La cuñada de Kate Middleton se casa con el vestido de novia que llevó su suegra hace 40 años

Foto: @jmidy Instagram.

Recuperar prendas del armario de nuestras madres o abuelas es una práctica que, además de estar de moda, nos ayuda a descubrir auténticos tesoros. La reina Letizia lo hizo hace unos días con un vestido de la reina Sofía

y fue, sin duda, todo un acierto. Sin embargo, esto no solo lo podemos hacer para outfits del día a día, sino también para ocasiones tan importantes como una boda. La última en sumarse a esta tendencia ha sido Alizée Thevenet que hace una semana daba el «sí quiero» a James Middleton con el vestido de novia de su suegra.

Alizée Thevenet se casa con el vestido de novia de su suegra

James Middleton y Alizée Thevenet se casaron el pasado 11 de septiembre (Foto Instagram @jmidy)

El hermano de Kate Midletton pasaba por el altar el pasado 11 de septiembre junto a la analista financiera Alizée Thevenet. Lo hacían en una boda secreta que se celebró en Francia, país natal de la novia, y a la que asistió toda la familia Middleton, incluida la duquesa de Cambridge. Ayer me casé con el amor de mi vida rodeado de familiares, amigos y, por supuesto, algunos perros en el hermoso pueblo de Bormes-les-Mimosas. Las palabras no pueden describir lo feliz que estoy”, contaba el novio.

Sin embargo, no ha sido hasta ahora cuando ha salido a la luz el secreto mejor guardado de la novia, su vestido. Para sorpresa de todos, se trata del mismo diseño que lució Carole Middleton en su boda con Michael Middleton en 1980. Alizée se tomó al pie de la letra la tradición de llevar algo prestado y optó por el vestido de su suegra.

Un vestido de novia diferente al de Pippa y Kate Middleton

El vestido perteneció a Carole Middleton y es de 1980 (Foto: @hellomag Instagram)

«Durante el confinamiento estaba hablando con Carole sobre vestidos, y compartiendo algunas ideas con ella para buscar la inspiración. Entonces me probé su traje de novia y me enamoré de él

«, ha contado Alizée a la revista Hello. «Me quedaba perfecto y era exactamente lo que quería. Siempre me preocupó que los vestidos de novia solo se pongan una vez, así que fue increíble poder darle una segunda vida a un traje tan bonito».

Se trata de un bonito y sencillo vestido con escote barco, que deja los hombros al aire y del que cae una capa bordada. El cuerpo está entallado a la cintura y cuenta con bordados en la zona del bajo. Un diseño que nada tiene que ver con los que lucieron sus cuñadas, Pippa y Kate Middleton, en sus respectivas bodas.

Beatriz de York se casó con un vestido de Isabel II

Beatriz de York llevó en su boda el vestido de coronación de Isabel II

Sin embargo, Alizée Thevenet no es la única que en los últimos años ha reciclado vestidos para el día de su boda. Beatriz de York fue una de las primeras en hacerlo para su boda con Edoardo Mapelli.

La nieta de Isabel II vistió un diseño de su abuela de los años 60 para ese día tan importante.

Hablamos de un vestido de seda de tafetán en color blanco marfil, con un corpiño ajustado con forma geométrica y lleno de brillantes engarzados que firmaba Norman Hartell, uno de los diseñadores favoritos de la reina. Para la ocasión el diseño fue adaptado a la novia gracias a la estilista de la reina, Angela Kelly, y el diseñador Stewart Parvin, que le añadieron unas románticas mangas abullonadas. Sin duda, unos de los looks nupciales más destacados de los últimos años.

Mette-Marit se inspiró en la bisabuela del príncipe Haakon

La princesa Mette-Marit se inpiró en el vestido de novia de la reina Maud (Fotos: Gtres)

Aunque el vestido no pertenecía a ningún antepasado de la realeza, Mette-Marit Tjessem sí escogió un diseño del pasado para inspirarse en su vestido de novia. La princesa de Noruega decidió rendir homenaje a la familia del novio al tomar como referencia la silueta del vestido que lució la bisabuela de Haakon, la reina Maud, cuando se casó el 22 de junio de 1896 en Londres con Haakon VII.

Se trataba de un vestido de manga larga ajustada, con un discreto escote redondo, ajustado al cuerpo y con una cola de dos metros. Lo más destacado fue el velo de seis metros de tul de seda que lució desde el moño, y que no cubría la cara. Un espectacular y elegante diseño que firmó el modisto noruego Ove Harder Finseth.

Noticia relacionada
X

Este sitio usa Cookies

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

Más información aquí
Opciones privacidad