Meghan Markle revela la etapa más difícil de su infancia: «Comencé a trabajar con 13 años»

Meghan Markle cuenta los momentos más duros y difíciles de su infancia en una carta al Senado de Estados Unidos para pedir la conciliación familiar.

(Foto: Gtres)

Meghan Markle tiene ahora una vida rodeada de lujos y comodidades, sin embargo, no fue siempre así. La ahora duquesa de Sussex vivió una infancia muy diferente a la de su marido, viéndose obligada a trabajar cuando tenían tan solo 13 años para poder sacar a su familia adelante. Ha sido la propia Meghan la que ha querido contar en una carta esta difícil etapa de su pasado. Una misiva dirigida al Senado de Estados Unidos, y con la que pide la conciliación familiar para los americanos.

Meghan Harry
Meghan Markle envía una carta al Senado de Estados Unidos (Foto: Gtres)

Meghan Markle habla de su complicada infancia

La duquesa de Sussex vuelve a hacer sus pinitos en la política norteamericana, ahora con la intención de conseguir que el gobierno otorgue ayudas a las familias para que puedan conciliar su vida profesional y personal. Como madre, Meghan se siente una privilegiada, ya que puede dedicarse enteramente a sus hijos. Sin embargo, su madre no tuvo la misma suerte, haciendo que su infancia fuera muy complicada y llevándola a trabajar con tan solo 13 años.

«Me crié comiendo ensaladas a cinco dólares, o puede que fuera incluso menos, ni siquiera lo recuerdo; sabía lo duro que trabajaban mis padres para poder conseguir simplemente eso. A pesar de ello, me sentía afortunada», cuenta en su carta.

Una infancia muy diferente a la que viven sus hijos, y que hizo que Meghan Markle tuviera que trabajar de camarera para poder ayudar en casa. «Comencé a trabajar en la tienda de yogur local a los 13 años. Serví mesas, cuidé niños y trabajé por turnos para cubrir gastos. Trabajé toda mi vida y ahorré como pude, pero incluso eso era un lujo, porque la realidad era que se trataba de llegar a fin de mes y tener lo suficiente para pagar el alquiler y poder echar gasolina al coche».

Archie
Se siente una privilegiada por dedicar todo su tiempo a sus hijos Archie y Lilibet (Foto: Gtres)

Quiere que los padres disfruten de sus hijos como hacen ella y el príncipe Harry

Ahora, a sus 40 años, Meghan Markle presume de una vida rodeada de lujos y comodidades junto a su marido, el príncipe Harry. A pesar de ello, no se olvida de su pasado, y por ello trata de luchar para que otros padres puedan disfrutar de sus hijos, sin tener que verse obligados a dejarles por su trabajo.

«En junio, mi esposo y yo dimos la bienvenida a nuestro segundo hijo. Como cualquier padre, estábamos muy contentos. Como muchos padres, también estábamos abrumados. Pero como pocos padres, no nos tuvimos que enfrentar a la dura realidad de pasar esos primeros meses críticos con nuestro bebé o de volver al trabajo. Sabíamos que podíamos llevarla a casa y, en esa etapa vital (y sagrada), dedicarlo todo a nuestros hijos y a nuestra familia. Sabíamos que al hacerlo no tendríamos que tomar decisiones imposibles sobre el cuidado de los niños, el trabajo y la atención médica que tantas personas tienen que tomar todos los días. Ninguna familia debería tener que elegir entre ganarse la vida y tener la libertad de cuidar de su hijo», defiende Meghan Markle.

«Muchos otros países tienen programas sólidos que brindan meses de tiempo para que ambos padres (biológicos o adoptivos) estén en casa con sus hijo». «La madre o el padre que trabaja se enfrenta al conflicto de estar presente en la vida de su hijo o cobrar un sueldo. Son 20 o 30 años, incluso más, décadas de dedicar tiempo, cuerpo y energía sin fin, no solo a la búsqueda del sueño americano, sino simplemente al sueño de la estabilidad», concluye.

Relacionados

Últimas noticias

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies