Sed de mal en ‘El Clan’

En The Luxonomist ya te contamos que esta cinta argentina daría mucho que hablar y no nos equivocamos. Ahora llega a nuestras pantallas.

Icono de fecha 12 Nov 2015 Icono de autor Amalia Enríquez
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • RSS

Hace unos meses, una película argentina llamó nuestra atención. No era una producción comercial, pero la crudeza de su historia y el impacto que tuvo en la taquilla de su país en tiempo récord, despertó nuestra curiosidad y, por eso, nos hicimos eco en esta sección. No nos arrepentimos de haberle hecho un hueco en nuestras preferencias porque, a día de hoy, ‘El Clan’ es una de las películas revelación del año.

Producida por El Deseo, Telefé/Telefónica Studios, Kramer & Sigma Films y Matanza Cine, la película de Pablo Trapero es ya, junto con ‘Relatos salvajes, la más vista en la historia del cine argentino. Con un presupuesto de tres millones de euros, la producción lleva recaudados ya cerca de 18 solamente en su país.

Basada en hechos reales, la cinta está protagonizada por Guillermo Francella y Peter Lanzani. Desde el día de su estreno (el pasado mes de agosto en Buenos Aires), ‘El Clan’ ha conseguido triunfar en los festivales de Toronto, San Sebastián y Venecia, donde Trapero se alzó con el León de Plata a la mejor dirección. Es la representante argentina para los próximos Oscar de Hollywood, lo que convertiría a su director –si sale seleccionada en el último corte- en el único realizador de su país que competiría por tercera vez por este galardón.

Francella se enfrentó al gran reto de encarnar a un personaje execrable en 'El Clan'
Francella se enfrentó al reto de encarnar a un personaje execrable en ‘El Clan’. Foto: Warner Bros

Sinopsis: Los Puccio eran la típica familia del tradicional barrio de San Isidro, en Buenos Aires, con aspiraciones a pertenecer a clase alta. En 1982, al finalizar la Guerra de Malvinas, el patriarca de la familia, Arquímedes Puccio (quien hasta ese momento trabajaba en el Servicio de Inteligencia de Estado), se queda en estado de relativo paro y pone en marcha un negocio criminal de extorsiones a empresarios. Los secuestrados son llevados y mantenidos prisioneros en la misma casa familiar y, una vez cobrado el rescate, en lugar de liberarlos los ejecutaban.

Era una familia popular, querida y respetada por sus vecinos. Nadie imaginaba lo que ocurría en el interior de su casa. Cuando fueron detenidos, tan buena era la imagen que tenían de ellos, que la vecindad pensó que era un error y que los auténticos asesinos estaban en la calle. Cuando se demostró la verdad fue realmente un shock para todo el mundo.

Pablo Trapero no dudó en contar con Francella para su película
Pablo Trapero no dudó en contar con Francella para su película. Fotografía: Brian Hallett

A pesar de la popularidad de este caso, a Pablo Trapero (director y guionista) le costó mucho trabajo encontrar documentación sobre la historia. Tardó varios años en construir el relato y hacerlo viable. Hoy vive con satisfacción todo lo que la película le está regalando, con esa sensación del trabajo bien hecho que, además, está siendo reconocido internacionalmente.

Una de las bazas más importantes de la película era encontrar al protagonista, a ese actor  capaz de encarnar a un ser execrable, maligno, inhumano. Desde el principio tuvieron claro que Guillermo Francella sería Arquímedes Puccio, otra cosa es que él quisiera aceptar el reto de convertirse en ese personaje despreciable. El actor ni lo dudó.

Amalia Enríquez junto al actor Guillermo Francella tras la entrevista
Amalia Enríquez junto al actor Guillermo Francella tras la entrevista

Francella es, en la distancia corta, un hombre entrañable, cercano, de mirada dulce, con una bondad que detectas desde el primer apretón de manos. Recrear una personalidad absolutamente contraria a la suya ha sido un reto saldado con nota. La frialdad de sus ojos, que taladran al contrario, ha jubilado la ya alabada fría mirada de Hannibal Lecter.

Sar a
Verde a
Noriega a
Mollá 1
Hottest Item For Fall
¿De verdad la luna llena tiene tanto poder?