LOURDES MALDONADO: «La belleza es un poder efímero, salvo que hablemos de belleza interior»

Amalia Enríquez. 07/10/2022

Es una todoterreno. Con tan solo 22 años ya estaba al frente del informativo local de su Irún natal. No le dolieron prendas al ir llamando a todas las puertas que se pusieron en su camino. Y a partir de ese momento no ha dejado de aprender y de ganar reconocimiento. Tras su paso por los informativos de Telemadrid, donde se posicionó líder de audiencia, Lourdes Maldonado entra, cada mañana, en los hogares españoles desde la Primera de TVE. El programa “Hablando claro” es su nueva apuesta profesional, donde dejará ese sello de que le gusta hacer las cosas a su manera.

The Luxonomist: ¿Qué te da el periodismo que no encuentras en otra actividad de la vida?
Lourdes Maldonado: El periodismo es mi profesión, mi vocación y mi actitud ante la vida. Me hace ir con los ojos bien abiertos porque, en cualquier calle, esquina o situación, hay una maravillosa historia que merece la pena ser contada.

TL: ¿Alguna vez te has arrepentido de dedicarte a esta increíble, pero también inestable, profesión?
Lourdes Maldonado: Nunca, el periodismo me hace feliz y me permite aprender y reinventarme cada día. Activa mis sentidos, me obliga a documentarme, a seguir descubriendo infinidad de curiosidades.

TL: ¿De joven eras la que destacaba de la pandilla?
Lourdes Maldonado: Digamos que era «el perejil de todas las salsas».¡Ay… aquellos maravillosos años en mi pueblo, Irún! Me encantaban las fiestas, las bromas, los bailes, estar en la calle con mis amigos, ya sabes, eso que se dice de que «no se me caía la casa encima». Les di algún que otro quebradero de cabeza a mis padres (risas) pero, como era la pequeña de cuatro hermanos, al final siempre se ablandaban.

“De joven era el perejil de todas las salsas”

TL: ¿Cuándo te das cuenta de que puedes dedicarte y, sobre todo, vivir de esto?
Lourdes Maldonado: Todo empezó casi como un juego y terminó siendo mi pasión. Acabé la carrera, comencé a tocar puertas para buscar trabajo en los medios locales y, casi sin darme cuenta, con 22 añitos estaba presentando el informativo en la tele local, fue mi mejor escuela. De ahí poco a poco fui subiendo peldaños con esfuerzo, gracias a las oportunidades que se iban presentando.

TL: ¿Has tenido un punto de inflexión profesional definitorio?
Lourdes Maldonado: El salto a la televisión nacional fue un sueño cumplido. Un cambio vital y profesional decisivo.

TL: ¿El peor crítico está en casa, en uno mismo?
Lourdes Maldonado: Qué importante es saber a quién escuchar los halagos y las críticas. Es fundamental y necesario que te digan a menudo lo que no te gusta oír en una profesión tan vanidosa como es esta, además. Soy muy exigente conmigo misma, quizás a veces demasiado.

TL: ¿Tienes la sensación de que han tardado en reconocer tu talento?
LM: No, para nada, me siento una afortunada porque he tenido oportunidades que otros no han tenido. Trabajar en lo que me apasiona es un lujo.

TL: Vivir con el peso diario de la audiencia, ¿es una carga en la responsabilidad?
LM: La audiencia es importante porque te da una referencia de cómo ven los telespectadores el producto que les ofreces. El minuto a minuto y las curvas te dan claves importantes a la hora de estructurar tu espacio, pero las audiencias nunca me han obsesionado. Ni cuando son buenas eres mejor que el resto, ni cuando son malas eres el peor. Sentido común.

“Es necesario que te digan lo que no te gusta oír”

TL: ¿Vértigo en esta nueva aventura en TVE?
LM: Una responsabilidad enorme y todo un reto en un año que se presenta informativamente muy intenso. Vienen curvas en lo económico. Hay mucha preocupación social y cada vez más demanda de información. Nosotros cogemos el testigo de ‘La Hora de La 1’ en una franja donde pasan muchas cosas. Confío en estar a la altura. Me voy a dejar la piel. Voy a dar lo mejor de mí.

TL: ¿Se puede ser imparcial cuando los sentimientos entran en juego?
LM: A veces hay que dejar aflorar sentimientos para empatizar con el telespectador. Hay que ser imparcial, por supuesto, pero hay situaciones donde la persona se impone al presentador.

TL: ¿La forma más elegante de decir adiós?
LM: Dando las gracias y con la mejor sonrisa.

TL: ¿En qué situación has dicho “chapeau”, me quito el sombrero?
LM: Admiro a las personas que dedican su tiempo a ayudar a los demás de forma desinteresada.

TL: ¿Qué te gusta hacer a tu manera?
LM: Presentar un programa en la tele. Ahí lo dejo (risas).

TL: ¿Lo mejor que se te da hacer?
LM: Estoy muy orgullosa de saber tocar «Recuerdos de la Alhambra» de Tárrega en la guitarra. No es una pieza fácil.

“El periodismo me hace ir con los ojos bien abiertos”

TL: Si pudieras ser otra persona o cosa, ¿por qué/quién optarías?
LM: Me encanta ser quien soy.

TL: ¿Qué ha sido lo que realmente ha marcado tu vida?
LM: Mi familia es lo más importante de mi vida.

TL: ¿Qué pone en tu estado de WhatsApp?
LM: Con el sol de cara, pero ya toca cambiarlo.

TL: ¿A quién meterías en una máquina del tiempo?
LM: A Cervantes me lo traería al Barrio de las Letras de 2022.

TL: ¿Qué locura has hecho para conocer a uno de tus iconos?
LM: Hago muchas locuras por mí y por los demás. No hay vergüenza que me frene.

TL: ¿A qué eres inmune?
LM: A la superficialidad.

“Las audiencias nunca me han obsesionado”

TL: ¿El insulto hace callo?
LM: A palabras necias…

TL: ¿Marca España es…?
LM: Nadal.

TL: ¿Qué no falta nunca en tu maleta?
LM: Un libro.

TL: ¿La suerte es más definitoria que el talento?
LM: Me gusta un proverbio latino que dice «audace fortuna adiuvat», la fortuna ayuda a los audaces. La suerte hay que buscarla con actitud, eso no quita que a veces sea esquiva. La suerte y el talento es la perfecta combinación para el éxito.

TL: ¿A qué te suena la vida?
LM: La vida es un regalo. Aquí y ahora.

TL: ¿La belleza da poder?
LM: Un poder efímero salvo que hablemos de belleza interior.

«Soy inmune a la superficialidad»

TL: ¿El dolor más intenso?
LM: Despedirse de alguien para siempre.

TL: ¿Ser elegante es…?
LM: No caer en provocaciones.

TL: ¿Qué te hace perder la templanza?
LM: La falta de sensibilidad.

TL: ¿Con quién compartirías la cena de tus sueños?
LM: Con el galán de mis sueños, Leonard Cohen.

TL: ¿Esa crítica que, por ser verdad, más te ha dolido?
LM: Que no interrumpa tanto en las entrevistas.

TL: Sé que han sido muchas pero, ¿hay una pregunta que no te he hecho y te habría gustado responder?
LM: ¡Que cuándo y a qué hora nos vemos en La 1 en Hablando Claro! (Risas).

Relacionados

Últimas noticias

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Versión Escritorio