro, precursoras del ahorro

En 1924 tuvo lugar en la ciudad de Milán el Primer Congreso del Ahorro, en el que más de 300 representantes de 27 países se reunieron para analizar varias cuestiones sobre la organización y legislación de las Cajas de Ahorro. Dos importantes decisiones se tomaron a lo largo del evento: por una parte, se creó el Instituto Mundial de Cajas de Ahorros, que escogió Milán como su sede durante sus primeros años; y por otra parte, el profesor Filippo Ravizza instituyó el 31 de octubre como el Día Mundial del Ahorro, coincidiendo con la clausura del congreso.

El Instituto sufrió varios cambios hasta su refundación en 1994 como Instituto Mundial de Cajas de Ahorros y Bancos Minoristas y Grupo de Cajas de Ahorros y Bancos Minoristas Europeos (en sus siglas en inglés, WSBI-ESBG), con nueva sede en Bruselas. Sin embargo, la celebración del 31 de octubre se ha mantenido invariable desde entonces.

El Día Mundial del Ahorro se fijó en 1924 en el Primer Congreso del Ahorro celebrado en Milán

Una iniciativa que llamaba a la gente a ahorrar y depositar su dinero en los bancos

La intención inicial del Día Mundial del Ahorro era concienciar a la población de todo el mundo sobre las ventajas que tenía depositar sus ahorros en una entidad bancaria, en una época, la década de los 20, en la que mucha gente los seguía guardando debajo del colchón. Ya desde sus primeras celebraciones, diversas cajas de ahorro y otras entidades empezaron a participar en este día, con actividades como la distribución de libretas de ahorro infantil, la publicación de artículos en prensa, la confección de carteles, la organización de conferencias y concursos, o la difusión de pequeñas películas publicitarias.

Pero, sin duda, el momento de mayor auge de la celebración fueron los años posteriores a la II Guerra Mundial, cuando el Día Mundial del Ahorro se convirtió en toda una tradición en algunos países como Austria, donde la mascota del ahorro, llamada Sparefroh («el ahorrador feliz»), cuenta incluso con una calle dedicada.

El objetivo de este día era concienciar a la población mundial sobre la importancia y las ventajas que tiene ahorrar dinero y confiar en los bancos para guardarlo

Ahorrar está de moda

Hoy en día, en cambio, la celebración se ha reorientado hacia los países emergentes, en los que buena parte de la población se encuentra todavía sin bancarizar. En los países desarrollados, los mensajes de las entidades insisten en concienciar a los ciudadanos sobre la importancia del ahorro diario y de no malgastar lo que se tiene, eliminando gastos superfluos.

Es el caso de CaixaBank, que se adhiere al Día Mundial del Ahorro, y cuya web de cultura financiera propone 10 consejos para ahorrar diariamente que se pueden seguir muy fácilmente. Divididos en dos apartados, la planificación del ahorro y la reducción de los gastos, los 10 consejos son los siguientes:

CaixaBank se suma al Día Mundial del Ahorro y propone 10 consejos para guardar dinero y reducir los gastos. Lo más importante es fijarse un objetivo, racionalizar el consumo y buscar actividades de ocio gratuitas

Planifica tu ahorro

1. Fíjate un objetivo.

2. Define cuánto y cuándo.

3. Lleva un presupuesto.

4. Preahorra: separa el dinero de tu nómina cuando ésta sea ingresada, sin esperar a final de mes.

Reduce gastos

5. Lleva el dinero justo para evitar compras impulsivas.

6. Elimina gastos prescindibles: algunas actividades de pago pueden sustituirse por otras similares, pero gratuitas.

7. Reduce el consumo energético: racionaliza el consumo y evita desperdiciar energía.

8. Come en casa o de táper.

9. Usa el transporte público o la bicicleta.

10. Busca formas de ocio gratuitas.


Relacionados

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies