Complementos

El sorprendente poder de los minerales y las piedras preciosas

Nunca he confiado en amuletos, energías y piedras preciosas, pero gracias a Laia Planas, diseñadora de la firma de joyas LaMineria Artesana, mis ideas han empezado a cambiar.

Nunca he creído en las energías, los chacras o el poder de las piedras. Pensaba que esas cosas eran imaginaciones de la gente, tonterías a las que se aferraban para justificar aquellas cosas que les salían mal, o lo que es peor, un signo de desconfianza en uno mismo cuando lograban un objetivo. Y diréis, ¿por qué nos habla de ello si no cree en su poder? Bueno, porque la semana pasada viví una experiencia que me hizo reflexionar y que me llevó a pensar que quizás las energías y el poder de las piedras preciosas no sean solo cosa de cuentos de hadas.

Con motivo de las fiestas navideñas, el Hotel Eurostars Castellana nos invitó a desayunar y disfrutar de las espectaculares vistas de Madrid en el restaurante Volvoreta, en la planta 30 del edificio. Durante la velada, el hotel nos preparó un taller sorpresa de joyas a cargo de Laia Planas, la diseñadora de LaMinería Artesana, una marca en la que las piedras preciosas tienen un gran protagonismo.

Laia Planas, fundadora de la firma de joyas LaMinería Artesana, nos ayudó a diseñar nuestras propias pulseras de piedras preciosas

Una creencia que se remonta a los egipcios

Muchas personas confían en el poder de las piedras preciosas. La ciencia del esoterismo siempre ha defendido que los minerales poseen propiedades metafísicas capaces de afectar a nuestro estado de ánimo o que incluso pueden curar enfermedades. Y es que estas disciplinas consideran que las piedras y los cristales emiten energías y vibraciones positivas que el hombre puede aprovechar en beneficio de su salud mental y espiritual.

La verdad es que toda esta teoría puede sonar a cuento chino, pero civilizaciones tan antiguas como los egipcios ya confiaban en el poder de los minerales, a los que consideraban objetos sagrados y de adoración. Algunos los relacionaban con el paso a una nueva vida, por ello los egipcios eran momificados con sus mejores joyas. Pero además, consideraban las piedras preciosas amuletos, y los relacionaban con aspectos como la salud, el dinero o el amor, motivo por el cual siempre llevaban alguna piedra a modo de collar o pulsera.

Primero hicimos una pulsera con 10 minerales diferentes que simbolizaban los chacras

Cada piedra se asocia con un poder distinto

Al igual que hacían los egipcios, nosotros también asociamos cada uno de los minerales con propiedades diferentes. Por ejemplo, la amatista nos ayuda a relajar la mente, a eliminar los pensamientos negativos, para dejar paso a emociones y aprendizajes nuevos. El cuarzo rosa nos conecta los sentimientos y las emociones, lo que nos permite mejorar nuestras relaciones de amistad y familiares. O el ojo de tigre, una piedra muy especial que puede curarnos el «mal de ojo» y nos protege de las malas energías.

Otra de las piedras más conocidas por su belleza y su uso en joyería es el lapislázuli, que simboliza la riqueza y la sabiduría. También el granate, una piedra que se caracteriza por su gran belleza y brillo, posee un poder especial, y es que nos ayuda a sentirnos bien, a conectar con nosotros mismos y sentirnos libres.

Después, con ayuda de Laia, diseñamos una pulsera personal con aquellos minerales que más nos gustaban

Mi combinación: amatista, cuarzo rosa y carneola

Como podéis ver, cada piedra tiene un significado diferente. En mi caso, diseñé mi pulsera sin saber el significado de estas piedras y el resultado me dejó sorprendida porque, ya sea por casualidad o porque conecté mis energías con los minerales, la combinación de piedras que escogí me define bastante bien.

Mi pulsera lleva tres piedras: una amatista, un cuarzo rosa y una carneola. Según me contó Laia, es una combinación bastante normal en mujeres y que significa, en primer lugar, que necesito relajarme, tomarme tiempo para descansar y pensar en mí misma, una tarea nada sencilla en el mundo actual en el que vivimos. En segundo lugar, que debo confiar más en mí misma y aprender a conectar mis sentimientos y emociones. Y en tercer lugar, que tengo que dejar de preocuparme en exceso por temas familiares que no son responsabilidad mía y centrarme más en mi propia vida.

Mi pulsera posee tres piedras preciosas: la amatista, el cuarzo rosa y la carneola

La verdad es que después de escuchar a Laia me quedé sin palabras, porque sin yo tener ninguna fe en los poderes de las piedras preciosas, mi inconsciencia me llevó a escoger una combinación de piedras que me define muy bien. Desde el miércoles pasado no me separo de mi pulsera de piedras preciosas, porque, quién sabe, lo mismo tiene poderes de verdad y me ayuda a equilibrar mi vida y sentirme mejor conmigo misma.

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies