Refuerzan la seguridad en casa de Harry y Meghan tras el asalto de un intruso

La policía de Los Ángeles detuvo las pasadas navidades a un intruso que se coló dos veces en la casa del príncipe Harry y Meghan Markle.

Iván Perlado. 15/03/2021
(Foto: Gtres)

La seguridad del príncipe Harry y Meghan Markle fue uno de los puntos más delicados tras la marcha de los duques. Un tema que obsesiona a Harry y que los acontecimientos han acabado por revelar que no se trata de un asunto para dejar a la ligera. A pesar de vivir en una de las zonas más exclusivas de Los Ángeles, la pareja vivió hace unas semanas un momento sorprendente e inquietante. Sucedió durante las semanas de Navidad, cuando un intruso logró colarse en la vivienda de algo más de 14 millones de dólares donde ambos viven junto a su hijo Archie.

La policía acudió a la residencia el 24 de diciembre pasado alertada por una llamada que denunciaba la presencia de un intruso en la casa. Allí arrestaron a Nickolas Brooks, de 37 años, al que dejaron en libertad con cargos horas más tarde con la advertencia de que se alejara de la pareja y regresara a su domicilio. Al parecer, Brooks había conducido desde Ohio. Un viaje de casi 4.000 kilómetros.

El asalto se produjo en la exclusiva casa que poseen el príncipe Harry y Meghan Markle en Los Ángeles  (Foto: Gtres)

Harry y Meghan gastan una fortuna en seguridad privada

El detenido no siguió las advertencias de la policía y dos días más tarde volvió a introducirse en la mansión de la pareja. La policía procedió entonces a su arresto y fue acusado de un cargo de allanamiento. Las intenciones reales del intruso no han trascendido. Tampoco se sabe si la pareja y su hijo estaban presentes en el momento del asalto. La noticia de las infracciones de Brooks llega una semana después de que Harry se sincerara sobre su preocupación por la seguridad de su familia. El príncipe contó a Oprah Winfrey que este tema fue uno de los más delicados tras su salida de Londres.

Buckingham les despojó de su equipo de seguridad en cuanto llegaron a Canadá, días antes de volar a Los Ángeles. Según dijeron en la entrevista, tuvieron que firmar lucrativos acuerdos con Netflix y Spotify (unos 100 millones y 25 millones de dólares, respectivamente) porque necesitaban dinero para cubrir su propia seguridad. Harry afirmó que comenzaron su nueva vida sólo con el dinero que heredó de su madre. Unos 29 millones de dólares que permanecieron en un fideicomiso hasta que cumplió 25 años. Cifra que según The Times ascendería hasta los 32 millones gracias al dinero que heredó de la reina madre tras su fallecimiento en 2002. Los contribuyentes británicos pagaban unos 5,5 millones de dólares al año solo en seguridad.

Relacionados

Últimas noticias

Subir arriba
Versión Escritorio