El impresionante hotel-velero

El mayor velero del Mundo está en Panamá y cuenta con un hotel cinco estrellas, residencias de lujo y un futuro prometedor.

Trump Ocean Club
Trump Hotel en Panamá
Trump Hotel en Panamá

Hola, ¿me echasteis de menos la semana pasada? Espero que sí… la decepción sería mayúscula si fuera de otra forma, tan grande como la que tuve hace unos años, en la inauguración del Velero más grande del Mundo. Y es que, cuando escriban mi historiografía, en un futuro aún por llegar, podrían titular este episodio como “cuando Rodolfo inauguró un Hotel Trump y no hizo negocio alguno”, así como lo leéis, estaba tan embebido del ambiente circundante que no presté atención a lo que pudo ser una gran oportunidad. En fin, como es de sabios rectificar, volví hace poco para subsanar la “deficiencia”. Durante mi estancia no pude evitar recordar el famoso poema de José de Espronceda: La Canción del Pirata… “Con diez cañones por banda, / viento en popa a toda vela…”

Trump Hotel en Panamá, lobby
Trump Hotel en Panamá, lobby

El edificio posee el espectacular diseño de un velero, de hecho, el mayor velero de Panamá con 284 metros de altura, convirtiéndose en el inmueble más alto de Latinoamérica en el momento de la inauguración (julio de 2011). El proyectista, Arias Serna Saravia, vislumbró esta maravilla de 262.000 metros cuadrados de superficie construida que se distribuye en 70 plantas y que contiene un Hotel, residencias privadas y, 10 (como los cañones) plantas destinadas a oficinas.

Trump Hotel en Panamá, habitación
Trump Hotel en Panamá, habitación

“La Luna en el mar riela, / en la lona gime el viento…”. El promotor es la compañía Newland International Properties Corp., que empezó el desarrollo del complejo en el año 2006, adquiriendo la licencia de la internacional Trump y contratando a  Trump Hotel Collection para la gerencia del Hotel, convirtiéndose ésta en la primera incursión del grupo Trump en América Latina, años más tarde de un comentario del Señor Donald (otra vez Trump) sobre el Canal de Panamá que, por decirlo suavemente, molestó a los panameños. A pesar del viento en contra, Newland consiguió su propósito y cambió para siempre la costa panameña.

Trum Ocean Club, piscina
Trum Ocean Club, piscina

“Navega velero mío, / sin temor / que ni enemigo ni navío…”. El Trump Ocean Club International Hotel&Tower costó 430 millones de dólares (382 millones de euros). El Hotel es considerado por  muchos como el primer seis estrellas de Panamá, y yo, claro, estoy totalmente de acuerdo. Por la habitación más barata pagarás 300 dólares (266 euros) la noche y podrás hacerte dueño de uno de sus apartamentos desde 250.000 a 1.000.000 de dólares por unidad (222.000 a 890.000 euros), si te interesa lo mejor es que contactes con la inmobiliaria Cervera Real Estate que opera desde Miami sin temor ni enemigo.

Trump Hotel, piscina infinita
Trump Hotel, piscina infinita

“Veinte presas / hemos hecho / a despecho / del inglés…”. Por supuesto, como complejo de lujo tiene todas las comodidades posibles: el hotel dispone de 369 habitaciones (por si vas con tu equipo de fútbol), incluyendo 47 suites (lo dicho), 37 ascensores, spa, una piscina de borde infinito sobre la costa, restaurantes gourmet, boutiques y, destacando sobre todo esto, un club con playa privada en la isla la Perla, a la cual se tarda sólo dos horas si vas en barco y quince minutos en avión. En sus instalaciones cuenta con un Casino Internacional gestionado por Sun International en el que puedes conseguir las presas que quieras, a despecho claro, de la banca o tu rival.

Trump Ocean Club
Trump Ocean Club. Foto: Oceandrive

“¿Qué es mi barco? Mi tesoro / ¿Qué es mi Dios? La libertad…”. La columna vertebral de la edificación está realizada de hormigón armado de alta resistencia, para llevar este material hasta la cima se emplearon tres sistemas de bombeo diferentes, esto se explica porque cuando se bombea el hormigón a mucha distancia éste corre peligro de segregarse (separación de sus componentes rompiendo la uniformidad de su distribución dentro de la masa y, por lo tanto, mermando sus resistencias características). Los ingenieros estructurales Luis García Dutari y Óscar Ramírez debieron disfrutar de este tesoro como sólo la libertad de cálculo permite. 

Trump Hotel, interior de mármol
Trump Hotel, interior de mármol

“Allá muevan feroz guerra / ciegos reyes / por un palmo más de tierra…”Para el interior del complejo los Trump contaron con la renombrada diseñadora Adriana Hoyos, esta veterana, con más de veinticinco años de experiencia, ha desarrollado su carrera en varios países de Latinoamérica, aunque fue en Estados Unidos donde inició su formación en diseño de interiores. Colombiana de nacimiento, su empresa tiene sede en Ecuador, desde allí diseñó los 140 modelos de residencias diferentes que tiene el complejo, así como todas las zonas públicas residenciales con sus 66 halls de entrada, los halls de ascensores y la entrada principal residencial. Desde luego, viendo la colección exclusiva que creó para los Trump, esta profesional sí que ha ganado esta feroz guerra.

Escultura de Botero en el Trump Ocean Club de Panamá
Escultura de Botero en el Trump Ocean Club de Panamá

“Y no hay playa / sea cualquiera / ni bandera / de esplendor…”. Mención aparte merece, claro, el material que me llevaré para mi futura edificación (ya sabéis, la que haré en una isla aún por decidir). Éste no es otro que el pavimento de mármol que luce en todas las residencias del inmueble. El mármol es una roca metamórfica (que se origina por procesos de presión o sometimiento a altas temperaturas a rocas ya existentes) cuya base es la caliza o la dolomía. Tiene dos propiedades que lo hacen insustituible, la primera es su singular belleza cuando está pulida y la segunda su trabajabilidad o facilidad de tallado, que lo hacen muy apreciado por escultores y diseñadores. Utilizando este material garantizamos el esplendor de nuestras viviendas.

M
Escultura de Botero ‘Mujer a caballo’ en el Trump Ocean Club

“¿Qué es mi barco? Mi tesoro / ¿Qué es mi Dios? La libertad…”Cuando vayas al Trump Ocean Club, disfruta de sus vistas, de sus piscinas y su comida. Disfruta también de las geniales esculturas del artista colombiano Fernando Botero, la “Mujer a caballo” de 3 metros de alto y la “Mujer recostada” de 2,4 metros de ancho. Disfruta de sus materiales: madera, granito, hormigón, acero, mármol. Deleita tu vista con sus singulares diseños o sus horizontes irrepetibles. Pero antes de irte guarda un minuto y termina de cantar la Canción del Pirata: “… ¿Mi ley? ¡La fuerza y el viento! / ¿Mi única patria? ¡La mar!”

(Fotografías: TrumpOceanClub)

Relacionados

Últimas noticias

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies