Puma se va de casa

Kering segregará su división más deportiva al no encontrar un comprador que se haga con el negocio.

Juan Cabal. 15/01/2018

Kering ha decidido sacar a Puma de su negocio principal. No ha encontrado comprador. Y lo hace mediante el reparto de gran parte de las acciones que posee hasta quedarse con un minoritario 16 %. Si todo es aprobado en la junta de accionistas del grupo de lujo, a finales de abril, el máximo accionista de Puma pasará a ser Artémis, el holding empresarial del presidente de Kering, François-Henri Pinault. 

Un movimiento que denota el interés personal que ha puesto el propio Pinault en esta marca desde hace años. Pero que también permite a Kering, como bien ha dicho el propio presidente del grupo «dedicarse por completo al desarrollo de su cartera de lujo, cuyo atractivo perdurable, construido sobre la audacia y la capacidad de innovación creativa, permitirá seguir ganando cuota de mercado y crear valor».

«El apoyo total de Artémis, que se convertiría en el principal accionista de Puma, y Kering, como un accionista minoritario, refleja una fuerte confianza en la capacidad de la compañía para continuar respaldando sus objetivos estratégicos y financieros», asegura Pinault. Al término de la operación, Artémis pasará a controlar el 29 % del capital de Puma, Kering conservará el citado 16 %  y el resto de acciones de Puma, cerca del 55 %, cotizarán en bolsa.

Disclosure: El medio no se responsabiliza sobre las opiniones expuestas en el artículo. El texto ha sido escrito de manera libre expresando ideas propias, sin recibir ninguna compensación por ello. El autor no tiene ninguna relación de negocios con cualquiera de las empresas cuyas acciones se mencionan en este artículo.

Relacionados

Últimas noticias

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Versión Escritorio