Fashion

Charlene de Mónaco recupera la pieza más especial de su joyero

La esposa de Alberto de Mónaco sorprende escogiendo una de las piezas más especiales de su joyero, la tiara Ocean, que utilizó a modo de collar en una reciente visita a Georgia.

Iván Perlado. 14/10/2020

La mujer del príncipe Alberto de Mónaco suele ser bastante comedida en sus apariciones públicas al igual que sus estilismos. Por eso ha sorprendido que este fin de semana sacara del joyero real una de sus piezas más exclusivas. Sobre todo en un encuentro más bien formal. Se trataba de una visita a Georgia, en la que Charlene de Mónaco se ha dejado ver con un primo lejano del rey Felipe VI. Se trata del príncipe Juan Bagration-Mukhrani, hijo del príncipe Bagrat de Bagration y de María del Carmen de Ulloa y Suelves.

Para la cita, Charlene de Mónaco sorprendió escogiendo una de las piezas más especiales de su joyero: la tiara Ocean. Un regalo que su marido le hizo el día de su boda y que tiene un enorme significado para la pareja. Es un homenaje en forma de joya al pasado olímpico de la ex-nadadora sudafricana que lució, en lugar de sobre la cabeza, a modo de collar.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de H.R.H. Juan Bagration-Mukhrani (@prince_of_georgia) el

Charlene de Mónaco ha lucido esta joya en contadas ocasiones

Se trata de una joya espectacular. Una de las más llamativas de los joyeros reales europeos. Está compuesta principalmente por 850 diamantes que simulan la espuma del mar, la gran pasión de Charlene. Tiene también 11 diamantes de cuatro quilates y dispone de 359 zafiros en tonos diferentes. La tiara Ocean fue creada por Van Cleef & Arpels con una base de oro blanco como una pieza polivalente que lo mismo puede lucirse como collar o como tiara. Esta casa francesa es proveedor oficial del Principado de Mónaco desde 1956 y en su día publicó un vídeo detallando su proceso creativo.

Añadir que Charlene de Mónaco, al contrario que otras princesas europeas, no ha heredado ninguna joya de la familia Grimaldi. Todas las que posee son regalos de su esposo, Alberto de Mónaco, que han sido creadas expresamente para ella. En cuanto a las piezas reales, fue Carolina de Mónaco quien heredó las joyas de su abuela, Carlota Grimaldi, por eso ni siquiera la princesa Grace, casada con Rainiero III, lució nunca sus tiaras.

 

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies